Colonia somos todos

Colonia somos todos

Los sucesos de la pasada Nochevieja en Colonia, Hamburgo, Stuttgart y Dusseldorf que incluyen una violación, otros abusos sexuales, robos y vejaciones a mujeres alemanas por más de mil individuos, muchos de ellos ebrios, de origen árabe y magrebí, además de constituir graves delitos que deben ser perseguidos por las autoridades, como ha reclamado la canciller Merkel y toda la clase política alemana, deben hacernos reflexionar acerca de los límites del Estado de Derecho con los emigrantes y refugiados. Aunque estos asociales sean una minoría en el conjunto de la población extranjera ahora residente en Alemania, los ciudadanos alemanes -como los españoles, franceses o británicos, por ejemplo- tienen derecho a que se respeten sus leyes y, si se convierten en país de acogida, con más razón los acogidos deberían comportarse ejemplarmente; si no es así, deben ser juzgados y condenados y/o expulsados a sus países de origen. Sólo faltaría que tuviéramos que mirar hacia otra parte, como si estos y otros hechos no hubieran sucedido nunca, no fuera a ser que nos acusaran a los nacionales europeos de xenófobos o nos colgaran cualquier etiqueta a las que tan acostumbrados estamos.
Las ONGs deberían mostrar también respecto a estos hechos la misma exquisita sensibilidad que manifiestan ante cualquier abuso que se comete contra los refugiados, entre otras razones porque no deben discriminar por cuestión de raza o procedencia, ya que incurrirían en lo que algunas de estas organizaciones tanto critican, las actitudes racistas y xenófobas, pero esta vez a la inversa, contra los europeos. Pero, sobre todo, porque millones de ciudadanos empiezan ya a estar hartos -Suecia, Dinamarca y la misma Alemania han endurecido sus controles de fronteras, por no hablar de Hungría y Croacia, entre otros- de pagar con sus impuestos, políticas que se vuelven contra ellos, como es el caso de este fin de año en estas ciudades germanas. A todo lo anterior se suma que los yihadistas siguen asesinando occidentales allí donde pueden. Los tradicionales valores europeos de solidaridad, respeto a los derechos humanos y ayuda internacional, no pueden coexistir con el terrorismo y otras actitudes criminales de minorías. Quien no sepa comportarse en libertad, debe regresar por donde vino y encontrará que en su país no hay rastro, ni lo hubo jamás, de democracia, derechos humanos ni de nada de lo que dejó atrás en esta vieja Europa.

RESIDENCIA

Deja un comentario

El email no será público.