Editorial - La ONU cumplió 75 años con temblores y dependencias - El Sol Digital
Editorial – La ONU cumplió 75 años con temblores y dependencias

Editorial – La ONU cumplió 75 años con temblores y dependencias

A sus 75 años, la ONU ofrece un balance nada brillante. En estos tiempos de pandemia, el mayor organismo internacional ha sido incapaz de reunir a su Consejo de Seguridad, cuando hay millones de empresas a las que acuden diariamente sus directivos y trabajadores. Es solo una imagen y un ejemplo. Porque lo importante es que la organización que reúne representantes de 193 países se ha mostrado paralizada ante los conflictos bélicos de Siria, Libia y Yemen, y no digamos nada de la crisis de los refugiados en 2015, cuando se cruzó de brazos. Su lista de fracasos sigue con el genocidio de Ruanda (1994) y la masacre de Sbrenica (1995) ante las que estaban tropas de la ONU que no dispararon un solo tiro y que no sirvieron para evitar miles de muertos.

A su gigantesca burocracia y los espléndidos sueldos de sus dirigentes, y de las muchas agencias que se cobijan en su seno, los casos de corrupción no han faltado, como en el programa Petróleo por Alimentos en Irak, o los abusos sexuales por parte de algunos cascos azules en sus misiones internacionales. Sin embargo, el estatus quo de las cinco potencias que componen su Consejo de Seguridad lleva a la parálisis a Naciones Unidas, más inservible que nunca.

Una de las novedades que ha querido implementar en sus políticas, y con desigual fortuna según las áreas geográficas, es extender los principios fundacionales como el chicle para así inmiscuirse en cuestiones que solo atañen a los gobiernos de los países miembros, son los casos, por ejemplo, de la vivienda, el empleo y otros. A través de distintas organizaciones y cursos se adentra también en la formación para preparar a los futuros dirigentes de muchas naciones, a la vez que expande la ideología mundialista en cuantos foros le prestan atención. A sus enemigos les llama populistas, eso sí, con lo que sus servicios están cumplidos, aunque su legado no resista un análisis crítico. Vamos, un pasado como para pensarse una reforma integral de esta casa internacional.

Deja un comentario

El email no será público.