Editorial - Agricultores y ganaderos arruinados por los precios de sus productos - El Sol Digital
Editorial – Agricultores y ganaderos arruinados por los precios de sus productosGanadería sostenible - Kosta

Editorial – Agricultores y ganaderos arruinados por los precios de sus productos

Los agricultores y ganaderos han salido a los pueblos y las carreteras de España la pasada semana para protestar por la situación que padecen. La subida del Salario Mínimo Interprofesional ha sido la gota que ha colmado el vaso, pero no es la causa principal de las movilizaciones. Se trata de un problema de precios justos por los productos, lo que supone que en muchos casos no les da a los profesionales del campo ni para cubrir costes de producción, es lo que se llama venta a pérdidas. Pero estos incrementos no pueden trasladarlos a lo que venden, lo que lleva a muchos a cerrar sus explotaciones.

Las cadenas de supermercados venden a un precio del que a los empresarios agrícolas y ganaderos solo les llega una ínfima parte. Así, la subida del SMI es un coste laboral más que se suma a una cartera de costes que ya no podían soportar los productores.

A lo anterior hay que añadir las subidas de la fiscalidad del diésel, lo que implica que tienen que pagar más por mover la maquinaria agrícola. Y los aranceles de EEUU a algunos productos del campo y el Brexit han venido a complicar las cosas, puesto que ambos mercados son importantes para el campo español. Las ayudas de la UE y de las comunidades autónomas también han disminuido, por si fuera poco.

La reivindicación de agricultores y ganaderos se centra en que el Gobierno intervenga para garantizar unos precios justos. La ley de la cadena alimentaria establece cómo hay que remunerar a cada uno de los agentes que intervienen en el proceso: el agricultor que cultiva el tomate, por ejemplo, el intermediario que lo suministra al supermercado y éste que lo vende al consumidor final a un determinado precio. Este es un problema real de la economía real de España, no los juegos nacionalistas a los que el Gobierno se entrega sin reparar en los problemas que olvida.

Deja un comentario

El email no será público.