Caminos reales. Carlos Ramírez Sánchez-Maroto. Abogado - El Sol Digital
Caminos reales. Carlos Ramírez Sánchez-Maroto. Abogado

Caminos reales. Carlos Ramírez Sánchez-Maroto. Abogado

“El Paso del Norte”, hoy conocido como Ciudad Juárez (México), marcaba el horizonte de los colonos de la Nueva España que, desde finales del siglo XVI, comenzaron a abrir, a través de ríos, montañas, colinas y desiertos, los primeros grandes caminos del Oeste americano.

Los españoles buscaron “Oro, gloria y Dios”. Soldados, colonos, comerciantes y misioneros recorrieron unas rutas que, tras la independencia de México en 1821, sirvieron a la nueva nación estadounidense para la invasión de su vecino del sur y su expansión hacia el Oeste en 1849.

De los 19 Senderos Históricos Nacionales de EE.UU, cinco fueron creados por españoles.

El más antiguo de los caminos reales españoles  –denominado National Historic Trail – discurre, a lo largo de 2.560 kilómetros, entre Ciudad de México y Santa Fe (en el actual estado de Nuevo México). Su tramo “norteamericano” se trazó hasta 1598, cuando el virrey autorizó a Juan de Oñate para liderar una expedición compuesta por 83 carretas y cientos de colonos que atravesó el Río Grande y el Paso del Norte hacia territorio inexplorado.

El primer pueblo que hay, después de Santa Fé, se llama hoy Socorro,según se describe en el libro Los caminos españoles en el oeste americano que son «National Historic Trails» (2012). Otras localidades de nombre español son Escondida, Magdalena, San Acacia, Alamillo, y Contreras.

La ciudad de Santa Fe, fundada por Oñate al término de la expedición, se convirtió en nudo de casi todos los caminos españoles posteriores. Santa Fe llego a ser lo que París era en Europa de aquella época. El explorador Alonso de León abrió un camino -declarado National Historic Trail -, en varias expediciones a partir de 1686, tras la orden del virrey de investigar una supuesta presencia francesa en la costa de la actual Texas.

Sus viajes sirvieron para trazar un camino de 4.150 kilómetros de longitud que dio pie a la fundación de San Antonio – levantada en 1718 alrededor de la misión franciscana de San Antonio de Valero.

El sendero, que cuenta con un ramal interior y otro que recorre la costa, termina en Los Adaes, la primera capital de Texas, levantada por los españoles en 1716 en el límite con la Luisiana francesa. La ciudad fue abandonada en 1762, cuando Francia entregó la Luisiana occidental a España en el Tratado de Fontainebleau. Su población en 1763 rondaba los 50.000 habitantes, y su extensión  de 2.275.940 km cuadrados.

Los españoles ya habían explorado el río Misisipi (llamado por ellos «Río del Espíritu Santo»). Hernando de Soto tomó posesión de la cuenca del Misisipi para España en 1538. Francisco Vázquez de Coronado salió de México buscando las Siete Ciudades de Oro así como la Gran Quivira (1540-1542). Para ello, exploró las extensas praderas del territorio hasta Uachita (Arkansas) y, por el este, hasta la actual Kansas.

Desde 1673 los franceses, partiendo de sus colonias Quebec y Acadia en  Canadá, exploran el río Misisipi desde los Grandes Lagos.​ También podían acceder por el río Ohio (Ujayu), para ir desde Montreal a Nueva Orleans en navegación fluvial. Los tres caminos existentes desde Nueva Orleans a la Alta Luisiana eran difíciles y de una geografia muy compleja, así los franceses pudieron mantener la integridad del territorio durante más de 80 años y los españoles durante 40 años.

La Luisiana española se extendía, sur a norte, desde la Llanura Costera del Golfo de México y en las zonas anejas al delta del Misisipi hasta la frontera de Canadá y de este a oeste abarcando la cuenca izquierda del Misisipi hasta alcanzar las Montañas Rocosas en el noreste de Colorado y la región de La Montaña abarcando de este modo gran parte del Medio Oeste.

En 1769 fue nombrado gobernador el malagueño Luis de Unzaga. En su periodo legalizó la farmacia y creó un cuerpo jurídico, sus Ordenanzas, pioneras en los futuros EE.UU.  Tras recibir la autorización por el Real Decreto de 19 de de diciembre de 1771, conseguirá establecer el primer sistema educativo público bilingüe en el mundo, para alumnos blancos, amerindios y de color.

Por la Orden de Santa Ursula en junio de 1772 se crearon la escuela femenina en Nueva Orleans, donde se graduó la primera mujer farmaceutica.

Entre 1774 y 1776, el criollo Juan Bautista de Anza, capitán del presidio de Tubac, en la actual Arizona, realizó dos expediciones al norte que marcarían el futuro de California. En la segunda llevó a 240 colonos que llegaron a la región y se instalaron allí.

El final del trayecto de 2.000 kilómetros, designado National Historic Trail , es la actual ciudad de San Francisco, cuyo origen está en un fuerte y una misión del mismo nombre fundados en 1776. Los colonos,  se quedaron en la misión de San Gabriel, que fue vital para la fundación de Los Ángeles en 1781.

Una ruta de 1.937 kilómetros discurre entre Santa Fe y San Luis (en el actual estado de Misuri), durante siglos tierra de nadie entre el Imperio español y distintas potencias: Francia, Inglaterra y, por último, Estados Unidos. Designado National Historic Trail , el Camino de Santa Fe se remonta al viaje que en 1792 realizó el explorador Pedro Vial, un habitante de la Luisiana francesa que decidió pasarse a territorio español para servir a la Corona.

El “Viejo Camino Español”, abarca 4.345 kilómetros entre las ciudades de Santa Fe y Los Ángeles, y por el camino, se descubrió el valle de Las Vegas, donde hoy se levanta la gran ciudad.

No todo es gloria. La toma de La Habana por los ingleses en 1762, fue uno de los acontecimientos más importantes de la segunda mitad del siglo XVIII para el imperio español y el hemisferio occidental. La toma de La Habana fue una consecuencia de la Guerra de los Siete Años, librada entre Inglaterra y Francia, a la que entra España en junio 1762.

Desde el siglo XVII los ingleses deseaban apoderarse de Cuba, para controlar para la navegación y el control militar del Caribe y el comercio con Europa. Era parte de un “gran plan“ de adueñarse de todo el terriotio del Canadá indio, el gran centro de Norteamerica, en poder de Francia de forma precaria, y ampliar asi el territorio de sus trece colonias.

La ocupación británica de Manila se produjo entre 1762 y 1764, cuando la capital de Filipinas, Manila y el principal puerto cercano, Cavite, fueron ocupados durante 20 meses. La flota disparó contra la ciudad más de cinco mil bombas, y más de veinte mil bolas de cañón.​

En el momento de la firma del tratado, en París se desconocía que los británicos se habían adueñado de Manila y, en consecuencia, el territorio quedó englobado en la cláusula general que indicaba que todos los territorios no mencionados explícitamente en el tratado serían devueltos​ a la Corona española. ​

En 1847 España aún poseía Filipinas, Carolinas, Marianas y otras islas menores. Manila era, desde hacía siglos, la avanzadilla cristiana y occidental. Irradiaba su influencia y los misioneros españoles llevaban su heroico apostolado a las tierras del continente asiático.

La paz de París, firmada el 10 de diciembre de 1898, sentenciaba: España perdía Cuba, Puerto Rico y las demás islas que aún conservaba en América, incluidas las Filipinas y la isla de Guam, la más importante de las Marianas, a cambio de 20 millones de dólares de indemnización y de la renuncia a discutir los límites que fijaron los comisionados norteamericanos. Ajustados todos los extremos, España mantenía su soberanía sobre las Marianas, las Palaos, las Carolinas, Sibutú y Cagayán de Joló.

El gobierno español por 25 millones de marcos  cedió a Alemania, el 30 de junio de 1899, las Marianas, las Carolinas y Palaos, y a Estados Unidos, el 7 de noviembre de 1899, las islas de Sibutú y Cagayán por 100.000 dólares. De esta forma se cerraban cuatro siglos de historia y se ponía fin a la presencia española en el Pacífico.

Y cuando los miles de turistas visitan cada año Ho Chi Minh (antigua Saigón), ni se imaginan que parte de la ciudad fue territorio español desde segunda mitad del siglo XIX hasta 1922.

La decisión de conquistar aquel territorio la tomó el gobierno de Madrid después de que el obispo español José María Díaz, vicario apostólico de Tonkin, región de Vietnam, fuese inmolado durante una persecución anticristiana desencadenada por los anamitas, el 20 de julio de 1857. Más de 10.000 cristianos, blancos y asiáticos, fueron asesinados por orden del  emperador Tu Duco. La historia del cristianismo en Vietnam se ha escrito con letras de sangre.

Al finalizar la campaña militar de China, Francia se hizo con el control en 1862 del área de influencia en la zona meridional del país conocida como Conchinchina.

El Gobierno de Isabel II, recibió un terreno de 4.000 metros cuadrados en Saigón, lo que hoy es el parque Bach Tung Diep. En el año 1922 Francia lo recuperó para convertirlo en un jardín público.

 

Deja un comentario

El email no será público.