“Durante el siglo XVI, los mejores cartógrafos de Europa trabajaban en la Casa de Contratación de Sevilla” - El Sol Digital
“Durante el siglo XVI, los mejores cartógrafos de Europa trabajaban en la Casa de Contratación de Sevilla” María Belén Zayas, doctora en Geografía por la UMA y representante en Málaga de la SGE

“Durante el siglo XVI, los mejores cartógrafos de Europa trabajaban en la Casa de Contratación de Sevilla”

Juan A. Gómez. María Belén Zayas es doctora en Geografía y especialista en Paisaje por la Universidad de Málaga (UMA). También es miembro de la Sociedad Geográfica Española. Junto a varios profesores del departamento de Geografía comienza a desarrollar actividades extraacadémicas en la facultad de Filosofía y Letras. “Ante la gran receptividad de alumnos y docentes”, todo va a más. Con el tiempo, el centro se les queda pequeño. A este núcleo inicial, se van sumando compañeros de otras facultades, profesionales y amigos. La idea de este colectivo consiste en llevar a la calle la cultura geográfica y el mundo de la exploración. Pronto se les une Cuqui Bravo y Juanjo Fernández de ‘Mapas&Cía’, quienes convierten la librería en el cuartel general de este grupo de divulgadores. Dicha iniciativa cristaliza en noviembre de 2015 cuando la Sociedad Geográfica Española (SGE) firma con ellos un acuerdo de colaboración. Un acto que significaba, de facto, reconocerles como la primera sede de la institución fuera de Madrid. No le gusta el cargo de presidenta de la sede en Málaga y prefiere ser “la representante de la SGE”.

¿Cómo surge esta idea tan bonita y el flechazo con la Sociedad Geográfica Española?

Pues realizábamos actividades culturales relacionadas con la Geografía en la Facultad de Filosofía y Letras. Cuando podíamos, traíamos a escritores e investigadores de prestigio. Pronto descubrimos que calaba entre estudiantes y amigos. Éramos varios profesores y nos gustaba la labor divulgativa. Lo hacíamos ‘por amor al arte’. Barruntamos hacer una sociedad geográfica para darle cierto cuerpo a esta iniciativa. Y nos preguntamos, ¿por qué no llevarlo a la ciudad?, ¿por qué no imitar a las reales sociedades de finales del XIX? Me gustaría citar en este núcleo inicial a Jesús Vías, Enrique Navarro, Alfonso Sánchez y Matías Mérida. El siguiente paso fue extendernos a la ciudad y no pudimos tener mejores compañeros que Cuqui Bravo y Juanjo Fernández, propietarios de la librería ‘Mapas y Compañía’.

¿Por qué elegisteis la Sociedad Geográfica Nacional?

Buscábamos el paraguas de una sociedad que combinara el mundo académico y la faceta divulgativa. La Sociedad Geográfica Nacional es relativamente joven pues surge en 1997. Nació con el propósito de revitalizar esa idea romántica tan característica del XIX que impulsaba los grandes viajes, las exploraciones y la difusión del saber científico. Eso nos atrajo mucho. Era una lástima que todas sus actividades se realizaran en Madrid y buscábamos la manera de hacer cosas en Málaga.

¿Cuándo os convertís en su delegación en Málaga?

Somos pioneros ya que en Barcelona se desarrollaban actividades, aunque de forma muy puntual. Contar con una sede física en Mapas y Compañía fue determinante en la decisión de la Sociedad Geográfica Española (SGE). En junio de 2015, se firmó un acuerdo de colaboración por el que nos convertíamos en su delegación de Málaga. Meses después, tenía lugar la puesta de largo de la sede. Acudió, en nombre de la SGE, su Secretaria General, Lola Escudero; el paleoantropólogo Juan Luis Arsuaga, miembro de la junta directiva; además del explorador polar y socio, Ramón Larramendi.  Posteriormente, tuvimos el apoyo inestimable del Hotel Vincci Posada del Patio quien nos cedió sus salones y se ha volcado con nosotros. Ahora, otras provincias quieren replicar nuestro modelo y abrir nuevas sedes.

María Belén Zayas
María Belén Zayas y Juan Vías, profesores de la UMA y miembros de la SGE

¿Cuál ha sido el papel del Hotel Vincci Posada del Patio?

Junto a Mapas y Compañía, ha sido el pilar fundamental de la sede en Málaga. No en vano, transformaron su biblioteca y la convirtieron en la ‘Biblioteca de los Exploradores’. Todos los primeros miércoles de cada mes nos reunimos allí para celebrar la reunión de los socios. También han colaborado con nosotros La Térmica, el Museo de la Música y School Training.

¿Cuáles son las principales actividades que desarrolla la sede de Málaga?

Pues presentaciones de libros, atlas, realizamos tertulias viajeras, excursiones, impartimos conferencias con invitados de prestigio. Contamos con un Club de Lectura y queremos retomar el cine viajero.

¿Quiénes han pasado por Málaga dentro de vuestro calendario de actividades?

Pues Ramón Larramendi, explorador polar; el periodista Pedro Páramo; el paleoantropólogo, Juan Luis Arzuaga; la escritora y periodista, Cristina Montó; el egiptólogo José Manuel Galán; el arqueólogo y espeleólogo, Sergio García-Dils; el geógrafo, escritor y alpinista, Eduardo Martínez Pisón, etc. También hemos traído a mujeres muy destacadas en el mundo de la exploración como Cristina Spínola, Ana Palencia o la egiptóloga Myriam Seco.

Durante el siglo XVI, España dominó la exploración marina. Sin embargo, los documentales, películas y libros insisten en el legado anglosajón y esquivan este periodo para hacer hincapié en los siglos XVIII y XIX. ¿A qué lo atribuye?

Tuvimos un pasado magnífico durante el siglo XVI en cuanto a exploración. Pero no solo nosotros sino también los portugueses. Quizás, en aquella época carecíamos de los medios de difusión que tenemos hoy y parece más lejano en el tiempo. Por otro lado, hemos heredado un poco del pesimismo histórico iniciado por la Generación del 98 tras el desastre de Cuba.

¿Y se puede hacer algo para remediarlo?

Recientemente, la Sociedad Geográfica Española editaba el Atlas de los Exploradores Españoles. Se trata de una obra donde se reconoce la labor de exploración y difusión del conocimiento geográfico no solo de América sino de nuestro periplo por todo el globo.

Tenemos que reivindicar el siglo XVI. Durante su primera mitad, los mejores cartógrafos de Europa trabajaban en la Casa de Contratación de Indias en Sevilla. Para que entienda la verdadera importancia de la exploración, sepa que las cartas náuticas se custodiaban en el Padrón Real (gestionaba los mapas) bajo llave y muy vigiladas. Era una cuestión de estado porque España estaba descubriendo el mundo y sus recursos.

¿Cree que la gesta de Magallanes y Elcano está teniendo el reconocimiento que se merece?

La verdad es que sí. Tanto las administraciones como los museos, investigadores y académicos están haciendo un gran esfuerzo.

¿Queda algo por descubrir en este mundo tan globalizado?

En realidad, descubierto está todo si bien quedan lugares que no han sido pisados. Por ejemplo, el mundo subterráneo terrestre y el submarino, donde queda mucho por explorar.

Deja un comentario

El email no será público.