¿Por qué El Corte Inglés no entrega el ticket de compra si el cliente no contesta una encuesta de satisfacción? - El Sol Digital
¿Por qué El Corte Inglés no entrega el ticket de compra si el cliente no contesta una encuesta de satisfacción?

¿Por qué El Corte Inglés no entrega el ticket de compra si el cliente no contesta una encuesta de satisfacción?

Un malagueño nos hace llegar el siguiente correo electrónico:

El Corte Inglés, los grandes almacenes españoles por antonomasia, ha establecido un sistema de calificación del personal y el servicio prestado al cliente que, a mi entender, es radicalmente ilegal, pues impone a éste una obligación que, de ninguna manera, ha de soportar. Ya me ha costado más de una situación tensa con los empleados y comprendo que ellos tan solo reciben órdenes y poco pueden hacer. El hecho es el siguiente:

Cuando el cliente ha elegido la mercancía que adquiere se dirige hacia la caja y el empleado o empleada que le ha atendido le dice la cantidad que debe abonar, el cliente la abona y queda esperando la entrega del ticket de venta. El empleado le indica que antes debe responder a una encuesta de satisfacción sobre el servicio de que ha sido objeto.

Mi actitud siempre es la misma pues le indico que, por mi parte, ya he cumplido, que he escogido el producto, lo he pagado y que deseo el ticket, sin que El Corte Inglés pueda obligarme a ninguna otra cosa y que no deseo responder a ninguna encuesta y, sobre todo, que la expedición y dación del ticket no la pueden sujetar a que yo haga algo que no quiero hacer porque no estoy obligado. Suelen responder que si no quiero puedo dar a la tecla en que diga que no deseo responder y les digo que no pienso hacerlo porque no estoy obligado a indicar mi grado de satisfacción en la atención recibida y tampoco el que se me exija una declaración de que no deseo responder. Me obliga el establecimiento a hacer algo que no deseo y a lo que no estoy obligado.

Ya he tenido varias experiencias muy negativas con la misma historia y, siempre respetando la posición del empleado (un mero mandado) exijo la presencia del jefe de planta que acude y me dice siempre lo mismo, “es que esto viene así programado desde Madrid y si usted no contesta o elige decir que no quiere contestar no le puedo dar el ticket, porque la máquina no lo expide”.

Les he indicado siempre que esa exigencia es ilegal y la respuesta siempre ha sido que el equipo jurídico de El Corte Inglés sabrá lo que hace. Les manifiesto que si la firma quiere una encuesta que ponga a varios agentes en la calle, les pague y que pregunte a la clientela, la cual responderá o, simplemente, dirá “no, gracias” y pasará de largo. Pero lo que a mi entender no puede hacer, porque se constituye en una auténtica coacción es exigir al cliente a que haga lo que no desea hacer y no está obligado a hacerlo. Y si las cosas se van a desarrollar así, que pongan un cartel en todas las cajas y que indiquen que en ese establecimiento el cliente no solo deberá pagar el producto que se lleve, sino que además deberá participar (o dejar constancia electrónica de que no quiere hacerlo) en una encuesta (lógicamente para utilidad de la firma). Las leyes reguladoras del comercio y los usos mercantiles estoy seguro que no amparan, ni pueden amparar, esa nueva carga que se impone al cliente, pues no debe olvidarse que es también carga incluso el dejar constancia de que no desea participar en la encuesta, porque eso le obliga a pronunciarse sobre algo que el comercio en cuestión no tiene derecho a exigirle al cliente.

Cosa muy distinta sería que después de concluida toda la operación, se le pidiera al cliente su colaboración voluntaria para que expresara su opinión, sin vincular ello de ninguna manera a recibir la mercancía adquirida y el ticket acreditativo de haber pagado. Hacer las cosas como El Corte Inglés las está haciendo entiendo que no puede ser calificado sino como una sutil coacción.

RESIDENCIA

Deja un comentario

El email no será público.