Editorial - La Unión Europea no reacciona - El Sol Digital
Editorial – La Unión Europea no reacciona

Editorial – La Unión Europea no reacciona

Que la Unión Europea no funciona como debiera es un secreto a voces y esta es una de las causas, no la única, de que tengan alas partidos y movimientos populistas en su seno. Ni una sola crisis que haya vivido la UE en los últimos años ha recibido rápida y eficiente respuesta de la burocracia instalada en Bruselas. Y esto no es ser euroescépticos, es realismo político de cualquier observador objetivo de la realidad que nos aqueja.

Ni la gran ola migratoria de hace unos años y que ahora se recrudece, ni el terrorismo que tan salvajemente ha golpeado España, Francia, Bélgica, Alemania… ha llevado a un grado de respuesta unificada mayor del que ya había, ni existe una política de Defensa que merezca tal nombre… Eso sí, a la política arancelaria de Trump se le ha respondido con contundencia y es que, tratándose de Trump, todo es distinto.

Precisamente, fue el presidente norteamericano el que advirtió a la Europa comunitaria que tenía que incrementar sus presupuestos de Defensa, que los EEUU ya estaban hartos de soportar casi todo el peso, en hombres, material y, en definitiva, en presupuestos, del cortafuegos frente al amenazante oso ruso. Por cierto, que la UE se quedó de brazos cruzados en la crisis ruso-ucrania después de que esta ex república soviética se acercara a la UE y sufriera por ello pérdidas territoriales y una guerra que todavía está viva.

En cuanto al funcionamiento bajo reglas comunes de la justicia europea, nada de nada, ahí está el caso de España y de los tribunales de Bélgica y Alemania. No tenemos ningún motivo hoy para confiar ni en ésta ni en ninguna de las instituciones europeas, es más, debemos de desconfiar de cualquier incidencia que pueda afectarnos, como ha sido el caso de las fugas de los golpistas catalanes.

La crisis del Brexit ha sido otro de los episodios a los que ha tenido que sobreponerse mal que bien la vieja Europa de Juncker. La segunda nación europea, después de Alemania, más populosa no está convencida de las ventajas de pertenecer a la UE y perder soberanía a cambio de no se sabe qué. No es que el Brexit sea una decisión acertada, eso ya se verá en pocos años, es que la UE no tiene capacidad de convicción entre muchos ciudadanos de cada vez más países. Conociendo la lentitud exasperante de Bruselas, el desinterés de los ciudadanos irá a más. La respuesta oficial es que poner de acuerdo a 28 -ya 27- países es muy difícil. Pero la excusa es mala, la que podría ser una fortaleza se convierte en la gran debilidad.

Unicaja

Deja un comentario

El email no será público.