Cultura ESD57

Cultura ESD57

VII encuentro de Ateneos de Andalucía

En el teatro Cervantes, y con un lleno absoluto, se celebró el pasado día 4 el VII encuentro de Ateneos de Andalucía con presencia de muchos ateneos de nuestra Comunidad. Presentado por Domi del Postigo, comenzó con la proyección de un vídeo titulado “Ateneo de Málaga. Cultura en Libertad” producido por Victoria Abón. Siguió con la intervención del alcalde de Málaga Francisco de la Torre, de la consejera de Cultura de la Junta de Andalucía, Rosa Aguilar, del presidente de la federación de ateneos de Andalucía Antonio Manuel Rodríguez y del presidente del Ateneo de Málaga Diego Rodríguez Vargas. A continuación fueron entregados los premios a los diversos ateneos andaluces por destacadas actividades.
Luego se entregaron los premios ateneístas de honor al Museo Picasso de Málaga, al Festival del Cine de Málaga, a los pintores Enrique Brinkmann y Jesús Gordillo, malagueño y sevillano,respectivamente, y a la actriz sevillana María Galiana. Todos los premiados agradecieron la distinción con sus palabras, algunas llenas de enjundia y contenido social. Para finalizar fue muy aplaudida la intervención de la cantante Argentina acompañada al piano por Paula Coronas.
Unos días antes, en concreto el 31 de mayo, se proyectó en el cine Albéniz el documental: “Ateneo: 50 años de cultura en libertad”, que glosa la media centuria de historia del Ateneo de Málaga. Realizado por el Centro Tecnológico de la Imagen de la Universidad de Málaga (CTI), ha sido dirigido por Fernando Arcas, vicepresidente del Ateneo. La proyección fue muy aplaudida.

Ciclistas, Animales… y otras cosas

Desde el 6 de junio hasta el próximo 30 de octubre en las salas del Museum podrá visitarse la exposición ‘Ciclistas, Animales y otras cosas…’ de Jorge Rando. Rando es uno de los máximos exponentes del neoexpresionismo internacional destacando por su magistral uso de la luz y el color.

La presente muestra acoge óleos de gran formato, acuarelas y dibujos para internarnos a través de sus pinceladas en la naturaleza y el mundo animal. La pintura de Rando es un canto a la Naturaleza que lo envuelve y es tamiz por el que se filtran percepciones, susurros y gritos con una expresividad pictórica bulliciosa y desbordante. En sus obras la imagen aparece con frecuencia semiborrada por manchas que cuestionan la información inicial y le otorgan nuevos significados, llegando a superar las fronteras entre la abstracción y la figuración, hasta el punto de que la abstracción ya no equivale a una negación de la representación. El espacio pictórico desestructura la realidad, la libera de su origen jerárquico confiriéndole agitación, impulso y participación al margen de la tradicional jerarquía fondo-figura. Se dan cita ciclistas que parecen paseantes del aire que confluyen con el paisaje y se encuentran con un camaleón, palomas, vacas e incluso una piara de cerdos. Recuerdos de caballos, caballos que ríen, palomas que alzan el vuelo, perros solitarios cuyo cuello se alza en busca de compañía.

Es un encuentro de animales humanizados, animales domésticos que han sido ‘liberados’ en plena naturaleza, libres de verjas, vallas y correas. Rando añora en cada cuadro un mundo percibido como testimonio del ser en el que la realidad y la verdad del arte se encuentren y nos recuerda siempre, que podemos y debemos aspirar a citarnos con la expresión que nos remita a la profundidad generosa de la naturaleza, como vía para hallar una verdad humana de la cual parecemos huir cada día más meticulosamente y con creciente desasosiego. El Museum Jorge Rando se presenta como La Sala de estar del Arte donde el visitante es invitado, con visitas guiadas sin necesidad de cita previa, sin horarios estipulados ni números mínimos de personas, una charla sin guiones es la manera en la que este Museo encuentra su forma de comunicar y acercar el Arte y la Cultura. La Sala de estar del Arte con música que rompe el imperialismo de la armonía, con un cine de luces y sombras, con un teatro de guiones que hablan de miedo y angustia, con coloquios sin tarima, con charlas literarias que nos obligan a buscar en nuestro interior, con un Atelier abierto de caballetes manchados, tubos retorcidos y lienzos en blanco para que los artistas dispongan de un estudio cuyas paredes susurran que el triunfo del pintor está en pintar.

La Deriva

Deja un comentario

El email no será público.