Biomarcadores para prevenir el ictus - El Sol Digital

Biomarcadores para prevenir el ictus

Su prevención aún tiene por delante mucho camino que recorrer. En España muere una persona por su causa cada 14 minutos, cobrándose 80.000 víctimas por fallecimiento o discapacidad adquirida.

Se desconoce la causa que produce un ictus hasta en una tercera parte de los casos. En un alto porcentaje, su detección rápida es complicada debido a que su sintomatología puede coincidir con el cuadro diagnóstico de otras enfermedades. Esta dificultad pone en riesgo la salud y el bienestar de quienes sufren un episodio.

Durante el Congreso Nacional del Laboratorio Clínico, celebrado en Málaga, el doctor Joan Montaner, coordinador de Investigación del Área de Neurociencias del Hospital Vall d’Hebron y director del Programa de Ictus, IBIS-HVR, en Sevilla, subrayó que en pocos años, tendremos biomarcadores que permitan ser empleados como herramientas diagnósticas y pronósticas en el ictus isquémico y hemorrágico”. Aunque el uso de biomarcadores para la detección de ictus todavía no está muy extendido debido a la falta de estudios suficientemente amplios que aporten la evidencia definitiva para convencer a la comunidad médica y a las agencias regulatorias de su valor, ya hay áreas en las que están muy cerca de ser utilizados, pudiendo llegar a mejorar significativamente la adecuación del tratamiento, como son los laboratorios clínicos.

Entre las principales ventajas, el uso de biomarcadores permitirá conocer, por ejemplo, si un paciente está sufriendo infartos cerebrales silentes –y así gestionar una prevención más agresiva- o si está sufriendo un ictus de tipo isquémico en la ambulancia, sin esperar a realizar un TAC craneal, facilitando la administración del tratamiento adecuado a muchos más pacientes y de forma mucho más rápida. Los nuevos biomarcadores pueden ser una herramienta muy útil, que permita clasificar mejor a los pacientes incluidos en código ictus afirmó el doctor Mérida, presidente del Comité Local del XI Congreso Nacional del Laboratorio Clínico.

En España, se puso en marcha en algunas comunidades el Código Ictus, un conjunto de medidas diagnósticas que se deben adoptar en muy pocas horas y que prioriza los cuidados y un traslado inmediato del paciente por los servicios de urgencia a un hospital con Unidad de Ictus, para que se pueda beneficiar de una terapia de reperfusión y de cuidados especiales. La actualización del nuevo Código Ictus fue anunciado la semana pasada y se pondrá en marcha a comienzos de 2018.

 

Deja un comentario

El email no será público.