Ahora soy eco - Dejando Huella. Cristina Herrera Vázquez - El Sol Digital
Ahora soy eco – Dejando Huella. Cristina Herrera Vázquez

Ahora soy eco – Dejando Huella. Cristina Herrera Vázquez

Las posibilidades alimentarias son muchas para todas las personas preocupadas por comer sano

Existe un auge de la alimentación sana y ecológica. Hay un aumento de documentales y reportajes que muestran las barbaridades de las empresas cárnicas, de los lobbys farmacéuticos o simplemente nos ofrecen opciones para cambiar nuestros hábitos de alimentación saludable. Sin ir más lejos el pasado fin de semana se celebró Natura Málaga, la 10º Feria de vida saludable en FYCMA, y dentro de la Semana Verde la UMA en la que nos encontramos, podemos asistir a desayunos ecológicos con productos naturales del Valle del Guadalhorce.

Todo pertenece a alguna moda, y a día de hoy queremos darle nombre a cualquier cosa. Vamos a empezar a definir de forma sencilla la incorporación del nuevo vocabulario de alimentación healthy a nuestra vida para que no nos hagamos un lío.

Semivegetariano o Flexitariano es básicamente una persona omnívora. Al que no hace muchos años decíamos que hacía ‘dieta mediterránea’ solo que, con un pequeño matiz, reduce la ingesta de carne e incorpora productos ecológicos y vegetarianos a su alimentación.

Vegetariano es el que sigue una dieta a base de ‘vegetales’ pero evidentemente comen de todo menos proteínas animales, procedan de carne o pescado. Eso sí, pueden incorporar huevos y lácteos (también ovolacto – vegetarianos). Aquí nos encontramos con los crudívoros, personas que se alimentan de verduras crudas o los ‘granivorianos’, personas que se alimentan de granos, cereales o comen alimentos procedentes de semillas.

Pescetariano o ictio – vegetariano son vegetarianos que incluyen pescado en su día a día.

Vegano es el vegetariano que además de seguir una estricta dieta sin huevo ni lácteos, incorpora este estilo de alimentación a su estilo de vida personal. No come ni utiliza productos procedentes de animales, por lo que no llevarán nunca una chaqueta de cuero por mucho que esté de moda.

Pero también nos encontramos que la palabra healthy ha dado el salto, ya que podemos incorporar a nuestros hábitos productos de higiene personal saludables sin parabenos, o solucionamos nuestros déficits con suplementos naturales.

Estamos descubriendo que tenemos la ‘certeza errónea’ de que necesitamos proteínas animales para vivir. Sin ir más lejos, solo hay que observar nuestra fisionomía para ver que el hombre no está hecho para ser carnívoro, u observar la naturaleza para darse cuenta de que los animales más grandes como la ballena o el elefante no comen carne.

La OMS en alguna ocasión ha afirmado que el vegetarianismo no es del todo sano, y la ONU confirma que una alimentación vegana salvaría al mundo del hambre. Y es que hay estudios que confirman que si siguiésemos este tipo de alimentación se reduciría la mortalidad global casi un 10%; pero no solo mejoraríamos nuestra salud, sino que mejoraría también la salud de la Tierra al reducir el metano procedente de las vacas, por ejemplo…

Tendencia o moda, esto está dejando huella. ¿Y tú? ¿A qué grupo perteneces?

Deja un comentario

El email no será público.