Bruselas respalda la reforma laboral española y Francia se apunta

Bruselas respalda la reforma laboral española y Francia se apunta

El Gobierno en funciones del PP recibe un importante espaldarazo en pleno debate de investidura de Pedro Sánchez. La Comisión Europea (CE) ha dictaminado en su último informe sobre España -con gran silencio de gran número de medios de comunicación- que, en el ámbito del mercado laboral, “las reformas adoptadas entre 2012 y 2014 parecen haber amortiguado la caída del empleo y haber acelerado su recuperación”. Detalla la CE que si no se hubiera producido la tan criticada -desde la izquierda política y sindical- reforma se habrían perdido 400.000 puestos de trabajo. Pero la institución europea va más lejos cuando también precisa que el mercado laboral español tiene ineficiencias que le impiden asimilarse al europeo, es decir, que pide más profundidad y extensión a las reformas ya legisladas.
Sin embargo, Pedro Sánchez, firmante con Albert Rivera del Acuerdo para un gobierno reformista y de progreso, afirma que el mismo deroga la reforma del PP, lo que les alejaría de la necesaria liberalización del mercado de trabajo que defiende Bruselas. Aunque es cierto que dicho Acuerdo concreta poco, hay dos puntos que sí son preocupantes, como la reforma de la limitación de la ultraactividad de los convenios colectivos y la preeminencia del convenio de empresa sobre los de un marco más general.

Pero resulta que la tímida reforma de Rajoy no está sola, la de Hollande en Francia está en marcha y también ha despertado a los monstruos de la caverna sindical y política. El horario laboral legal de las 35 horas semanales queda fulminado y la admisión de los despidos colectivos con indemnizaciones menores que las actuales por causas objetivas se abre paso. Este proyecto se debe a Manuel Valls, primer ministro, aunque lo presente la ministra de Trabajo Myriam El Khomry. Valls se defiende de sus críticos -tanto en su propio partido como a la izquierda de él- diciendo que están en el siglo XIX, que el progreso debe ir de la mano de la economía y que su reforma está inspirada en los casos de Alemania, Suiza o España. Y todo esto a 14 meses de las elecciones presidenciales y después de cinco derrotas electorales sucesivas del PSF. Pero lo cierto es que en Europa hay un amplio consenso acerca de lo que funciona y de lo que no, sólo hace falta abrir los ojos.

RESIDENCIA

Deja un comentario

El email no será público.