Editorial - Salario mínimo ¿vital? - El Sol Digital
Editorial – Salario mínimo ¿vital?

Editorial – Salario mínimo ¿vital?

El Gobierno sabe que no puede pagar el Ingreso Mínimo Vital -cuanto menos, 3.000 millones de euros- pero eso no es problema, le echará la culpa a alguien -a la oposición, Europa, los ricos…-y el que venga detrás -si es que viene alguien y no se suceden a sí mismos- pues que arree.

De lo que se trata es de vender una mercancía, aunque averiada, que resulte muy bonita por fuera y que, por supuesto, dé votos. Además, cumple el objetivo estratégico de atarnos corto al Estado; sumisos y obedientes es lo mejor, vienen a decir sus políticas. Pero tiene más ventajas, va a reducir ficticiamente las cifras oficiales de paro porque va a retirar parados de las estadísticas para darles esa paguita, lo cual también tiene buena imagen. Por lo tanto, vamos para adelante.

Ya el nombre elegido, “mínimo” y “vital”, resultan dramáticos, como si no se pudiera vivir por debajo de ese umbral de euros y, sobre todo, si no se pudiera vivir del propio esfuerzo de cada uno, producto de su trabajo. Vacía de dignidad a la persona, la hace  subsidiada del Estado, dependiente de él, dando por sentado que esa persona que percibe ese ingreso no puede encontrar trabajo, aunque haya otras personas en sus mismas condiciones, o peores, que sí consigan un trabajo y se reinventen cada vez que es necesario. ¿O es que todas éstas solo tienen suerte?, ¿no será que salen todos los días a buscar empleo y dan lo mejor de sí y unas tardan más y otras menos pero la mayoría terminan encontrándolo?

Además, las comunidades autónomas ya tienen una renta mínima de inserción y una red de ayudas como nunca ha conocido la sociedad española. Pues otra más, y esta nuestra. Este es el razonamiento del Gobierno de España que, por si fuera poco, cuenta con el poderoso argumento del miedo porque ¿quién va a osar oponerse a esta generosidad del Estado? Bien harían los partidos de la verdadera oposición, si los hubiera, en desmontar este nuevo teatrillo denunciando que las cartas están marcadas y que lo que más necesitamos en España es una cultura del esfuerzo y el mérito para estimular el empleo y la economía nacional con una mayor creación de empresas.

Deja un comentario

El email no será público.