Editorial - Juana Rivas y la presunción de inocencia de su ex marido - El Sol Digital

Editorial – Juana Rivas y la presunción de inocencia de su ex marido

Desde luego, Juana Rivas le ha hecho un flaco favor al feminismo con su huida de la Justicia durante 27 días. Cualquier jurista, o ciudadano en general, que no anteponga criterios ideológicos a lo que es sentido común estará de acuerdo en que el respeto a la ley es la base de la convivencia ciudadana y que Juana no ha cumplido la ley y, solo al final, cuando se ha visto perdida, ha entregado sus hijos a la Guardia Civil. La Audiencia Provincial de Granada lo ha dejado claro “no cabe tomarse la Justicia por su mano”.

Pero hay otros muchos elementos de interés en este caso. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos recuerda que para un padre y un hijo estar juntos representa un elemento fundamental de la vida familiar, aunque la relación entre los padres se haya roto, y aquí Juana ha impedido la normal convivencia de los hijos de ambos con uno de ellos.

También es importante recordar, como sugiere la Audiencia Provincial de Granada, que la denuncia por malos tratos presentada por Rivas contra su ex marido Arcuri fue tiempo después de que los supuestos malos tratos se hubieran producido e inmediatamente antes de comunicar a su marido que no regresaría a Italia con sus hijos, lo que resulta altamente sospechoso.

Por todo lo anterior, y por otros elementos de juicio, la gravedad de los hechos protagonizados por Rivas resulta evidente y así el Juzgado de Instrucción número 2 de Granada incoó diligencias por un delito de sustracción de menores y otro de desobediencia. Además, los dos recursos de amparo interpuestos por esta señora ante el Tribunal Constitucional ni siquiera fueron admitidos a trámite, lo que dice mucho de la consistencia jurídica de su defensa.

Por último, sin sentencia firme no debe aceptarse que existieron los malos tratos que Arcuri niega haber cometido y que Rivas le imputa. En los conflictos de pareja, la mujer no es necesariamente quien siempre dice la verdad y el hombre el que miente, y esto tan elemental conviene tenerlo claro para discernir. El principio de inocencia existe y el artículo 14 de la Constitución dice que los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de… sexo. Esta es una buena oportunidad para contrastar con la realidad este precepto de la Carta Magna.

RESIDENCIA

Deja un comentario

El email no será público.