Desarrollo y Minería Carlos Ramírez. Abogado - El Sol Digital
Desarrollo y Minería Carlos Ramírez. Abogado

Desarrollo y Minería Carlos Ramírez. Abogado

Bruselas ultima la creación de un fondo para la reconversión de las zonas carboneras de la Unión Europea que se verán afectadas por la transición hacia una economía libre de combustibles fósiles. El fondo y la estrategia de “transición justa” están llamados a ser piezas clave del New Green Deal, el gran programa verde que la Comisión pretende poner en marcha en los 100 primeros días de su mandato, que arrancó el 1 de diciembre.

Los socios de la UE siguen pugnando por fijar 2050 como el año del fin de los combustibles fósiles. Existe una amplia mayoría que respalda esa meta, que también comparte la Comisión y que supondría que Europa se sitúe en el grupo más ambicioso de los firmantes del Acuerdo de París.

El Joint Research Centre (JRC), órgano científico asesor de la Comisión europea, estima que dos tercios de los puestos de trabajo ligados al carbón —en las minas y las centrales— desaparecerán de aquí a 2030. Eso supone la pérdida de 160.000 empleos en la próxima década. Polonia —que actualmente acumula 112.500 empleos en este sector y genera el 80 por ciento de su electricidad con carbón— será la gran afectada por esta transición en la UE.

Según el texto, el fondo formará parte de una iniciativa mayor que espera movilizar hasta 35.000 millones de euros en el periodo 2021-2027 mediante dos pilares. En primer lugar, la Comisión quiere crear un paquete de 15.000 millones procedentes de ese nuevo mecanismo de fondos ya existentes, como el de Desarrollo Regional o el Social y del bolsillo de los países beneficiarios, que deberán cofinanciar los proyectos. Los otros 20.000 millones llegarían de la movilización de recursos por parte de InvestEU.

El documento fija los criterios para elegir las zonas a las que van a ir esos recursos, que tendrían en cuenta los datos de empleo, la intensidad de carbono o la producción de turba. Partiendo de esos parámetros, hasta 50 regiones de 18 países podrían obtener recursos.

Los más beneficiados serían Polonia (diez áreas), Alemania (ocho), España (seis), Grecia (cinco) e Italia (cuatro), pero también República Checa, Rumania, Bélgica, Francia o los Países Bajos podrían optar a esos fondos.

Un dictamen del Comité de las Regiones de octubre pedía que esos fondos “se asignen directamente a las regiones en las que están situadas esas minas” y desde la política de cohesión, pero sin hacer uso de otros recursos ya existentes.

El cierre de las minas ha desencadenado también el cierre de las centrales eléctricas que queman este mineral nacional, que se producirá durante los próximos meses. Además, también se está precipitando la clausura de otras centrales que quemaban carbón de fuera de España por el alza del precio de los derechos de emisión de CO2 que tienen que comprar para operar.

Bruselas plantea, entre otras cuestiones, que el 80 por ciento de la electricidad provenga de renovables en 2050 o utilizar la fiscalidad para luchar contra las tecnologías más sucias. A cambio, la Comisión defiende los beneficios económicos de esta transición para la UE.

En otra parte del mundo los efectos de la minería han desestabilizado democracias y regímenes. Los estallidos sociales han caracterizaron a buena parte de los países de Suramérica durante la segunda mitad del año 2019.

La inestabilidad no afectó a todos por igual sino que se concentró en los países como Ecuador, Chile, Perú, Colombia y Bolivia que presentan economías muy ligadas a la explotación y venta de petróleo, carbón, cobre o minerales como el zinc y el estaño.

La caída de los precios internacionales, en muchos casos directamente ligados con la guerra comercial entre EEUU y China, dejó a esos sectores en una situación de vulnerabilidad, justo a tiempo para abonar el descontento social por medidas de los diferentes gobiernos.

Las protestas en Ecuador se desataron a comienzos de octubre, luego de que el Gobierno anunciara la eliminación de los subsidios a los combustibles, lo que disparó el precio al público e inició el descontento popular.

En mayo de 2019, la producción de cobre en ese país había disminuido un 5,1 por ciento en el primer trimestre de 2019, al compararlo con el mismo período de 2018. Según la Comisión Chilena del Cobre (Cochilco), las intensas lluvias registradas en el norte del país habían perjudicado la actividad de las principales mineras, que no pudieron operar normalmente.

En julio, la Cochilco debió ajustar a la baja sus proyecciones sobre la evolución del precio del cobre para 2019, pasando de una expectativa de 3,05 dólares a 2,81 dólares la libra. El organismo también redujo su previsión sobre el precio del cobre para 2020, bajando de 3,08 a 2,90 dólares la libra.

Después de 24 días de crisis política y social, la mayor desde que finalizara la dictadura militar en 1990, el Gobierno chileno de Sebastián Piñera se ha abierto a cambiar la Constitución de 1980 heredada de Augusto Pinochet, así de hacerse realidad será la primera vez en la historia que Chile tendrá una Constitución discutida en democracia.

En la población chilena existe una dualidad. Por una parte, reconoce el tremendo progreso que ha tenido Chile en los últimos 30 años, que pasó de ser uno de los países de mayor pobreza de la región a tener  los mejores ingresos pero, por otro lado, existe una sensación de malestar porque las expectativas de las personas han crecido con mayor rapidez que los ingresos. La ciudadanía pide una mejoría de los servicios públicos y mayor acceso al bienestar de un país de ingresos medios-altos.

Colombia, también atraviesa un momento complejo para su industria minera. El último informe de indicadores coyunturales del Departamento de Administrativo Nacional de Estadística (DANE) reporta que las exportaciones colombianas del rubro ‘Combustibles y producción de industrias extractivas’ tuvieron una caída del 8,2 por ciento entre enero y septiembre de 2019 con respecto al mismo lapso de 2018.

La Asociación Colombiana de Minería advirtió que en el primer semestre de 2019 se registró un descenso en la producción de carbón, oro, níquel, cobre y esmeraldas. La preocupación se centra especialmente en el carbón, uno de los principales rubros de exportación del país suramericano, que experimentó una reducción en la producción del 6,8 por ciento.

Antes de la crisis política que derivó en la salida forzada del presidente Evo Morales, y a pesar de contar con varios de los mejores indicadores macroeconómicos de la región, la economía de Bolivia debió enfrentar problemas en el precio de sus minerales.

Un menor consumo del gigante asiático afectó los precios internacionales de minerales como el zinc y el estaño, de los principales productos del sector minero boliviano. El estaño experimentó una baja del 21 por ciento en su precio entre marzo y agosto de 2019 mientras el zinc cayó en picado en entre julio y agosto, llegando incluso a sufrir una caída de 8 por ciento en tan solo una semana, de acuerdo a datos de la Fundación Milenio.

Mas al norte, en EE. UU., hay una gran división de fondo entre los precandidatos demócratas a las elecciones presidenciales de 2020. Los aspirantes a la candidatura demócrata condenan la conducta del presidente, solo eso les une. Trump maniobró para que Ucrania investigase al hijo del candidato Biden, asunto que ha desembocado en este juicio en el Congreso al presidente.

Sobre sanidad, el plan estrella de la campaña, defiende un sistema público y universal, eliminando la mayor parte de los seguros privados, que se traduciría en un aumento de 20,5 billones de dólares en gasto público en una década que promete pagar sin subir un solo céntimo los impuestos a las clases medias. El grueso de los precandidatos demócratas apoya ofrecer una cobertura sanitaria pública general

La doctrina de la candidata Warren, aunque se aleja del socialismo de Sanders, otorga al Gobierno un grado de intervención que en Estados Unidos roza el sacrilegio.

Warren, a diferencia de Sanders, asegura que su Medicare for all (seguro médico para todos) no supondría más presión para las clases medias. Warren, exprofesora de Derecho en Harvard y experta en legislación sobre bancarrotas, se ganó buena reputación a nivel nacional por su papel de asesora en la debacle financiera. Entre sus logros figura la creación de la Oficina de Protección del Consumidor Financiero.

Es difícil imaginar que un plan así lograse apoyo suficiente entre los republicanos para salir adelante, si estos conservan la mayoría en el Senado. Y menos aún que Warren sea capaz de ganarle las elecciones a Trump.

Deja un comentario

El email no será público.