Cártama, ciudad escondida - El Sol Digital

Cártama, ciudad escondida

Francisco Barrionuevo
Consejero delegado Novaschool
Profesor de Economía ESO/BTO

Si alguien te cuenta que el Cónsul romano Marco Poncio Catón en el año 195 a. C. sometió a la ciudad de Cartha, no te creerías que nos estamos refiriendo a Cártama.
Reconozco que siento algo muy especial por este pueblo con una historia increíble. Primero porque mis padres y antepasados proceden de Cártama. Y segundo porque tengo el honor de liderar Novaschool Sunland, un colegio ubicado en Cártama y que pertenece a la red de colegios Novaschool.
Los cartameños y viajeros que visitan este pueblo tienen mucha suerte al pisar el mismo suelo que las antiguas legiones romanas, o en su defecto, que los mismísimos Reyes Católicos.
Merece la pena hacer un breve viaje al pasado de esta antigua ciudad de Cártama. Un Pueblo que se remonta a la época de los fenicios. De su pasado histórico de Cártama son numerosas las huellas que han quedado registradas y que aún perduran: los arcos de canalización de agua, las ruinas de su Castillo-Fortaleza, así como el alminar de su antigua Mezquita. Además de otros hallazgos de interés como fue el mosaico que representaba los trabajos de Hércules, etc.
Fueron los fenicios el pueblo que otorgó el primer nombre conocido al pueblo de Cártama: Cartha. Este término se traduce como ciudad oculta o escondida.
Cuando los fenicios instalados en Málaga se introdujeron en el interior de la provincia, al llegar a Cártama se percataron que la falda del monte en la que se coronaba el actual pueblo estaba habitado por aborígenes, con los que rápidamente establecieron relaciones comerciales, produciéndose una absoluta comunión con ellos.
Los fenicios fueron unos de los primeros pueblos de la antigüedad que fundaron colonias y factorías. Las colonias para los fenicios eran territorios conquistados o adquiridos. Con el tiempo, algunas desarrollaron vida propia, compitiendo incluso con su metrópoli. Como caso paradigmático podemos poner a la mismísima Cartago en el Norte de África, fundada por los fenicios y que siglos después disputaría el dominio del Mediterráneo a los romanos. Entre las colonias más importantes de Fenicia en la península ibérica podemos destacar entre otras a Gades la actual (Cádiz), Malaka (Málaga) y Onuba (Huelva). Es de destacar que los restos arqueológicos más antiguos descubiertos hasta la fecha proceden de estas tres ciudades, ergo podemos afirmar que tanto Cádiz, Huelva o Málaga pueden ser consideradas las ciudades más antiguas de Europa. Sin desmerecer al resto de ciudades fenicias de la península ibérica como Sexi (Almuñecar) o Abdera (la actual ADRA) y, como no, mi querida Cártama.
Vamos a trasladarnos a la época romana de Cártama, pero antes un poco de historia que contextualice lo que significó pasar de una ciudad fenicia a romana. Fue durante la etapa republicana de Roma (recordemos que el gobierno de la República se extendió del año 509 al 27 a. C.), cuando Cártama se convirtió en un municipio de Roma.
Acabada la dominación de los fenicios y derrotados éstos por los romanos, Cártama disfruta de seis siglos de máximo esplendor y es cuando la ciudad toma el nombre romano de Cartima.
La conquista de la ciudad de Cártama por los romanos no fue nada fácil debido a que hubo una fuerte resistencia. Al final lo consiguió el cónsul Marco Poncio Catón en el año 195 a. C. Medio siglo después Cártama se erigió en municipio. Este hecho no es nada desdeñable ya que permitía a sus ciudadanos notables, tras el ejercicio de alguna magistratura, optar a la ciudadanía romana. Además, amplió sus muros y recintos de su fortaleza. En esa época Cártama llegó a ser una de las ciudades más importantes de la Bética, circulando la leyenda de que sus arrabales tentaban la otra vera del río, separada del pueblo en unos dos kilómetros.
De la dominación musulmana en Càrtama se puede observar reconstrucciones hechas en el castillo, que junto al de Comares y Mijas, constituyeron durante siglos el primer reducto defensivo de Málaga.
Finalmente Cártama fue conquistada a los árabes por los Reyes Católicos en el año 1485, conquista que aparece representada en el coro de la Catedral de Toledo, y que fue realizada por el excelso escultor D. Alonso Berruguete.
Finalizo con la idea de que España es un gran pais del que sentirnos orgulloso, debido a que atesora una historia increíble en cada uno de sus pueblos y ciudades.

Deja un comentario

El email no será público.