Dabo Consulting:"Queremos que Málaga sea el buque insignia de nuestro negocio" - El Sol Digital
Dabo Consulting:”Queremos que Málaga sea el buque insignia de nuestro negocio”

Dabo Consulting:”Queremos que Málaga sea el buque insignia de nuestro negocio”

En poco tiempo, Grupo Dabo Consulting se ha convertido en un referente en el ámbito de la asesoría a pymes y microempresas. Su campo de actuación son las normativas de obligado cumplimiento que afectan, entre otros, a la protección de datos, la seguridad alimentaria, el blanqueo de capitales, el comercio electrónico además de la formación laboral. Fundada en Antequera en 2008, la compañía ha creado una extensa red de oficinas comerciales repartidas por toda Andalucía y Valencia. Aunque ya mantenían un estrecho negocio con la ciudad de Málaga, en octubre de 2014, inauguraban oficina en la capital andaluza, un hecho que los confirmaba como un actor clave en la consultoría. Sus socios fundadores y responsables, Enrique Cubero y Juan Pedrosa, nos reciben en sus instalaciones de Calle Linaje, en pleno corazón comercial y financiero de Málaga. -¿Cómo nace Dabo Consulting y se hace grande en plena crisis? -Juan Pedrosa: Ambos somos licenciados en Administración y Dirección de Empresas. Trabajábamos como asesores financieros. En cuanto disminuyen las necesidades hipotecarias por la crisis, nos planteamos cambiar de actividad. Es entonces cuando damos el salto a la protección de datos aprovechando una nueva ley que surge en 2008. Y descubrimos que había un nicho importante de negocio. En poco tiempo, no sólo ofrecíamos la asesoría en esta materia sino que innovamos a la hora de distribuirla y fijar un precio. También nos orientamos a la micropyme, un lugar a donde no llegaban las grandes consultoras. -¿Pero acabaron incluyendo más productos? -Cierto. Rápidamente y siempre respondiendo a la demanda de los clientes. Incluimos seguridad alimentaria, industrial, blanqueo de capitales, comercio electrónico. En definitiva, todo lo que llamamos ‘normativa de obligado cumplimiento’. El gran problema que sufrían las asesorías tradicionales era la excesiva fragmentación de los proveedores. Había demasiados. Como resultado, las pequeñas empresas se volvían locas cuando pedían precios y reclamaban asesoramiento. Dabo Consulting les ofrecía todo en uno. Un proveedor único, el producto paquetizado y además, con precios ajustados. -¿Y para llegar a Málaga? -Enrique Cubero (EC): Antequera posee una ubicación perfecta como lugar logístico. Gracias al aumento de clientes y negocio en Málaga, nos vimos casi obligados a abrir esta oficina. Queremos que Málaga sea el buque insignia de nuestro negocio. Actualmente, disponemos de oficinas comerciales en Sevilla, Algeciras, Almería y Xátiva en Valencia. Precisamente, estamos potenciando la provincia levantina. Hemos encontrado un aliado interesado en comercializar nuestros productos y podemos expandir el negocio. De todas formas, no sólo abarcamos Andalucía sino también España gracias a nuestro equipo comercial. Podemos operar de forma remota. -Es curioso que entre sus servicios ofrezcan el blanqueo de capitales, con toda la que está cayendo… -JP: En realidad son medidas que la empresa debe implantar por ley. A nivel práctico, les permite protegerse de clientes o empresas que intenten el blanqueo de dinero y abusen de su confianza. Se sienten más seguras después de adoptar la normativa. -¿En qué basan su éxito? -EC y JP: La alta orientación al cliente, el saber escuchar. También un ‘mix’ que engloba los pilares del marketing: precios ajustados, la definición del producto, la buena distribución y la prestación de buenos servicios. -Habéis pasado en poco tiempo a manejar una amplia cartera de servicios. ¿No puede ser un lastre? -EC: Hemos salido a la calle a buscar talento. Podemos afirmar sin equivocarnos que contamos con personal muy cualificado en los distintos campos. Otro valor añadido es nuestra especialización en la pequeña empresa y a la que ofrecemos buenos precios. -JP: Desde 2008, han solicitado nuestros servicios un total de 26.000 clientes. Son el pilar que nos sustenta. -¿Cuáles son los productos o líneas de negocio con mayor potencial actualmente? -EC: Dentro de las ‘normativas de obligado cumplimiento’, todo lo relativo a los alérgenos. Y el principal cliente es la restauración de Málaga, un sector muy potente. Lo cierto es que todos quieren ponerse al día. En lo tocante a formación, estamos trabajando con intensidad la formación en el denominado ‘contrato para la formación y aprendizaje’. Impartimos hasta 60 ocupaciones. Las categorías con mayor demanda están relacionadas con la restauración y el comercio. Camareros, cocineros y dependientes son las profesiones con más alumnos. Es un modelo de prácticas en los que la empresa puede ahorrarse hasta un cien por cien de los seguros sociales sin perjuicio para el trabajador. -¿En qué sectores están más expuestas las micropymes o dónde queda todavía por hacer? -JP y EC: Aunque la protección de datos es el buque insignia, vemos que todavía falta conciencia para implantarla. A menudo, se aplican las condiciones básicas pero no se va más allá. Echamos en falta mayor esfuerzo. Es un nicho donde hay mucho por hacer. Como contrapartida, la restauración se ha puesto las pilas en seguridad alimentaria. También es cierto que existe una mayor cultura de imagen porque son servicios que están a la vista del público. Además, los clientes son ahora muy exigentes. -¿Cómo se crece de forma saludable en los últimos estertores de la crisis? -Pues sacrificando ingresos a corto plazo y reinvirtiéndolo en la propia empresa. Hay productos que son menos rentables y, no por ello, dejamos de ofrecerlos. Nuestra preocupación siempre atañe a la seguridad del cliente. Estamos notando un ligero crecimiento de la demanda interna. Y las empresas se están animando a contratar más producto. En nuestro caso, encadenamos dos ejercicios con crecimientos superiores al 50 por ciento. Si todo marcha como esperamos, pasaremos de 8,2 millones a 11,2 millones de facturación al cierre de 2015.

Deja un comentario

El email no será público.