Breve historia de la Costa del Sol (I) - El Sol Digital
Breve historia de la Costa del Sol (I)

Breve historia de la Costa del Sol (I)

Antonio García del Valle Gómez

Miembro de ASETHAN (Asociación Emérita de Turismo y Hostelería de Andalucía )

(Intervención pública del autor en un acto celebrado en un hotel de Benalmádena)
Buenas noches a todos, “veteranos” y cónyuges, viejos y jóvenes, amigos todos de nuestra querida Costa del Sol. Nuevamente, nos reunimos, esta noche en el Hotel Alay, después de dos años, para ver a los amigos y recordar tiempos pasados. Para tratar, con nuestro renovado espíritu juvenil, de seguir adelante en nuestra común tarea de dar a nuestra tierra, a esta querida Málaga y a toda la Costa del Sol, un soplo de ilusión de todos aquellos que llevamos algunos años trabajando en el turismo, o de los que trabajaron, y de todas aquellas profesiones con el turismo entrelazadas. Los de antaño estamos siempre obligados a responder a esta llamada.
Los veteranos del turismo, queremos esta noche, noche de tantos reencuentros, tratar de recordar, con muchos de los protagonistas de entonces, una serie de vivencias, sucedidos, anécdotas, recuerdos en fin, que nos servirán para pasar unos gratos momentos en franca hermandad, en esta noche mágica. Con el tiempo acabaremos escribiendo un libro sobre la Costa del Sol y sus gentes, algo dedicado al perfil humano de aquellos que la hicieron posible.
De la Costa del Sol, se ha escrito mucho, pero nunca demasiado y la mayoría de las veces no se ha hablado del aspecto humano, de nuestros buenos y malos momentos, de tantas y tantas cosas que nos han sucedido. Hay variadas opiniones sobre el origen del nombre Costa del Sol, unos creen que fue Antonio Gallego Morel, catedrático y delegado del Ministerio de Información y Turismo en Granada (personalmente se lo oí contar en una cena el pasado año), otros piensan y defienden que el nombre viene de la “Costa do Sol” en el Algarve portugués, pero para nosotros, sin desmentir ninguna de las versiones anteriores, pensamos que fue nuestro periódico SUR y su director en aquellos tiempos, Pancho Sanz Cagigas, los que difundieron y dieron al nombre la internacionalidad y la proyección que hoy tiene.
Pero realmente, ¿quiénes fueron los descubridores?, ¿los fenicios, los griegos, los romanos, los árabes?, ¡no!. Los descubridores, los verdaderos descubridores, dicen, fueron los cordobeses. Un médico envió, por motivos de salud, a un cordobés a tomar baños de sol en la costa, en los Boliches precisamente, encontró allí una sueca y entre aquellos dos corazones surgió el romance. Cuando volvió a Córdoba no tuvo la prudencia necesaria y lo contó en el “Circulo de la Amistad”. Al año siguiente surgieron 15 enfermos, ¡que tampoco se comieron una rosca!, pero al volver contaron nuevas y maravillosas aventuras. Año tras año se multiplicaron los enfermos y las invenciones y así se creó el turismo nacional. Es broma.
Pero la Costa del Sol, ¿nace cuándo?, en los años 40´con aquellas fiestas en “La Verdad” que llamaron la “Edad de Piedra”, por los atuendos obligados de los que allí asistían y cuyas fotos llegaron al Consejo de Ministros, y dicen que hubo… hasta multas, o aquello otro que se dio en llamar “Cumbres Borrascosas”, ¿quién podría aclararnos esa historia “nebulosa”? ¿Sería con los primeros turistas ingleses?, ¿con el Castillo del Inglés?, ¿con aquellos pequeños hotelitos de los ‘50?, El Remo, la Pensión Escandinava, San Enrique, Carabela, Domingo, La Roca, El Pinar, Auto Hotel, Lloyd, Las Mercedes, Castillo de Santa Clara, donde sabemos estaba de recepcionista en 1957 el hoy director de la Escuela de Hostelería “La Cónsula”….y algunos establecimientos más. Familias de entonces, como los Luque, los Neville, Ana del Pombo, los Manoja, Doña Carlota Aleixandre, los Bolín, los Rein, Rodolfo Prados con su tienda en forma de barco, Carmen Montes, Américo, D. José Pizarro…, se comentaba que las hermanas Luque se habían bañado, una noche, en la fuente de la plaza de Torremolinos y que fueron reprendidas por el gobernador del momento. También se cuenta que a Rafaelito Neville le dijeron un día que el gobernador iba a tirar al mar a todos los mariquitas, a lo que contestó rápido y genial “ ¡ pues no vamos a caber ni a buche! ”. Cuentan también de este personaje, que fue con su abuela la Condesa de Berlanga a visitar el Papa y que iban, el de frac y ella, la condesa, con mantilla española, fue una entrevista privada. El Papa preguntó a Rafael Neville, cual era su profesión, a lo que contestó que era Ingeniero de Caminos. La abuela a la salida le recriminaba: “Todo te lo he consentido Rafael, pero que engañes al Papa…”, a lo que Rafael contestó, ¿querías que le dijera que era mariquita en Torremolinos?. ¿Que habrá sido de los Salviche?
Se cuenta que en una ocasión un barco de guerra inglés fondeó frente a la Roca, y en una chalupa bajó el Príncipe de Galés a tomar el té, en el entonces Castillo del Inglés. Seguro que alguien sabrá ponerle algo más a este recuerdo que me llegó hace muchos años.
Fue en el 59 con la construcción del “buque insignia” de la Costa del Sol, el Hotel Pez Espada. Aquel hotel de los Mato y Alberola, hotel que se empezó a construir el 12 de Julio de 1955, en el lugar ocupado entonces por pequeños huertos familiares de los lugareños, terrenos que pagaron a 17 ptas. el metro cuadrado. Al parecer construyeron para vender y finalmente se vieron obligados a ponerlo en explotación, el Pez Espada contaba con 137 habitaciones, 7 suites y tres bungalows. Hubo quien decía en la Málaga de aquellos días: “Figúrate, están construyendo un hotel en medio de la playa, ¡una locura!” (benditos locos), la llegada de Felipe de Gunten, un suizo que venía de las Islas Canarias, como primer director, con sus 200 empleados…, uno de sus protagonistas, Juan Alberola Foulquié, presidente del Skål Club de Málaga en 1969, que tuvo el honor de recibir el 15-02-69 a Manuel Fraga cuando inauguró la Sede Social del Club o Luis Callejón, en sus tiempos del Pez Espada, podría contarnos cuando fue a buscar a Ava Gadner al aeropuerto y muchas cosas más, sobre aquellas personalidades, famosos de todo el mundo que fueron protagonistas, con nosotros, de aquellos maravillosos años, por ejemplo los líos de Sinatra.

Deja un comentario

El email no será público.