Apariencias y juegos de estrategias. Carlos Ramírez. Abogado - El Sol Digital

Apariencias y juegos de estrategias. Carlos Ramírez. Abogado

No es bueno guiarse por apariencias. Hasta hace días se creía que Londres era la capital segura y apacible, sin embargo, las estadísticas sitúan el nivel de peligrosidad por encima de la ciudad de Nueva York en los tres primeros meses del año 2018. Por otra parte, siguiendo el criterio de la prensa hegemónica europea, de la socialdemocracia e izquierda liberal que dominan actualmente el discurso político y cultural, en las recientes elecciones húngaras si había alta participación perdería el candidato conservador tildado de racista y antieuropeo por rechazar a decenas de miles de refugiados sirios, y defender, como alternativa, las donaciones millonarias para que se queden en Turquía o en Jordania. La altísima participación en las elecciones del país magiar hundió el pronóstico de esa prensa feroz opositora a una ideología que defienda valores tradicionales.  Los conservadores obtuvieron 133 escaños de los 199 del Parlamento. Y en Brasil, Lula, el exmandatario izquierdista, es defendido por su heredera, y primera mujer en ocupar el Palacio de Planalto, Dilma Rousseff, al convertirse en la abogada en los escenarios internacionales del todavía candidato por el Partido de los Trabajadores (PT). La expresidenta fue destituida el 31 de agosto de 2016 por el Senado, tras ser acusada de irregularidades en las cuentas públicas. Lula debe cumplir una condena de 12 años y un mes de cárcel por corrupción pasiva y lavado de dinero. Los dos líderes izquierdistas acusan de “una persecución política”, sin aportar pruebas aún.

Para despistes el lío en Siria. Después de años de guerra, de millones de refugiados, lo que parecía ya el final del conflicto no era sino el inicio de otro. Casi abatido el Estado Islámico, los kurdos pretenden autonomía, y el dictador Assad seguir mandatos, pero el presunto uso de armas químicas por el régimen de Damasco ha desatado la ira de Trump.

La primera ministra británica, y el presidente francés apoyan que la comunidad internacional debe “responder” al ataque del pasado sábado en Siria, lo que ya ha ocurrido. Si se confirma el ataque químico, los tres mandatarios acordaron que continuarán trabajando unidos, junto con sus socios internacionales, para asegurarse de que los responsables rindan cuentas.  Entretanto, Rusia ha vetado en el Consejo de Seguridad de la ONU una propuesta de Estados Unidos para establecer un nuevo mecanismo que investigue y atribuya responsabilidades por el uso de armas químicas en Siria. La resolución estadounidense, que también condenaba el supuesto ataque en la ciudad siria de Duma, recibió el respaldo de doce países, la abstención de China y el voto en contra de Rusia y Bolivia.

Por aquí, los medios de comunicación defensores de la cultura LGTB, las fronteras abiertas y la ideología de género, ha encontrado un filón con el máster de la presidenta Cifuentes. Tiene que dimitir sí o sí y rápido. Ciudadanos ha cumplido su amenaza, ya ha pedido públicamente la dimisión de Cifuentes y que el PP coloque al frente del Gobierno regional a otro de sus diputados. Además, da por suspenso el acuerdo de investidura con los populares porque la confianza “se ha roto”. En el PP han aceptado ese órdago, y así descargan toda la presión sobre Cs y su papel en la moción de censura presentada por el PSOE y apoyada por Podemos. Juega Ciudadanos a repetir la jugada que ya les funcionó en la Comunidad de Murcia, donde tras la imputación penal del anterior presidente, forzaron al PP a sacarle del gobierno y elegir otro presidente. Sin embargo, el partido naranja aspira a más, mucho más, lo que pretende es marcar la agenda de los dos partidos mayoritarios, en el PP con ceses al más alto nivel, y con el PSOE lo intentarán en la Comunidad Valenciana, ¿pero allí no son necesarios para gobernar y en Andalucía sí? Esa es otra historia.

Al parecer, en Madrid, la clave está en el escrito de creación de la comisión de investigación, en el que constaban ya las conclusiones, y que Ciudadanos quería incluirlas, además de que en la relación de comparecientes no figuraba el profesor de la Rey Juan Carlos que supuestamente filtró la noticia del máster y el periodista que publicó dicha filtración, entre otros, como la profesora que dice que firmaron por ella las actas.  En el caso de que la presidenta, o el PP, no cedan durante este mes a la exigencia de dimisión la disyuntiva está entre apoyarla y darle el gobierno al PSOE, con Ángel Gabilondo presidiendo, o rechazarla y seguir sosteniendo a Cifuentes.

Rajoy no quiere ni puede permitir que Ciudadanos marque la agenda política ni tampoco puede perder el gobierno de la Comunidad pues la imagen es que Rivera es quien dicta la política interna de su partido. En los corrillos políticos madrileños ya se barajan los nombres de posibles sustitutos.

Mientras, en Cataluña el gobierno abandona la política y lo deja todo a lo que dispongan los jueces. La   patraña de  JpC  les anima a presentar  varias enmiendas a su propia reforma de la Ley de la Presidencia para investir a Carles Puigdemont a distancia, con el objetivo de hacer extensivo este sistema y que otros miembros del Govern puedan ser nombrados y ejercer desde el extranjero. Y el Rey ha tenido que ir a Barcelona para defender la independencia del Poder Judicial durante la entrega de los nuevos despachos de los jueces salidos de la Escuela Judicial. Los que más quieren la aplicación del 155 son los separatistas.

Por si fuera poco este desastre, las CDR van cada vez más por libre. No tienen una estructura jerárquica, sino que se sustentan en una organización «horizontal y democrática» según fuentes policiales. Se organizan en asambleas locales asociadas a coordinadores territoriales y desembocan en el CDR Cataluña, que centraliza la información, y la difunde a través de las redes.

Aún faltan diez meses para las primeras elecciones regionales y un año para las autonómicas, municipales y europeas, por lo que la tensión irá subiendo. A los ciudadanos nos queda rearmarnos en paciencia y fortaleza, que no decaigan quienes nos gobiernan y que el combate de los programas sea transparente y creíble. Quizás la posibilidad de cambios de gobiernos en esos territorios anime a los partidos políticos a mejorar y acercarse más  al alto nivel de confianza y respeto que  merece la ciudadanía.

Deja un comentario

El email no será público.