Editorial - ¿Y después del 155? - El Sol Digital
Editorial – ¿Y después del 155?

Editorial – ¿Y después del 155?

Por fin el Gobierno se ha decidido a la aplicación del artículo 155 de la Constitución en la autonomía de Cataluña. Y no lo ha hecho de un modo soft sino con todas las consecuencias, removiendo de sus puestos al Gobierno catalán -lo que implicará el control de los Mozos y TV3-, limitando las atribuciones del Parlamento y comprometiéndose a la convocatoria de elecciones en seis meses. Parece que tras el discurso del Rey, el Gobierno reaccionó, los españoles salieron a la calle y hasta se cuenta con el respaldo de las instituciones europeas. En cambio, el independentismo está dividido, se van las empresas y bancos de Cataluña, no hay nación alguna que reconozca la hipotética independencia y la Justicia sigue inexorable su trabajo tras los que hayan delinquido.

En numerosas ocasiones hemos criticado desde estas líneas la inacción del Gobierno en el asunto catalán y cómo han sido los sediciosos los que han llevado la iniciativa, a la vez que hemos puesto en solfa la política de dejar hacer desde la Constitución hasta nuestros días. De aquellos polvos, estos lodos, podríamos decir. Pero ahora es el momento de apoyar al Gobierno cuando tiene una hoja de ruta, aunque sea a corto plazo, para solventar la urgencia del problema, aunque éste sea de fondo.

Más allá de la celebración de elecciones -y veremos si no hay una nueva mayoría independentista, aunque el partido de Puigdemont resulte dañado electoralmente- hay que rearmar a la sociedad catalana, y a la del resto de España en su conjunto, con ideas y argumentos acerca del valor de la nación española, blindando la Educación de la manipulación ideológica, a la vez que se ponen en marcha nuevas orientaciones de los medios públicos, se favorece el pluralismo informativo, se espolea a los intelectuales y artistas con conciencia española a la defensa de la nación, se perfeccionan los instrumentos jurídicos de defensa del ordenamiento constitucional y se vigila encarecidamente que cada uno de los órganos del Estado -incluida la autonomía- cumplen el papel que se les supone. Solo así el 155 no será un parche en una herida más grande de la que puede tapar.

RESIDENCIA

Deja un comentario

El email no será público.