Ciudades en las que vivimos - El Sol Digital

Ciudades en las que vivimos

Carlos Ramirez Sánchez-Maroto
Abogado

Los vecinos de las distintas ciudades y pueblos de Andalucía demandamos un mayor y mejor compromiso de las distintas Administraciones competentes en la mejora de la calidad de vida en múltiples áreas como limpieza, contaminación acústica, contaminación lumínica, contaminación urbana, movilidad urbana, zonas verdes, etc.
Desde hace años se vienen fomentando poco a poco Foros Urbanos de Paisajes en los que se analiza y hacen propuestas de una Infraestructura Verde Urbana integrada en la escala Bio-regional, e incluso la figura de la Infraestructura Verde, impulsada por la Comisión Europea, que desarrolla múltiples estrategias y proyectos de aplicación concreta que permiten pensar en municipios y territorios futuros mucho más resilientes y biofísicos. Se hace referencia a un “verde estructural”, superando el valor sectorial ambiental y así convertirse en un elemento clave del nuevo urbanismo y de la nueva planificación territorial.

El Programa Ciudad Sostenible y otros puestos en marcha por la Junta de Andalucía a través de la Consejería de Medio Ambiente cuenta ya con 291 municipios adheridos a esta iniciativa del Gobierno andaluz, que sigue sumando ayuntamientos en la lucha contra el cambio climático.
La EASU, aprobada en Consejo de Gobierno en 2011 con la colaboración de las consejerías de Obras Públicas y Vivienda, de Agricultura y Pesca y de Economía, Innovación y Ciencia, integra las dos principales iniciativas de la Junta de Andalucía, el Programa Ciudad Sostenible y el Pacto de los Gobiernos Locales frente al Cambio Climático, convirtiéndose en una herramienta “eficaz” puesta al servicio de las Administraciones locales para profundizar en los niveles de sostenibilidad de las ciudades andaluzas, pues su carácter multidisciplinar contempla materias como el urbanismo, la edificación, la movilidad y el uso de los recursos naturales y energéticos. Todo ello, con el objetivo de contribuir desde las ciudades a la conformación de un nuevo modelo de economía sostenible que constituya una pauta y una garantía en la gestión de los recursos para todos los ayuntamientos, mejorar la competitividad de las ciudades andaluzas; incrementar la calidad de vida de los ciudadanos; reducir las desigualdades sociales en el acceso a los servicios y bienes y disminuir la huella ecológica de los espacios urbanos de la comunidad autónoma.

En cuanto al ahorro energético, se ha avanzado poco aún, así la sustitución de las lámparas de mercurio por otras de tecnología led, pueden reducir el consumo del alumbrado público alrededor de un 70 por ciento.
Como ejemplos, Marbella es de las primeras ciudades españolas en aplicar el sistema que se instalará, y en municipios pequeños como Alfarnate se ha procedido a la renovación integral de la red de alumbrado público por alumbrado eficiente de bajo consumo. Pero las medidas han de ser para todos los municipios no a libre criterio de cada uno, pues el objetivo se pierde, si bien hay que priorizar en grandes ciudades y parques y polígonos industriales.
En relación a la sostenibilidad y promoción de ciudades saludables y eficientes ambientalmente, hay más ejemplos, que pueden servir a otras ciudades andaluzas, como a Málaga.
Granada. Según los datos del proyecto europeo City Hush, que tiene como objetivo ayudar a las Administraciones locales en la producción e implementación de planes de acción contra el ruido, que ha determinado que Granada ya no está entre las ciudades europeas más ruidosas.

En España, existe un 27,7 por ciento de población sometida a aglomeraciones acústicas, mientras que en Granada es de un 26,3 por ciento la población que sufre ruidos, por debajo de la media nacional. Entre las ciudades españolas, las más ruidosas son Sevilla, y Valencia. En este sentido, el estudio determina qué cantidad de población está expuesta a niveles acústicos por encima de 55 decibelios, y la legal está establecida en 65 decibelios. La clave está en el plan de movilidad, y la puesta en marcha de la Línea de Alta Capacidad, LAC, y Plan de Acción contra el Ruido con utilización de materiales para la pavimentación que absorben los ruidos del tráfico.

La otra ciudad ejemplo es Vitoria, ciudad ambiental y sostenible, y ejemplo a nivel europeo.
Los ciudadanos merecemos la mejor calidad de vida en las ciudades en la que vivimos, y que desde la Administración local se fomente la mayor y mejor participación, y se concreten las medidas más eficaces.

Deja un comentario

El email no será público.