Crisis o emergencia climática. Carlos Ramírez Sánchez-Maroto. Abogado - El Sol Digital
Crisis o emergencia climática. Carlos Ramírez Sánchez-Maroto. Abogado

Crisis o emergencia climática. Carlos Ramírez Sánchez-Maroto. Abogado

Un estudio reciente publicado en la revista PNAS revela que el hielo del glaciar Dasuopu, en el Tíbet, contiene trazas de la quema de carbón a gran escala que comenzó a finales del siglo XVIII en Inglaterra, cuna de la Revolución Industrial, a unos 8.000 kilómetros de la cordillera asiática. El agua congelada en el núcleo de un glaciar sirve como un registro climático que permite reconstruir su historia. Y, de manera indirecta, la de la atmósfera.

En este caso, los análisis revelan niveles anormales de varios metales tóxicos, incluyendo cadmio, cromo, níquel y zinc, que quedaron atrapados en el hielo a partir de 1780, un momento que coincide con la aparición de las primeras máquinas de vapor en el Reino Unido. Todos esos metales son subproducto de la quema de carbón, motor del transporte y las fábricas desde finales del siglo XVIII.

En el futuro, la bioacumulación (acumulación de sustancias químicas en seres vivos) puede alcanzar concentraciones tóxicas de metales, peligrosas para los tejidos de los organismos que viven en bajo el glaciar.

El estudio ha revelado también que se produjo un pico de contaminación en el periodo 1810-1880. Los autores creen que este repunte fue provocado por una serie de inviernos especialmente húmedos, lo que derivó en la formación de más hielo y nieve.

En un estudio anterior, investigadores del mismo centro estadounidense habían demostrado que en Perú la minería de plata ya había dejado rastro el aire en Sudamérica 240 años antes del comienzo de la Revolución Industrial, durante el dominio español.

El 2019 ha sido el segundo año más cálido desde que se hacen mediciones. Así lo indica el servicio de cambio climático de Copernicus (C3S). Copernicus es una iniciativa conjunta de la Comisión Europea y de la Agencia Espacial Europea que persigue construir un sistema autónomo de observación (atmosférica, marina, ambiental…) de la Tierra.

Alrededor de un millón de aves marinas murieron entre el verano de 2015 y la primavera de 2016 a lo largo de la costa oeste de América del Norte. Esta ha sido una de las muertes más masivas de estos animales jamás registrada y, hasta ahora, no había una explicación.

Un grupo de científicos de la Universidad de Washington y el Servicio Geológico de EE. UU, han esclarecido el drama, publicado en la revista Plos One, y esclarecen que el culpable fue de un extraño fenómeno climático apodado ‘The blob’ (la gota). Se trata de una gran área de agua inusualmente cálida.

Un mayor abundamiento de la investigación se encuentra en el artículo científico de referencia ‘Extreme mortality and reproductive failure of common murres resulting from the northeast Pacific marine heatwave of 2014-2016’, Plos One January, 2020

En 2013 comenzó una ola de calor marino severa; se intensificó durante el verano de 2015 debido a ‘El Niño’, un poderoso fenómeno climático; y duró hasta el 2016. Esta ola de calor creo ‘The Blob’ en un tramo de océano Pacífico de 1.600 km que se calentó entre 3 y 6 grados centígrados.

La producción de algas microscópicas, que alimentan a varios animales, cayó drásticamente. Además, el calor hizo aflorar de forma masiva algas nocivas a lo largo de la costa, lo que causó la muerte de muchos animales y costó a la pesca millones de dólares en ingresos.

Según el estudio, la muerte fue agravada porque las temperaturas más cálidas aumentaron el metabolismo de los peces depredadores en el área y la competencia en la cadena alimentaria aumentó. En diciembre de 2019 otra ola de calor marina en la costa este de Nueva Zelanda. Una burbuja tan grande que es detectable desde el espacio y abarca aproximadamente un millón de kilómetros.

El mayor calentamiento frente a la media del periodo 1981-2010 se produjo en Alaska y en amplias zonas del Ártico. La mayoría de las zonas continentales registraron temperaturas superiores a la media, especialmente Europa oriental y meridional, África meridional y Australia.

Los cinco años más cálidos de los que se tiene constancia han sido los del último lustro. La temperatura de 2019 fue casi 0,6° C más cálida que la media del periodo comprendido entre 1981 y 2010.

Otro tipo de crisis, de climax, se ofrece en la mayor potencia mundial. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, disfrutó durante su relato en su discurso sobre el Estado de la Unión de los logros económicos conseguidos, al tiempo que atacó a todas aquellas personas que cruzan la frontera con México de manera ilegal, prometiendo además una legislación con la que poner fin a la atención sanitaria «gratuita» a los «extranjeros ilegales«.

Trump presumió de la reducción del flujo de inmigrantes desde México, que aseguró que ha disminuido un 75 por ciento desde mayo pasado, y que «A medida que el muro sube, las incautaciones de drogas aumentan y los pasos fronterizos disminuyen«.

El discurso del presidente estuvo marcado por la visible hostilidad entre republicanos y demócratas durante casi toda su intervención, que empezó con el magnate dando la espalda a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, cuando ella le ha ofrecido la mano. En respuesta, Pelosi, rompió el discurso de Trump una vez que este hubo finalizado. Un hecho inédito y ofensivo al presidente de EEUU.

Desde las elecciones de diciembre del año 2016, se han creado 2,4 millones de nuevos empleos. El desempleo de los afroestadounidenses se encuentra en la tasa más baja jamás registrada y el desempleo de los hispanoamericanos también ha alcanzado los niveles más bajos de la historia.

Además, tal y como prometió hace 11 meses, el Gobierno ha llevado a cabo la mayor reforma de impuestos y el mayor recorte tributario en la historia de Estados Unidos, los cuales han sido un alivio a la clase media y las pequeñas empresas.

Quizás, lo más importante fue que pidió al Congreso que apruebe una ley para restringir los abortos tardíos, alegando «que cada vida humana es un regalo sagrado de Dios«.

A los días siguientes llegó el resultado esperado. El Senado de Estados Unidos ha absuelto a Donald Trump de los cargos de abuso de poder y de obstrucción al Congreso a raíz de un escándalo de presiones a Ucrania en busca de su beneficio electoral.

Los hechos denunciados no meritaban un impeachment, y sí eran vergonzosos o sencillamente sin justificación, una destitución en este momento no respondía al interés general del país.

Trump, desde que el procedimiento comenzó, ha visto llegar el índice de aprobación al máximo de su presidencia (49 por ciento), según Gallup, gracias sobre todo a la buena marcha de la economía. La diferencia entre Trump y el demócrata Clinton es que este último llegó a pasar miedo cuando se descubrieron sus mentiras y pidió perdón. Al final, fue absuelto con el apoyo también de algunos republicanos.

Tanto la justicia como los servicios de inteligencia estadounidenses han confirmado las interferencias del Kremlin, al igual que la investigación independiente del fiscal especial Robert S. Mueller. Lo que Mueller no halló son pruebas para acusar a Trump o su entorno de colusión con Rusia en esta estratagema.

Pelosi rompió la copia de la intervención del presidente en público, aún en la tribuna del Congreso, un gesto horrible. También señaló que, independientemente del veredicto, el republicano “está imputado políticamente para siempre, no importa lo que diga o los titulares que muestre”.

La estrategia de revancha que el magnate va a aplicar tras la esperada absolución, siempre ha estado presente en los cálculos de los demócratas a la hora de impulsar un proceso semejante. La dureza del combate finalizará el 3 de noviembre, y la sociedad aún más polarizada.

El impeachment, fue diseñado por los padres de la Constitución para poder destituir al presidente en caso de delitos o faltas graves, y no en función de intereses electorales ajenos al interés general del país al que representa.

Deja un comentario

El email no será público.