Editorial - La ley Celáa de Educación, sectaria y contra los más débiles - El Sol Digital
Editorial – La ley Celáa de Educación, sectaria y contra los más débiles

Editorial – La ley Celáa de Educación, sectaria y contra los más débiles

Cada vez que un gobierno socialista llega al poder lo primero que hace es derogar la ley educativa que el PP haya podido sacar adelante con toda la oposición del mundo. Y en eso está Isabel Celaá, la ministra de Educación, con una reforma en la que la ideología de izquierda prima sobre cualquier otra consideración. Y es que la izquierda considera que la educación le pertenece y no permite el consenso más que consigo mismo.

Celaá usa del llamado nuevo pedagogismo, cuyo principio básico es abominar de la cultura del esfuerzo y del mérito de los alumnos, aunque el efecto que produzca sea el contrario del que una fuerza política pretendidamente de izquierda defiende.

Celáa ataca con sectarismo la educación concertada y así elimina el requisito de demanda social que protege el derecho constitucional de los padres a la libertad de enseñanza para sus hijos. ¿Qué ocurrirá? Pues que si el PSOE y sus socios eliminan el ascensor social que supone la educación y que permite que los niños de este país puedan subir socialmente gracias a su esfuerzo, porque éste no se tenga en cuenta, serán los hijos de las clases más pudientes y educados en buenos centros privados los que únicamente suban en la escala social. Pero ¿eso qué importa si tenemos así unas bases que mañana nos van a votar porque están educadas en nuestros principios ideológicos? Pues de eso se trata, de llevar el adoctrinamiento político a las aulas. Serán las empresas las que seleccionen a quienes llamen a sus puertas porque en la escuela y en la Universidad no se habrá cumplido con el deber de preparar con criterios de exigencia a los estudiantes.

Por eso la ley Celaá prevé que por primera vez se pueda obtener el título de Bachillerato con un suspenso, lo que es una barbaridad, y se dificulta hasta donde puede que un alumno repita curso, aunque no esté preparado. Bueno, y no nos olvidemos del plato que más le gusta a Podemos, fuera la religión de las clases y pongamos algo así como valores éticos para hacer proselitismo de identidades que solo en la familia deberían tratarse.

El futuro de nuestros hijos y de España se dilucida con esta ley. Nos la jugamos todos.

Deja un comentario

El email no será público.