Asombro y vergüenza

Asombro y vergüenza

Roberto Baños. Director de hotel
Miembro de ASETHAN (Asociación Emérita de Turismo y Hostelería de Andalucía)

Pues resulta, que a la alcaldesa de Madrid (perdonen, pero no recuerdo su nombre), que lo mismo le da por suprimir los belenes en Navidad, los crucifijos de los colegios, los nombres de las calles, o inventarse las Reinas Magas y todo lo que se le venga en gana, ha pensado que la ciudad de Madrid no es suficientemente conocida y ha dicho que ella va a “situar a Madrid en el mundo”, como corresponde.

Así que, aprovechando que se celebra en Madrid la segunda feria de turismo más importante del mundo, con asistencia de 165 países -embajadores, cuerpos diplomáticos de los diferentes países participantes, presidentes y grandes ejecutivos de compañías de aviación, navieras, de turismo, de hoteles de ciudad y de sol y playa, grandes resorts, balnearios, campos de golf, agencias de viajes (creo que ya vale ¿no? ), así como los periodistas que relatan al mundo lo que aquí esta pasando- pues … se ha marchado a Chile (gran e importante país sudamericano de unos 18 millones de habitantes), para organizar dentro de un año o cuando encarte, unas jornadas de familiarización con Madrid, para que nos conozcan más y puedan venir miles y miles de chilenos a Madrid.
Es algo inaudito que, precisamente en el stand de Chile situado en Fitur, hubiera muchos profesionales intentando fomentar los viajes y el turismo hacia Chile.

¡Qué pena que la alcaldesa de Madrid haya formalizado las fechas de su agenda (sin posibilidad de cambio) en estos días en los que ella debería estar aquí presente actuando como anfitriona como lo hacen en otros países!
Creo que en los 36 años que hace que se creó Fitur, es la primera vez que el edil principal del Ayuntamiento, hace “mutis por el foro”.

Se me ocurre pensar que al darse cuenta de que debería inaugurar la Feria junto a la Reina de España, ministro de Turismo y diversas personalidades turísticas, así como de la OMT (Organización Mundial de Turismo), se vería obligada a oír el himno nacional español, ver muchas banderas españolas, y eso era ya “demasiado para el body”, como se dice en castizo.
Lo más asombroso de todo es que las revistas de turismo, los periodistas de diarios nacionales, que en cuanto se rompe una rama de un árbol del Retiro madrileño la están liando parda, e incluso la radiofónica y empalagosa señorita Esther Eire del programa Gente Viajera de Onda Cero, periodista de turismo desde hace 30 años, no se ha permitido hacer un comentario valiente en los medios, por ese desatino, insulto y menosprecio de la edil madrileña, afeando su conducta ante tamaño desatino.

Me imagino qué pasaría si Fitur con su inmenso poder mediático a escala mundial tuviese lugar en Málaga o Torremolinos, y el correspondiente alcalde de la localidad no asistiese al acto.

Con desplantes así, creo que vamos a situar Madrid en el mundo pero de forma indebida a la que aspiramos.

Como digo, ¡de vergüenza torera! (perdón perdón, no hablemos de toros que la liamos).

Deja un comentario

El email no será público.