Algo se mueve en Marruecos - El Sol Digital
Algo se mueve en Marruecos

Algo se mueve en Marruecos

Marruecos ha desplegado una importante ofensiva diplomática en buena parte de África que se acompaña de una gira del rey Mohamed VI tras su reciente regreso, tras 32 años de autoexclusión, a la Unión Africana, la única organización que reconoce a la República Árabe Saharaui Democrática (RASD).  Desde aquí, Marruecos pretende neutralizar al Frente Polisario. Hay que advertir que en estos momentos las posiciones de Marruecos y el Polisario están muy enfrentadas a propósito de la construcción de una carretera cerca de la frontera con Mauritania.

El alcance de la nueva política marroquí va más allá pues nuestro vecino del sur quiere liderar una política de cooperación que impulse el desarrollo económico del continente y las políticas de seguridad, de especial relevancia dada la presencia yihadista en el Sahel. En este sentido, hay que recordar la gran colaboración que Marruecos presta a España y otros países europeos en la detención de terroristas islámicos.

Además de lo anterior, Marruecos quiere la celebración de una cumbre España-África -en lo que coincide con el anuncio de nuestro ministro de Exteriores, Dastis,- antes de final de año y de la que ha hablado el mismo Felipe VI durante una recepción al cuerpo diplomático.

La importancia de Marruecos para España, conviene recordarlo una vez más, es primordial, tanto por las ciudades de Ceuta y Melilla, fronterizas con el reino alauita, como en seguridad transnacional y por el futuro económico. Más de mil empresas españolas tienen presencia en Marruecos pero más importante aún es el potencial de desarrollo del país, que atraerá muchas más -basta ver en la otra orilla del Estrecho la actividad del puerto de Tánger Med-. Asimismo, el Sahara occidental puede despegar económicamente como lo anuncian ciertas inversiones chinas, además de norteamericanas y rusas. Por si fuera poco, la conexión con Canarias cobra fuerza con la apertura del puerto de Tarfaya.

En este marco de presente y futuro, España está obligada a estrechar lazos con nuestro vecino de enfrente para afrontar retos comunes que a todos beneficie.

 

RESIDENCIA

Deja un comentario

El email no será público.