Aremi, la ingeniería que te llevas puesta - El Sol Digital
Aremi, la ingeniería que te llevas puesta

Aremi, la ingeniería que te llevas puesta

La empresa de ingeniería especializada en wearables acaba de integrarse dentro del grupo Aganova

Maite Díaz Torres

La ingeniería es un campo de negocio muy especializado, por lo que en ocasiones sus productos están alejados del público común. El trabajo de los ingenieros es muy técnico, por lo que resulta difícil desarrollar productos cercanos y comerciales que puedan ser promocionados a través del marketing.
Alberto Moreno, CEO de ingeniería Aremi, se ha propuesto “acercar la ingeniería al público” haciendo trabajos muy técnicos y fácilmente comercializables. Alberto sostiene que no le interesa “hacer un sistema que se comunique con la NASA” porque sabe que el público “no va a querer comprarlo”, él prefiere crear “productos bonitos, baratos y además que sean de color de rosa si eso es lo que la gente quiere”, asegura.

El grupo de trabajadores que implementa y comercializa los productos ideados desde Aremi es muy variopinto, ya que lo forman ingenieros, expertos en telecomunicaciones, comerciales y profesionales de la comunicación que viven en diferentes puntos de España. El equipo se organiza durante una reunión semanal vía Skype para organizarse.

Typhone. Joyas que absorben la radiación

El producto culpable del espíritu emprendedor de Alberto se llama Typhone. Se trata de un sistema antiradiación integrado en diferentes modelos de joyas. Este sistema funciona gracias a una pieza de plata que absorbe la radiación a modo de antena y un microchip de cristal de cuarzo que transforma la radiación electromagnética en calor. El particular diseño que tienen todas las joyas Typhone es fundamental para que éstas puedan absorber las radiaciones electromagnéticas y ha sido medido a la micra en todos los modelos, que pueden ser pulseras, pendientes, o colgantes.
La trayectoria de Alberto Moreno como empresario comenzó en 2011, cuando Typhone no era más que una idea de producto que fue presentada al premio Spin-off y lo ganó. Tras esto, el proyecto Typhone ganó diferentes premios, entre los que destaca el premio AJE de iniciativa emprendedora. En 2012, la recién constituida Ingeniería Aremi lanzó la primera tirada y desde entonces han roto inventario siempre que han lanzado el producto a la venta. Hasta ahora han creado seis mil unidades y están comercializando la cuarta edición. Cada uno de estos productos cuesta cuarenta y nueve euros en pulsera y treinta y nueve euros en pendientes y su venta no se destina al cliente final sino a la venta en joyerías y distribuidores.
Alberto asegura que un producto como el suyo tiene poco público dentro de nuestras fronteras, ya que “España no es un país consumidor de estos productos porque la gente no está concienciada con estos problemas, hay más consciencia en los países nórdicos”. En un futuro tienen previsto mejorar el producto para conseguir que la radiación que absorbe se convierta en energía, lo que pretenden lograr incluyendo una microbatería portátil.

Grupo Aganova

Desde que Ingeniería Aremi comenzó en 2012 ha realizado “mucho networking con varias empresas” pero la colaboración más importante para ellos ha sido con el grupo Aganova, “que nos ha absorbido en marzo de este año y para la que estamos desarrollando la parte de ingeniería” sostiene Alberto.
El CEO de Aremi comenta que “estamos muy contentos por lo que estamos desarrollando con ellos, que es un sistema de detección de fugas en tuberías de gran diámetro”. Aunque “se sale un poco del mercado en el que habíamos estado, que era el internet de las cosas, lo que estamos haciendo es muy grande”, asegura. El producto que están desarrollando con Aganova se llama Nautilus, es una esfera que puede recorrer kilómetros a través de grandes tuberías y en caso de detectar una fuga, comunica su lugar exacto a través de GPS. Alberto asegura que “el grupo Aganova nos ha permitido desarrollarnos en un nivel que no habríamos podido desde Ingeniería Aremi”.

Lisa Smart Helmet. El casco inteligente

En sus ratos libres, aún tienen tiempo para implementar otros productos como Ingeniería Aremi. Uno de ellos es un casco inteligente llamado Lisa Smart Helmet que comercializan bajo la marca Paraguas. Este casco lleva integrada una pieza parecida a la Go Pro que se conecta con una aplicación móvil. De esta forma, Alberto explica que “cuando giras la cabeza hacia la izquierda o hacia la derecha se encienden un conjunto de leds intermitentes que puedes llevar puesto en el casco, en la mochila o en la bicicleta, al igual, cuando disminuyes la velocidad se enciende la luz de freno automáticamente.
El producto Lisa Smart Helmet, que ronda los cien euros, detecta también si se tiene una caída y “manda un aviso al móvil preguntándote si estás bien”. Si recibe respuesta se para la aplicación, pero en caso de no responder al móvil en un tiempo determinado se manda un aviso a emergencias y a un contacto predefinido informando sobre el lugar en el que se encuentra la persona accidentada.
Desde Aremi pretenden crear productos comerciales y asequibles para el cliente final, tal y como puede verse en uno de sus últimos productos. Se trata de una “pantalla LSD integrada en el asa de un bolso o mochila, que a modo de smart watch te indica si te llaman al teléfono sin necesidad de abrir el bolso” indica Alberto.

Trabajos de fin de grado comercializables

Otra de sus líneas de proyecto son los trabajos de fin de grado comercializables. Alberto cuenta que “tenemos muchas ideas, pero no tenemos tiempo para desarrollarlas, por lo que vamos a la Escuela de Ingeniería, hacemos una charla presentando nuestra idea y preguntamos a los alumnos si están interesados en hacer un trabajo de fin de grado relacionado con alguna de nuestras líneas de trabajo”. Si algún alumno está interesado, se pone manos a la obra y comienza a crear ese producto como trabajo de fin de grado.

Se trata de una iniciativa novedosa ya que, aunque en ocasiones desde la universidad se ha ofrecido la posibilidad de que puedan asociarse varios alumnos y crear una empresa a partir de un Spin-Off en base al trabajo de fin de grado, Alberto asegura que “muchos alumnos tienen conocimientos técnicos, pero no cuentan con la iniciativa emprendedora”, por eso, desde Aremi ofrecen su “tienda online y red comecial para comercializar ese producto en función de lo que ellos quieran”, comenta Alberto.
Alberto asegura que “hemos hecho este año trece trabajos de fin de grado con trece alumnos y ahora estamos intentando comercializar los trabajos que han resultado”. Si el producto se vende, “el alumno se queda con aproximadamente un ochenta por ciento de los beneficios y la facultad recibe también un porcentaje si han estado interesados, sino se lo queda todo el alumno”, dice el CEO de Aremi y añade que “nosotros nos quedamos con la satisfacción de que si el alumno es competente, le fichamos para nuestra empresa”. Esta es una forma de cazar talentos, asegura Alberto y añade que además permite que “el alumno que haga un buen trabajo tenga una recompensa, que ese trabajo no se quede olvidado en un cajón. En la actualidad están negociando con el edificio Rayo Verde para intentar que estos alumnos tengan un espacio para trabajar físicamente y hacer “un poco de networking entre la Universidad y el mundo emprendedor”.

También están hablando con Comercio y Económicas para que los alumnos puedan hacer sus proyectos de forma conjunta. De esa forma, “el mismo producto se podrá enfocar desde cuatro puntos diferentes, el hardware, el software, el enfoque económico y el de marketing” y si llegan a un acuerdo podrán “montar una empresa que comercialice el producto o encontrar un inversor que ayude a estas personas a llegar a buen puerto, siempre con nuestra ayuda”, cuenta Alberto. Lo que según Alberto diferencia a Aremi del mundo de la ingeniería es su adaptación y su especialización en el internet de las cosas. Él asegura que “no somos grandes ni tenemos un núcleo económico fuerte pero sí somos capaces de adaptarnos a las nuevas tecnologías que van saliendo”.

Deja un comentario

El email no será público.