Editorial - Inmigrantes, la ola que no cesa - El Sol Digital
Editorial – Inmigrantes, la ola que no cesaAcuarela digital. Pedro López ©

Editorial – Inmigrantes, la ola que no cesa

Que el asunto de la inmigración ilegal es polémico no tiene dudas, solo basta oír hablar a casi todos los políticos españoles y escuchar a la mayoría de los ciudadanos. Este es un claro ejemplo de divorcio entre la opinión pública y la clase política. Pero la realidad se impone y aunque solo ocasionalmente, y a cuentagotas, se conocen informaciones que hacen más luz sobre este fenómeno que, en países como España, es un problema de primer orden por la continuada avalancha de miles y miles de inmigrantes que llegan a nuestro país.

Un informe elaborado por miembros de las Fuerzas y Cuerpos de la Seguridad del Estado, del que daba cuenta el diario El Mundo en febrero de este año, concluía que los investigadores están convencidos del efecto llamada: en la medida en que los inmigrantes llegan a nuestras costas, otros lo intentan y siguen su ejemplo al comprobar que es posible el salto del Mediterráneo.

Las cosas han llegado hasta tal punto que las redes de tráfico de inmigrantes en los últimos meses ni siquiera ponen suficiente combustible en sus precarias embarcaciones para que desde las costas marroquíes lleguen a las españolas, sino que se paran hacia la mitad del recorrido porque saben que los barcos españoles, tanto los de Salvamento Marítimo como los de las subvencionadas ONGs, van a llegar hasta allí, produciéndose el relevo de las mafias con estas organizaciones.

Según datos del Ministerio del Interior, solo en la primera quincena de 2019 han entrado 2.845 inmigrantes ilegales, el año pasado por esas mismas fechas fueron 569 personas, es decir, la cifra se quintuplicó, y solo por esta vía marítima y en este cortísimo periodo de tiempo.

El informe de referencia contiene opiniones de expertos y de todos los sectores implicados en el fenómeno migratorio, desde Acnur a los mismos inmigrantes, y las recomendaciones fueron varias. La primera, que Salvamento Marítimo deje de publicar los mensajes en los que anuncia los rescates; la prohibición de rescatar pateras fuera de las aguas jurisdiccionales españolas y que las naves de Salvamento no salgan a patrullar, porque las mafias saben de sus movimientos y se aproximan a ellos para dejar a los inmigrantes en sus manos. Estas mafias,  a su vez, conocen a las ONGs y les hacen llegar la información de sus “cargamentos”. Así, los inmigrantes llegarán o no a nuestras costas, pero ellos siguen con sus negocios, ellos y otros.

Ahora que vamos a vivir una  nueva campaña electoral, bueno es que exijamos a nuestros políticos ideas claras y compromisos acerca de la inmigración ilegal y que valoremos lo que hasta ahora han dicho y hecho unos y otros. Después, a votar en consecuencia.

inmigración ilegal
Acuarela digital. Pedro López ©

Deja un comentario

El email no será público.