Coronavirus. Ana María Ríos Sanagustín. Médico del Trabajo. GRUPO ANP - El Sol Digital
Coronavirus. Ana María Ríos Sanagustín. Médico del Trabajo. GRUPO ANP

Coronavirus. Ana María Ríos Sanagustín. Médico del Trabajo. GRUPO ANP

La información que detallamos depende de los cambios que se puedan producir en la evolución de la enfermedad y en el conocimiento de nuevos factores que pudieran servir a los conocimientos y evidencias que se tienen hasta ahora. Por tanto, puede variar esta información cuando se reciban nuevas actualizaciones.

¿Qué es?

El coronavirus es una amplia familia de virus que, normalmente, sólo afectan a los animales. Algunos pueden transmitirse a las personas y producen cuadros clínicos que van desde el resfriado común hasta enfermedades más graves. Este nuevo tipo que nos ocupa puede afectar a personas y se ha detectado por primera vez en diciembre de 2019 en la ciudad de Wuhan, provincia de Hubei, en China.

¿Lo transmiten los animales?

Aún se está investigando, parece ser que la fuente inicial fue algún animal, puesto que los primeros casos se detectaron en un mercado donde había animales.

¿Cuáles son los síntomas?

Hasta ahora, tos, dolor de garganta, fiebre y sensación de falta de aire. En los casos más graves puede provocar neumonía y dificultad para respirar, fallo renal y la muerte.

Los casos más graves (al igual que para la gripe y otras infecciones) ocurren en personas ancianas o que padecen enfermedades del corazón, pulmón o problemas del sistema inmune.

¿Cómo puedo contagiarme?

Por contacto estrecho con infecciones respiratorias que se generan con la tos o el estornudo.

Parece poco probable la transmisión por el aire a distancias mayores de uno o dos metros.

Para que se produzca la infección se necesitaría un contacto directo de las secreciones respiratorias de la persona enferma.

¿Existe tratamiento?

Actualmente no existe un tratamiento específico, sí hay tratamiento para control de sus síntomas.

¿Qué tengo que hacer para protegerme?

Realizar una higiene de manos frecuente (lavado con agua y jabón o con soluciones alcohólicas, especialmente después de contacto directo con personas enfermas o su entorno).

Evitar el contacto estrecho con personas que muestren síntomas de afección respiratoria: cubrirse la boca y la nariz con pañuelos desechables al toser o estornudar y lavarse las manos.

Limpieza de superficies con desinfectante tipo hipoclorito sódico (lejía).

Estas medidas también protegen de la gripe.

Deja un comentario

El email no será público.