Acertar regalando cestas de Navidad - El Sol Digital
Acertar regalando cestas de Navidad

Acertar regalando cestas de Navidad

Belén Prats

La Navidad está cerca, y es la época que más tradiciones y comilonas conlleva. Si aunamos las dos cosas, tenemos el regalo perfecto para empleados y clientes: ¡las cestas navideñas!

Regalar una cesta de Navidad es una tradición muy típica en nuestro país y el momento más esperado por los trabajadores de las empresas.

 

Pero, ¿sabes de dónde viene esta tradición? El origen de las primeras cestas de Navidad se remonta al antiguo Imperio Romano, donde algunos trabajadores recibían durante la fiesta de Saturnalia una cesta con diversos alimentos llamada sportula. Sin embargo, no fue hasta aproximadamente la mitad del s. XIX cuando se extendió esta práctica a ciertas administraciones públicas, y ya en el s. XX se hizo todo un clásico también en la empresa privada.  

 

Regalar una cesta navideña parece sencillo, sin embargo, hay que prestar atención a los productos que incluiremos en la misma. ¿Cómo hacer una selección perfecta? Hoy os dejamos una máxima muy sencilla: calidad por encima de cantidad.

 

Así, por ejemplo, una cesta de calidad tendrá embutido ibérico, vinos con denominación de origen y dulces y turrones artesanales. Si de verdad queremos que el regalo guste, tienen que ser productos especiales que aporten un toque diferencial, no productos que se puedan adquirir en cualquier supermercado.

 

A continuación, os dejamos unos consejos para la cesta perfecta con la que sorprender a conocidos, familiares o empleados.

 

Respecto a lo que toda buena cesta debe incluir, no podemos olvidarnos de los productos de charcutería, donde el jamón es el rey. En función del valor que le queramos dar a la cesta, podemos incluir una pata de jamón, una paletilla ibérica o jamón serrano envasado al vacío. También es todo un acierto el queso y otras viandas de charcutería, como salchichón, chorizo o lomo ibérico.

 

Además, no podemos dejar fuera los dulces, el complemento perfecto de las Navidades. Una selección de buen chocolate y turrones siempre será un acierto.

Otro imprescindible son los vinos y licores. Como mencionábamos antes, calidad por encima de cantidad. Con una botella de un buen tinto y una de cava, acompañada de un buen licor, quedaremos mejor que con seis botellas de un vino mediocre.

 

Las cesta navideña básica debe tener lo anteriormente mencionado. Sin embargo, lo habitual es completarlas con latas de conservas, frutos secos o aceites con denominación de origen.

 

En cualquier caso, antes de elaborar la cesta de Navidad, es conveniente pensar en nuestro destinatario. De nada sirve incluir dos botellas de vino en la cesta de una persona completamente abstemia, y tampoco queremos que nadie acabe en urgencias si es alérgico a los frutos secos. Por eso, debemos conocer mínimamente los gustos de quien va a recibir la cesta de Navidad.

A continuación, te dejamos una selección de cestas de Navidad con las que seguro que acertarás en tu aguinaldo.

 

¡Contadnos cuál es vuestra cesta ideal!

Deja un comentario

El email no será público.