Confidential ESD39

Confidential ESD39

Después del golpe de Valencia viene el de Madrid y ahora Esperanza Aguirre lo deja en evidencia. De estos hechos y de la situación de extrema debilidad en la que se encuentra Mariano Rajoy, presidente del Gobierno en funciones, giró el pasado viernes una cena con cerca de veinte comensales, incluidas parejas, en un restaurante de apertura reciente en la Malagueta. La mayoría de los asistentes habían pertenecido o pertenecen al PP y otros estuvieron en UCD, solo unos pocos no tenían afiliación alguna ni la habían tenido, casi todos profesionales y algún empresario.

Alguien comentó que el PP valenciano fue el refugio de Rajoy cuando tuvo que hacer frente a las críticas por perder por segunda vez ante Zapatero y que a Rita la llamó la mejor alcaldesa y que Rus presumía de que Rajoy lo avaló al afiliarse al partido, “fíjate las vueltas que da la vida”, añadió. Otro, el de menos edad, hablaba de lo que llegó a ofrecer Rajoy hace poco: 16 alcaldías y 5 comunidades a cambio de la Moncloa y 7 ministerios. Por su parte, una señora recordaba que sólo unos días antes, Felipe González aseguró en Canal Sur que Rajoy estaba acabado pero que aún no lo sabía, ella estaba de acuerdo con lo primero pero no con lo segundo, sí lo sabía y sus comportamientos de crispación lo delataban, caso de su negativa a estrecharle la mano a Pedro Sánchez en su última reunión.
Quizá lo más interesante de la velada fueron las referencias provinciales y varios elogios a Elías Bendodo por el principio del fin de la crisis de Alhaurín el Grande y el acercamiento a Toñi Ledesma, aunque alguien puso de manifiesto que también había intervenido un parlamentario recientemente reelegido el pasado 20-D. Bendodo también fue elogiado por la “suavidad” con la que se conduce en política, en palabras de la señora antes mencionada, alta funcionaria del Estado.

EIFOR

Deja un comentario

El email no será público.