David Báez, director técnico de A Bonfire of Souls Studio: “Gracias a la realidad aumentada puedes, por ejemplo, ver la historia, casi tocarla” - El Sol Digital
David Báez, director técnico de A Bonfire of Souls Studio: “Gracias a la realidad aumentada puedes, por ejemplo, ver la historia, casi tocarla”David Báez, director Técnico de ‘A Bonfire of Souls Studio’

David Báez, director técnico de A Bonfire of Souls Studio: “Gracias a la realidad aumentada puedes, por ejemplo, ver la historia, casi tocarla”

Juan A. Gómez – David Báez de Burgos es el director técnico del estudio A Bonfire of Souls, una empresa emergente dedicada a la creación de videojuegos, apps para móviles y entornos de realidad virtual (RV).  Las aplicaciones interactivas que utilizan gafas de visión en 3D son infinitas y abarcan amplios sectores que incluyen el sanitario, el educativo, el industrial, etc. El pasado año, la industria del videojuego en España facturó 1.350 millones de euros, un 12 por ciento más, lo que da idea de la verdadera dimensión de este sector.

En 2016, Báez de Burgos, Álvaro Anaya y el profesor de la Universidad de Málaga (UMA), Antonio Fernández Leiva, fundan A Bonfire of Souls Studio. Ese mismo año, se alzan con el Premio Spin Off de la UMA. La enseña también imparte formación y, de hecho, colaboran con la Cátedra Estratégica de Videojuegos, Gamificación y Juegos Serios. Para ello, cuentan con un aula en el Polo de Contenidos Digitales de Málaga si bien mantienen su sede en el edificio The Green Ray del PTA.

¿A qué se dedica, fundamentalmente, A Bonfire of Souls Studio?

Principalmente, al diseño y creación de videojuegos, apps para smartphones y tables, y entornos de experiencia interactiva. Partiendo de eso, realizamos proyectos propios, a terceros y experiencias de realidad virtual (RV). Precisamente, en este ámbito, las aplicaciones son amplísimas. Piense en sectores como el industrial, sanitario, educativo o cultural.

Estamos realizando un proyecto para Rancho Limón, una sociedad de conservación que hay en el Valle del Guadalhorce. La idea es que las visitas sean más experienciales por lo que hemos insertado códigos AR en objetos que los escolares encuentran durante el recorrido. Tan solo tienen que hacer una foto y aparecen contenidos interactivos. Estos van desde información sobre cómo hacer tu propio huerto, cómo reciclar, hasta contenidos interactivos o minijuegos.

Pero, háblenos un poco más de su desarrollo principal, los videojuegos

Pues el pasado julio, estrenamos para la plataforma PlayStation 4 Wizard Tourney, la última entrega de nuestra factoría. Se trata de un party game (para fiestas con amigos, multijugador) que plantea pruebas rápidas. Todos se pelean por ser el mejor mago del mundo.  Anteriormente, hemos desarrollado Quest to Aztlan y Anima.

Y Steam Punk, ¿también es un videojuego?

No, aunque a primera vista pueda dar esa impresión. Es una demo técnica que muestra al cliente la potencia 3D que puede alcanzar nuestra empresa. Realmente, sus aplicaciones son enormes. Imagínese que visita un museo y cuando llega a la vitrina donde están las cerámicas se ajusta unas gafas virtuales y ve cómo era la alfarería en tiempos antiguos incluso cómo hacían esos recipientes. Esto se denomina realidad aumentada y, gracias a ella, puede ver la historia, casi tocarla. De aquí a diez años, las escuelas usarán esta tecnología casi a diario.

También impartís formación, ¿no es cierto?

Formamos en tres ámbitos. En primer lugar, Gamia es un aula para introducir a los adolescentes de entre 14 y 17 años en la programación. Por su parte, Gamedev Academy, está enfocada a universitarios. Son cursos intensivos y para cualquier bolsillo. Por último, participamos con profesorado propio en el Máster Universitario en Creación de Videojuegos.

¿Cómo nace A Bonfire Souls of Studio?

Pues Álvaro Anaya y yo, ingresamos en la primera edición del máster que he mencionado, en la Universidad de Málaga. El trabajo final consistía en crear una empresa ficticia especializada en videojuegos. Mientras estábamos diseñando un juego de misterio y sombras juntamos varias palabras en inglés y surgió ‘A Bonfire Souls of Studio’. Uno de los profesores de la UMA, Antonio J. Fernández Leiva, se interesó por nosotros, vio nuestro potencial y decidió asociarse. Hacía tiempo que le rondaba la idea de crear una empresa de videojuegos.

El proyecto, como tal, nace en 2016 cuando ganamos el Premio Spin Off de la UMA. Gracias al galardón, estuvimos incubados un año en Link by UMA. A finales de 2017, nos trasladamos al edificio The Green Ray. A día de hoy, la oficina se nos está ha quedado pequeña.

David Báez
El equipo de ‘A Bonfire of Souls Studio’ en The Green Ray

¿En qué sectores os movéis?, me refiero a las potencialidades de vuestro producto.

Al margen del gaming, las posibilidades son inmensas.  Desde el educativo pasando por el cultural, médico, industrial, o cualquiera que incluya procesos de fabricación y necesidad de visualizarlos. Fíjese que uno de nuestros últimos trabajos consistió en diseñar un entorno 3d que mostrara cómo los dientes van reposicionando cuando se utiliza una ortodoncia. Nuestro cliente era una conocida clínica dental. Piense también en la simulación de una operación a corazón de corazón abierto para estudiantes de Medicina.

¿Qué premios habéis obtenido?

El ‘Junior Award 2016’ que concede el IMFE del Ayuntamiento de Málaga y el ‘Premio Nacional de Juegos Indie de Málaga Hoy’, donde quedamos terceros.

¿Cómo ves, en general, al sector del videojuego en Andalucía y España?

Pues la verdad es que reciben muy pocas ayudas si lo comparamos con otras industrias como el cine o la música, y factura más que los dos juntos.

En Andalucía, hay mucha gente haciendo videojuegos, pero si me pregunta por equipos que lo estén haciendo a nivel empresarial, pocos. Realmente, es muy complicado.

Y si hay demanda y talento ¿por qué no surgen más empresas dedicadas al gaming?

Para empezar, en Andalucía necesitas músculo financiero, sobre todo, en el momento inicial. Si no tienes ingresos inmediatos, no puedes pagar al equipo que se requiere. Luego, hay que conseguir repercusión mediática para poder competir con los grandes. Entiéndame, un buen videojuego es un proyecto gordo que implica un gran equipo. Hay que contratar programadores, modeladores en 3D, guionistas, diseñadores de gaming, músicos, fotógrafos, especialistas de sonido, dibujantes y, si quieres ajustarte bien a un momento histórico concreto, pues un historiador.  Como ve, plantea riesgo. Y el inversor siempre teme que el gasto no retorne porque el producto sea poco visible.  Le pongo un ejemplo: los videojuegos ‘triple A’ son auténticas películas que manejan enormes presupuestos.

¿Y cómo estamos de talento en la Comunidad?

Pues la verdad que bien. Y, en Málaga, hay bastante. Dentro de la provincia, destaca la empresa Pixelatto que se ha dado a conocer con su juego indie ‘Reventure’. Ha logrado una enorme repercusión gracias a los youtubers. En Sevilla, tenemos a The Game Kitchen y su juego ‘Blasphemous’, cuya novedad es que está inspirado en la parte más oscura del folclore regional y sevillano. Dentro del Polo Digital, pues subrayar a la sevillana Genera Games, una firma ya consolidada.

Entonces, ¿qué se puede mejorar para estimular a esta industria?

El impulso inicial es el momento crítico para cualquier empresa que se dedique a los videojuegos o al diseño 3D. Sería bueno que los inversores privados prestaran más atención a esta industria. España es el mayor consumidor de videojuegos de Europa, sin embargo, estamos muy rezagados en cuanto a desarrollo.

La inversión es el talón de Aquiles de cualquier desarrollo, ¿no es cierto?

Si tuvieran más respaldo, las empresas de la región podrían realizar proyectos de mayor envergadura y atractivos de cara a los posibles inversores y, también, al público.

En el sector Tic, los empresarios echan en falta profesionales formados y con experiencia. ¿Ocurre lo mismo en el mundo del gaming?

Ves muchos programadores generalistas si bien pocos especializados en realidad virtual o 3D.

Entonces, hay que desterrar la idea del programador picando código, ¿verdad?

Totalmente (sonríe). Como le dije, un buen juego requiere una plantilla de gente que vienen de muchas disciplinas. Incluso necesitas psicólogo infantil cuando haces un juego pedagógico para niños y quieres saber cómo piensan. 

Deja un comentario

El email no será público.