Depuración de aguas en la provincia de Málaga

Carlos Ramirez Sánchez-Maroto
Abogado

 

La depuración de las aguas constituye un asunto prioritario para la supervivencia turística de la provincia, además de una obligación de sostenibilidad ambiental que debe garantizar el futuro de tal actividad.

 

Para una provincia cuyo motor es el turismo de sol y playa y cuya imagen es la Costa y su entorno natural, es prioritario el objetivo de la eliminación de los vertidos y la depuración total de las aguas que desembocan en el Mediterráneo.

 

En noviembre de 2011, el Consejo de Gobierno había aprobado los planes hidrológicos de las cuencas intracomunitarias de Andalucía (Mediterránea, Guadalete-Barbate y Tinto-Odiel-Piedras), que recogen una inversión global de 8.073 millones de euros hasta el año 2027 para incrementar los recursos hídricos disponibles, mejorar su calidad, economizar su empleo y ajustarlos a las futuras demandas. La nueva planificación prevé el desarrollo de 829 proyectos en un territorio de 28.662 kilómetros cuadrados, que supone el 36,4% de la superficie total de Andalucía y concentra el 45,9% de su población. De la inversión total prevista, la Junta de Andalucía aportará 4.680 millones de euros, la Administración central 2.223 millones y la empresa estatal Acuamed 1.168 millones.

 

Para conseguir estos objetivos, se expresaba en la prensa que se prestará especial atención a los proyectos de modernización de regadíos y de incremento de recursos por desalación de aguas marinas y reutilización de depuradas. Los primeros, centrados en el ahorro, reducirán las necesidades de riego desde 981,9 a 851,8 hm3. Por su parte, las nuevas desaladoras aportarán 243,9 hm3 en 2027, frente a los 23,3 actuales, mientras que la reutilización de aguas pasará de 21 a 158,4 hm3. Más de la mitad de los 5.100 millones de euros consignados para la Cuenca Mediterránea, que incluye la provincia de Málaga, se emplearían en proyectos para ajustar los recursos a la demanda y el resto en medidas contra la contaminación (17% del gasto), recuperación ambiental (10%), defensa frente a las avenidas y sequías (14%) y mejora del conocimiento del medio hídrico (4%).

 

Hace ya dos años, en algunos medios de comunicación digitales, el día 16 de abril de 2013 se podía leer: “Málaga se aleja del vertido cero pese a los 30 millones cobrados para obras. De las 47 actuaciones fijadas como prioritarias para completar el saneamiento de las aguas de la provincia únicamente han salido a concurso cinco”.

 

Por esas mismas fechas, se conocía un informe exhaustivo, llevado a cabo por el Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de Andalucía que, después de analizar las carencias de cada una de las comarcas, advertía que “aún hay 42 municipios que no depuran sus aguas residuales, a pesar de que desde 2011 la Junta de Andalucía cobra un canon del agua a través de las empresas de abastecimiento municipales para poder ejecutar este tipo de infraestructuras. Y resumía que la Junta de Andalucía ha cobrado ya casi 28’5 millones con el canon del agua a los malagueños en 2011 y 2012 para obras de depuración y saneamiento no ejecutadas”. Se incidía en lo siguiente:

  • De las 47 obras para Málaga declaradas de interés por la Comunidad a financiar con el Canon Autonómico para cumplir en 2015 con el vertido cero no se ha comenzado ninguna, sólo se han licitado y adjudicado cinco.
  • Existen 42 municipios sin depuración en ninguno de sus núcleos de población y hasta 41 EDARs de las 54 de la provincia presentan alguna deficiencia, siete de las cuales están abandonadas y una no funciona tras los graves daños ocasionados por las lluvias a final del pasado año.
  • Los Ingenieros aseguran que la excusa de la crisis a la que alude la Junta de Andalucía para no iniciar ninguna de estas obras resulta vacía cuando han recaudado casi 30 millones que sólo pueden destinarse a su ejecución.

 

Así en ese año 2013, además de los 42 municipios malagueños que aún siguen sin depuración en ninguno de sus núcleos de población, hay otras 41 plantas depuradoras -de las 54 en total construidas en la provincia- que presentan alguna deficiencia, es decir, funcionan mal o simplemente no funcionan. Según el informe, siete de las cuales están abandonadas y fuera de servicio por los graves daños que sufrieron en las inundaciones del año pasado, como es el caso de Almáchar, Almogía, Cañete la Real, Cuevas Bajas, Riogordo, Valle de Abdalajís y Villanueva del Trabuco.

 

Pero ¿qué se ha hecho para qué se cumpla por la Junta de Andalucía la fecha límite de 2015 marcada por la Unión Europea? ¿De las 47 obras planificadas como prioritarias para alcanzar el objetivo del vertido cero, el Gobierno andaluz las ha finalizado? ¿Se ha hecho uso del dinero del canon especial? ¿Se ha actuado para evitar el daño medioambiental y, de paso, también las sanciones de Bruselas?

 

El procedimiento de elaboración, aprobación y publicación del Plan Hidrológico de la Demarcación de las Cuencas Mediterráneas Andaluzas se ha realizado con gran retraso respecto del calendario establecido por la Directiva marco del agua, y la aprobación de estos planes hidrológicos por parte del Consejo de Gobierno tiene carácter inicial, ya que la definitiva corresponderá al Gobierno central mediante Real Decreto, de acuerdo con lo establecido por la normativa básica de aguas por Real Decreto 1331/2012, de 14 de septiembre, por el que se aprueba el Plan Hidrológico de la Demarcación Hidrográfica de las Cuencas Mediterráneas Andaluzas.

 

En cuanto a la justificación del retraso de la Junta de Andalucía en la publicación del plan no parece que haya una complejidad que no pueda resolverse en nueve años, actuando con rigor y cumpliendo los plazos. Recuérdese que el Tribunal de Justicia ha declarado en repetidas ocasiones que un Estado miembro no puede alegar disposiciones, prácticas ni circunstancias de su ordenamiento jurídico interno para justificar el incumplimiento de las obligaciones y plazos establecidos por una Directiva.

 

El saneamiento integral de la Costa del Sol puede estar culminado definitivamente en junio del próximo 2016, pues las obras de la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de Nerja, la única pendiente en el litoral malagueño, va cumpliendo los plazos para que esté finalizada a últimos de este año. Respecto al interior de la provincia, si bien hubo un acuerdo para la construcción de estas 17 depuradoras, en el año 2010 entre la Junta de Andalucía y el Gobierno, por el que el Ministerio de Medio Ambiente asumía su construcción, pese a ser competencia autonómica, no fue hasta junio de 2013 cuando se firmó un convenio de colaboración con la Diputación para retomar la inversión, que beneficiaría a 17 localidades del Valle del Genil.

 

Con todo, se acredita que la colaboración interinstitucional entre las distintas Administraciones Públicas, en un tema esencial para la provincia, es un camino en el que aún hay mucho que mejorar por el bien de los ciudadanos, a los que deben servir estas Administraciones con eficacia y eficiencia por el interés general.

Deja un comentario

El email no será público.