Cáceres - El Sol Digital
Cáceres

Cáceres

Esta semana hemos estado en Cáceres, alojados en su Parador de Turismo y hemos comido en el restaurante Atrio.

Richerdios

Parador de Cáceres
Calle Ancha, 6, 10003 Cáceres. Teléfono: 927 21 17 59

El Parador de Cáceres, situado en el centro histórico de Cáceres, es un lujoso hotel en un contexto único. Las raíces romanas, árabes, góticas y renacentistas de la ciudad y sus 30 torres de defensa han otorgado a Cáceres el reconocimiento de ciudad Patrimonio de la Humanidad de la Unesco y hacen que merezca la pena visitarla. Los museos e iglesias son visitas obligadas, así como las pinturas rupestres de la Cueva de Maltravieso.
Este lujoso hotel de Cáceres está situado en el histórico Palacio de Torreorgaz, cuya construcción se remonta a los tiempos de la dominación árabe en la Península Ibérica. Actualmente, el palacio del Parador de Cáceres conserva la huella del Renacimiento y del Barroco. Por ejemplo la torre defensiva, construida por Diego García de Ulloa, caballero de la Orden de Santiago.

A entrar en este edificio histórico, se encontrará bajo un escudo de armas barroco antes de pasar al patio interior. Además el hotel dispone de un restaurante gourmet Torreorgaz con vistas al jardín que ofrece cocina regional y sirve desayunos, almuerzos y cenas. Algunas de sus especialidades son pierna de cordero asada y lomo de cerdo ibérico. En él podrá disfrutar de la gastronomía extremeña, así como instalaciones para conferencias ideales para todo tipo de eventos. El Parador cuenta con periódicos gratuitos, conexión wifi gratuita y un punto de acceso a Internet. No se aceptan mascotas pero sí perros guía.

Restaurante Atrio
Plaza de San Mateo 1 10003 Cáceres. T. +34 927 242 928. F. +34 927 226 045. info@restauranteatrio.com. Horarios Restaurante: 14:00 a 16:00 h y de 20:30 h a 23:30 h
Abierto todos los días del año. Dos estrellas Michelin.

Atrio es ante todo un lugar de encuentros imprevisibles. Es la ciudad de Cáceres y en ella el sueño de José y Toño, sus autores. Y es la coincidencia en la búsqueda de las condiciones óptimas para disfrutar de los atractivos que ofrecen las relaciones entre un espacio urbano histórico y los ámbitos privados del hotel.
Es también el afectuoso concierto de una larga vida en común ante un proyecto consecuente de compromiso profesional. Y, llegado este momento, es la feliz armonía con otros dos hacedores de sueños: los arquitectos Emilio Tuñón Álvarez y Luis Moreno Mansilla. Conmovedora y suntuosa en su contemplación espacial, la bodega de Atrio lo es todavía más desde el punto de vista vinícola. Empieza por su gran selección de champañas, con 44 bodegas, de las cuales 28 son de pequeños propietarios que elaboran únicamente con sus propios viñedos. Esta es una de las claves de esta bodega donde conviven en admirable relación las grandes marcas conocidas y respetadas en todo el mundo con los más pequeños viticultores, propietarios de poco más de una hectárea y capaces de enseñarnos en cada botella el lugar donde nacen las uvas. En la bodega de Atrio hay colecciones únicas de vinos. Aquellas marcas con las que todo conocedor sueña están aquí y no en una sola añada.

La Deriva

Deja un comentario

El email no será público.