CSIF denuncia falta de seguridad en el Museo de Málaga - El Sol Digital
CSIF denuncia falta de seguridad en el Museo de Málaga

CSIF denuncia falta de seguridad en el Museo de Málaga

El sector de Administración General de la Junta de Andalucía (AGJA) de CSIF Málaga ha denunciado el riesgo en el que se encuentran las obras de arte expuestas en el Museo de Málaga debido a los descubiertos que se vienen produciendo desde hace meses en la plantilla de vigilantes y que provoca que haya salas sin supervisión física.

Según ha podido saber este sindicato, en la actualidad hay siete descubiertos entre el dispositivo de vigilantes de sala, lo que representa casi el 30 por ciento sobre un total de 24 efectivos. Esta situación se ha sostenido en el tiempo –varias de las bajas son de larga duración- sin que la Junta de Andalucía haya cubierto estas vacantes, lo que en palabras del responsable de AGJA en CSIF Málaga, David Delgado, denota una actitud “negligente” al comprometer la seguridad de las obras de arte.

Para poner de relieve la influencia de este déficit de personal de vigilancia simplemente hay que tener en cuenta que el edificio que acoge este espacio expositivo, con 18.000 metros cuadrados y cuatro plantas, es el quinto de España por superficie. “En la actualidad hay numerosas salas sin supervisar. O lo que es lo mismo, cualquier visitante puede subirse en una escultura o tocar un cuadro, como mal menor”, explica Delgado, que especifica que, “aunque a través del sistema de videovigilancia se pueda observar una conducta irresponsable, mientras los vigilantes que están en otras zonas acuden al lugar, los daños que se puedan causar serían irreparables”.

La dejación de la Administración autonómica para resolver esta situación se pone de manifiesto al comprobar que el silencio ha sido su única respuesta a los diversos escritos presentados por el comité de empresa para que atajara cuanto antes este problema. Uno de ellos se presentó ante la Delegación de Cultura, Turismo y Deporte el 3 de mayo del año pasado y estaba firmado por todo el comité de empresa. En él se detallaba la lista de descubiertos contabilizados en esos momentos y se advertía de “la necesidad de la total cobertura de las plazas indicadas […] para la correcta prestación de los servicios encomendados” sin sobrecargar a la plantilla y dejar de ofrecer una atención adecuada a los visitantes.

“Al no haber obtenido respuesta ni resolución favorable” a sus peticiones, el comité de empresa se vio obligado a presentar un nuevo escrito, con fecha del pasado 22 de enero de 2019, en el que se enumera una lista de vacantes aún mayor y para cuya cobertura se pide “prioridad” para la correcta prestación de los servicios. Dos meses después, la Administración autonómica tampoco ha contestado.

Para solventar este déficit constante de personal, se están derivando auxiliares de instituciones culturales a realizar estas labores de vigilancia durante turnos completos, lo que viola lo establecido en el VI Convenio Colectivo sobre las funciones de cada categoría laboral. Esta misma situación, que CSIF AGJA Málaga también critica, se reproduce cuando ordenanzas y conserjes realizan las sustituciones temporales de los descansos.

No obstante, este “parche” no evita que haya momentos en los que un único vigilante deba estar protegiendo las obras en dos o tres salas al mismo tiempo, algo que para el citado responsable de AGJA “implica un riesgo para la seguridad”.

Pero esta errática política de personal que la Junta de Andalucía lleva meses y meses desarrollando no se detiene en la categoría de vigilante de sala. En la actualidad, las dos encargadas de control y atención al público están de baja y sus vacantes no han sido cubiertas, a pesar de que en uno de los casos la ausencia por enfermedad es de larga duración. La situación se repite entre el colectivo de mantenimiento, con uno de los tres oficiales de primera que hay en el Museo está jubilado desde diciembre sin que haya sido reemplazado; mientras que uno de los dos oficiales de segunda recibió la incapacidad total por enfermedad desde hace un año y medio y no se ha contratado a nadie en su lugar.

Ante este panorama, CSIF AGJA Málaga exige a la Junta de Andalucía que respete la Relación de Puestos de Trabajo (RPT) que acordó para el Museo de Málaga, así como que acometa cuanto antes las contrataciones necesarias para incrementar la seguridad de las obras y acabar con la sobrecarga de trabajo que está sufriendo la plantilla, cuya implicación y profesionalidad posibilita que se esté ofreciendo una buena atención al público.

Deja un comentario

El email no será público.