Editorial - El festín político - El Sol Digital
Editorial – El festín políticoEjecutiva del PSOE

Editorial – El festín político

Recientemente, Albert Rivera, presidente de Ciudadanos, y Luis Garicano, el responsable de Economía del partido,  denunciaban en un medio de comunicación la actualidad del asalto a las instituciones y empresas públicas para ponerlas al servicio de intereses personales o partidistas. Es notorio que el Gobierno socialista ha practicado, y sigue en el empeño, una extrema politización del Estado situando a sus dirigentes, sin  atender a su cualificación y experiencia, en distintos cargos de la máxima relevancia. Esto ha sucedido, entre otros puestos, en Paradores (180.000 euros de sueldo), que le corresponde al ex secretario de Organización, no importa que tenga que ver o no con el sector y lo conozca; el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) le ha caído en suerte a Félix Tezanos, compañero de Ejecutiva; Correos a su (de Pedro Sánchez, el presidente del Gobierno) ex jefe de gabinete (190.000 euros de sueldo y 50.000 empleados); la Empresa Nacional del Uranio (ENUSA)… Son decenas de nombramientos y no solo se sitúan en el primer nivel sino en otros más bajos.

Esta política se acompaña de extraños ceses, como el del jefe de la Guardia Civil de la UCO, Sánchez Corbí, por “perdida de confianza”, un eufemismo para decir que “no eres de los míos”. El Estado aparece así como un botín a repartir entre los allegados. Conste que estas prácticas no son solo de PSOE, también lo han sido de PP, pero menos abultadas. El PP es más vergonzoso y hasta coloca por distintas razones a quienes no son del partido, con gran enfado de los afiliados al tanto.

El artículo 2 de la Ley 3/2015 establece que “el nombramiento de los altos cargos se hará entre personas idóneas (…). Son idóneos quienes reúnen honorabilidad y la debida formación y experiencia en la materia, en función del cargo que vayan a desempeñar”. Pues bien, no se ve por parte alguna que los nombramientos respondan a estos requerimientos legales.

También hay que destacar que se calcula que el coste del nuevo Consejo de Ministros se ha incrementado respecto al anterior en un 30 por ciento y el gasto en asesores en un 25 por ciento. Ha aumentado el número de ministerios, de 13 a 17. Además, los Presupuestos Generales del Estado contemplan un incremento salarial del 1,5 por ciento para los empleados públicos, que también se aplica a los miembros del Gobierno, por supuesto.

El primer signo del aprecio por lo público quizá fuera el viaje de Pedro Sánchez en el avión presidencial al Festival Internacional de Benicásim; el concierto de The Killers no podía perdérselo en compañía de su mujer. Aquello se disfrazó de encuentros con la alcaldesa de Castellón y el presidente de la Generalitat valenciana. Les concedió una hora entre los dos. El vuelo en el Falcon 900B es de unos 5.600 euros con cargo al erario público. Una bagatela.

Lo cierto es que Sánchez le ha buscado un puesto casi al 50 por ciento de la Ejecutiva Federal, tanto en empresas públicas como en distintos organismos oficiales. Así se asegura de su fidelidad. Jordi Sevilla percibirá medio millón de euros al frente de la Red Eléctrica Española, un ejemplo.

Visto lo visto, de regeneración política nada. Sánchez no ha venido a acabar con ninguna lacra del anterior Gobierno sino a generar las suyas con el pretexto de aquéllas. Y de convocar elecciones, tampoco nada de momento, antes tocan otras cosas. Primun vivere, deinde philosophari.

 

Unicaja

Deja un comentario

El email no será público.