Alemanes, austriacos y suizos son los que más demandan estudiar español en Málaga

Alemanes, austriacos y suizos son los que más demandan estudiar español en Málaga

Maite Díaz Torres

Málaga es la tercera ciudad de toda España después de Madrid y Barcelona que recibe un mayor número de estudiantes extranjeros, habiendo sido la primera en años anteriores, según asegura Joaquín Chacón, director del Instituto Alhambra y presidente de la Asociación de Centros de Español de Málaga (ACEM).

Son los estudiantes alemanes, austriacos y suizos los que llegan con más asiduidad a nuestra ciudad en busca de mejorar su español en un entorno de sol y playa. Por parte de las escuelas, la nacionalidad más demandada es la china, ya que “los chinos se quedan en España por lo menos seis meses y pagan miles de euros a las escuelas”, mientras los europeos contratan estancias más cortas, asegura el presidente de ACEM.

Desde el nacimiento de ACEM, en 1997, se ha “cuadruplicado el número de estudiantes extranjeros en Málaga”, asegura Chacón, presidente de esta asociación desde el pasado 5 de noviembre y profesional con una larga trayectoria en la enseñanza de español para extranjeros. La llegada del alumno extranjero a Málaga, comenta, “es un gancho porque incita a sus familiares y a sus amigos, lo que hace que aumente la popularidad de Málaga y hace crecer el turismo”. Una de las ventajas del turismo lingüístico es que no es estacionario, ya que “en verano hay muchos estudiantes universitarios y desde septiembre llegan personas más mayores y profesionales”, expone el presidente de ACEM.

Málaga como destino turístico para el estudiante extranjero

ACEM ha contado con un gran apoyo por parte de todos los empresarios relacionados con el turismo, ya que tienen el objetivo común de conseguir que Málaga se convierta en un destino turístico de primer rango para el estudiante extranjero. Chacón asegura que “el alcalde ha intuido desde el primer momento que el turismo idiomático era un embrión muy importante para atraer el turismo a la ciudad”. Si se analiza la evolución de este sector desde los años 90 se ve claramente el gran desarrollo que se ha experimentado.
El embrión para la creación de ACEM fue la feria BIT de Milán de 1992. En ese año “ya existían unas 14 escuelas de español en Málaga que estaban aisladas y no tenían el capital financiero suficiente para crear un club de marketing”. comenta el presidente de ACEM. Así que decidieron organizar una asociación que uniera todas las escuelas de Málaga y sirviese para fortalecer un sector que estaba muy disperso. De esta forma “se daba a las escuelas de español la fuerza suficiente para poder dialogar con la Administración de forma unitaria y presentar nuestra ciudad como un destino turístico de calidad para el estudiante extranjero”.
Se pusieron manos a la obra y “se comenzaron a hacer viajes por todo el mundo con medios muy limitados, comiendo bocadillos en los aviones”, explica el presidente de ACEM. Desde esta asociación se ha asistido a numerosas ferias en el extranjero, donde las pequeñas escuelas de español han podido tener una visibilidad que habría sido imposible de no ir con esta asociación, ya que “un pequeño empresario no tendría recursos suficientes para ir a una feria por su cuenta”, asegura Chacón.

Se escogió Pedregalejo como emplazamiento principal para las escuelas de español para extranjeros porque “tiene sol y playa muy cercanos, cuenta con alojamientos a precios muy reducidos y aquí el estudiante tiene mayor inmersión, se siente como si estuviera en un pueblo”. Desde entonces, se ha podido ver como año tras año esta zona ha ido creciendo y siendo más popular para el estudiante extranjero.

Sin embargo, la crisis ha afectado de forma significativa a las escuelas de español, ya que “mirando en Google Trends, antes unas 10.000 personas al mes preguntaban por los cursos de español para extranjero en nuestro país, mientras que ahora solo preguntan unas 100 personas al mes, por lo que ha bajado la demanda del producto un 900 por ciento”, asegura Chacón.
El presidente de ACEM comenta que para combatir la crisis “es importante que los centros de enseñanza de español no estén aislados”, ya que la unión a través de asociaciones como ACEM hace que las escuelas tengan más fuerza “para negociar con la Administración y para solucionar los problemas que puedan surgir con las familias y pisos de acogida”, explica.

Asignaturas pendientes en la enseñanza de español para extranjeros

El talón de Aquiles de las escuelas de español en Málaga son las llamadas interships, u ofertas de prácticas profesionales para los estudiantes. Los extranjeros que quieren desarrollar su español y conocer el entorno laboral de nuestra ciudad, tienen dificultades a la hora de encontrar prácticas profesionales, ya que “Barcelona y Madrid se llevan toda la oferta de prácticas”, comenta Chacón. Esto se podría solucionar “concienciando a las empresas de que hay que tener una mayor apertura hacia estos estudiantes”, ya que “si se fomentaran las interships se crearía un intercambio que es bueno para ambos”.

Otro de los asuntos pendientes en este sector es la lucha contra el intrusismo, ya que muchos profesores no titulados se anuncian en páginas de internet para dar clases de nuestro idioma.
También es necesario fomentar el empleo de profesores de español en nuestro país para que los profesionales puedan conocer el sector antes de viajar al extranjero, ya que “es más fácil conseguir un trabajo en el extranjero teniendo experiencia previa”, comenta Chacón. El presidente de ACEM concluye diciendo que estamos en el siglo de la comunicación y es fundamental fomentar el lenguaje y “cambiar nuestra propia mentalidad hacia los idiomas” para que los estudiantes extranjeros vean Málaga como un lugar cosmopolita y se fomente el turismo lingüístico.

Deja un comentario

El email no será público.