Editorial - Podemos, “grandes héroes” - El Sol Digital
Editorial – Podemos, “grandes héroes”

Editorial – Podemos, “grandes héroes”

Jose Luis Nieto acaba de ganar las primarias de Podemos al Ayuntamiento de Madrid. Fue condenado por haber atracado un banco en 1982. Años más tarde, Manuela Carmena lo nombró asesor de su Alcaldía. Pilar Baeza encabezó la lista podemita a la alcaldía de Ávila en 2015, con anterioridad había sido condenada a 30 años por asesinato. Pablo Echenique, portavoz en el Congreso de los morados, fue condenado a pagar 80.000 euros a la familia de la víctima de Baeza por haberle imputado falsamente la violación de su asesina; también ha sido condenado por fraude a la Seguridad Social. El secretario de Organización de Podemos, Alberto Rodríguez, está investigado por el Supremo como autor de un delito de lesiones y contra la autoridad por patear a un policía. Isa Serra, portavoz de Podemos en la Asamblea de Madrid, fue condenada a 19 meses de cárcel por los delitos de atentado, lesiones leves y daños, también a policías. José Bail, exdiputado por Huesca de Podemos, fue condenado por agredir en 2012, a la Guardia Civil. Andrés Bódalo también fue sentenciado por agredir a un concejal socialista en Jódar (Jaén) en 2017… La conclusión es clara, nunca un partido en España tuvo tanto talento entre sus filas. Pero lo grave es que Podemos está en el Gobierno y Pablo Iglesias, líder de estos antisistema, es vicepresidente segundo del Ejecutivo. A muchos españoles les asusta esta presencia comunista -la única de toda la Unión Europea- en el Consejo de Ministros. A otros españoles les motiva a luchar contra la política socialcomunista del presidente Sánchez, pero a todos les repugna que los amigos del dictador Maduro y de los ayatolás iraníes tenga poder de decisión sobre nuestras vidas y haciendas.

Sin duda, que Iglesias sea el número tres en la escala jerárquica del Gobierno es porque democráticamente ganó un importante número de votos que traducidos a escaños les vale a Sánchez para perpetuarse en el Gobierno, eso sí, con otras ayudas, los filoterroristas de ETA-Bildu y los golpistas catalanes. Y como esto lo permite el ordenamiento jurídico, nada que objetar. Pero solo hasta aquí. A partir de esta escena, están sujetos a la crítica, por insoportable que les parezca a los podemitas, borrachos de poder, de cualquier ciudadano español. Lo que haga la oposición es otro cantar, porque en este concepto se encuentran fuerzas tan dispares como los restos del naufragio de Ciudadanos, deseosos de pactar con el PSOE; el PP, también muy disminuido en sus fuerzas en el Congreso y ahora henchidos de centrismo y admitidos a duras penas y hasta nueva orden en el club de los demócratas del socialismo, y el medio centenar largo de diputados de Vox, éstos sí que nada acomplejados.

Así las cosas, el freno a Podemos solo encontrará alguna ayuda en la oposición, poca, y vendrá, o no, de la sociedad civil española, en la medida en que no vuelva a votarlos como ha hecho y también por la concentración del voto en fuerzas especialmente aptas para la lucha política contra esta coalición de ultraizquierda, y en este empeño no todos tienen el ánimo dispuesto y la fortaleza para encararse no a adversarios sino a enemigos políticos que van a por todas y que no van a dejarse desocupar del Gobierno.

Deja un comentario

El email no será público.