“De momento no es rentable hacer libros digitales en España”

“De momento no es rentable hacer libros digitales en España”

Francisco Argüelles, director gerente de la Editorial Arguval

Maite Díaz Torres

Francisco Argüelles, director gerente de la Editorial Arguval es granadino de nacimiento, aunque llegó a Málaga poco después de hacer el servicio militar y al cabo de un tiempo fundó la editorial Arguval junto con su hermano Antonio Argüelles y su socio, Juan Valderramajunto. El primer libro que se editó en Arguval en el año 1983 fue: Derechos Humanos, Contitución Española, Estatuto Andalucía. Libro que difunde tres leyes fundamentales para la convivencia del que se han hecho ya 40 ediciones y que Argüelles ve como “la esencia de la editorial”.

Arguval fue de las primeras editoriales privadas que existieron en Málaga y hoy, más de 30 años después y habiéndose implantado en toda España e Hispanoamérica, sigue siendo una de las más significativas. Francisco Argüelles nos explica los detalles de una editora que tiene éxito aún en los tiempos del libro digital.

-¿Cómo fue el principio de editorial Arguval?
El problema que hay en lAl principio editábamos sobre todo libros de Málaga. La colección Alcazaba donde está la historia de Málaga, que ya lleva más de 30 títulos. Después de un tiempo, hacia el año 1995 empezamos a editar temas generales que podían salir fuera de Málaga. Sacamos las guías de conversación, que ha sido nuestra colección bandera. En una segunda etapa decidimos diversificar la empresa hacia la papelería informal y hoy esa parte de nuestra editorial ha crecido tanto que ha superado a la edición, ya se vende más papelería que libro y así hemos superado los últimos años, que han sido muy malos para la venta de libros.

-¿Cómo habéis conseguido ser líderes en lengua española en España y Suramérica?
Esto ha sido precisamente gracias a las guías de conversación. Llevamos 60 o 70 ediciones de algunos de los libros de esta colección, en Málaga nunca se han hecho ediciones tan largas de libros de ese tipo. Todo comenzó porque empezamos a distribuir unas guías de una editorial y cuando ya las teníamos introducidas nos quitaron la distribución, por lo que decidimos editar nosotros y nos hicimos amos del mercado hasta ahora, que somos los líderes en este tipo de guías. Tenemos publicadas más de 20 lenguas. Hemos hecho incluso otra edición con un formato diferente para hacerlos la competencia a nosotros mismos.

-¿Cómo disteis el salto al extranjero?
Como he sido presidente del Gremio de Editores de Andalucía durante ocho años, tenía que viajar a América. Por eso, cuando empezamos a editar libros que tenían aceptación en ese país decidimos expandirnos y hoy en día estamos implantados prácticamente en toda Suramérica y Centroamérica. También vendemos algunos en EEUU. En marzo vamos con una misión comercial a Checoslovaquia y a Polonia. En estos países, como tenemos el problema de la lengua vamos a vender derechos para que ellos lo traduzcan.

-El 90 por ciento de vuestros autores son andaluces. ¿Qué diferencia la literatura andaluza?
El 70 u 80 por cierto de nuestros autores son profesores de la Universidad de Málaga. En Andalucía tenemos un carácter que infundimos a todo lo que hacemos. Nuestra frescura y naturalidad se ven en los libros.

-¿Libro digital o en papel?
Papel de momento. Yo comprendo que algún día el libro digital llegará, pero la verdad es que de momento el libro digital es una ruina para los editores porque en España hay una ley de propiedad intelectual que no se respeta.
Mientras eso no se solucione, de momento no es rentable hacer libros digitales en España. Nosotros tenemos más de 50 libros digitales puestos en la plataforma, pero se venden muy poco. En España hay mucho pirata y hasta que no se conciencien de que quien se descarga un libro se está apropiando de algo que no es suyo no hay nada que hacer.

En otros países como Alemania o Francia pueden meter en la cárcel a alguien por descargarse un libro. Aquí se hizo la ley de propiedad intelectual que está bien, pero habría que hacer el desarrollo de la normativa para perseguirlo.

-¿En Málaga se respetan los derechos de autor?
Hay algunas universidades que respetan, pero desgraciadamente con la Universidad de Málaga se ha tenido un serio problema. Estamos de litigios desde CEDRO (Centro Español de Derechos Reprográficos) porque no se respetan los derechos de autor. La antigua rectora no quiso firmar ningún acuerdo con CEDRO.

Deja un comentario

El email no será público.