EEUU contra los intentos de Naciones Unidas y OMS de legitimar el aborto - El Sol Digital
EEUU contra los intentos de Naciones Unidas y OMS de legitimar el aborto

EEUU contra los intentos de Naciones Unidas y OMS de legitimar el aborto

Stefano Gennarini, J.D. New York, (C-Fam)

Citando preocupaciones sobre el aborto, la administración Trump votó en contra de una resolución de la ONU sobre la pandemia de COVID-19.

En medio de un coro de reservas y una votación enconada, la Asamblea General de la ONU adoptó una resolución largamente esperada sobre el coronavirus. Estados Unidos citó una larga lista de preocupaciones, incluida la inserción del controvertido término «salud sexual y reproductiva».

«No aceptamos referencias a la salud sexual y reproductiva», dijo el diplomático estadounidense Jason Mack, señalando el uso de la frase para legitimar el aborto como un «servicio de salud». “No existe el derecho internacional al aborto, ni hay ningún deber por parte de los Estados de financiar o facilitar el aborto”, explicó.

Fueron necesarios siete meses de negociaciones para que se votara la resolución. Aun así, los Estados miembros no pudieron suavizar todas sus diferencias, sin embargo, solo Estados Unidos e Israel terminaron votando en contra de la resolución. Otras delegaciones expresaron reservas en lugar de votar en contra.

Entre las razones citadas para votar en contra de la resolución, Mack también citó el sesgo antiisraelí y la disputa en curso del gobierno de Estados Unidos con la Organización Mundial de la Salud. La resolución habla muy bien del organismo de salud mundial, mientras que Estados Unidos ha sido crítico con su respuesta a la pandemia y ha iniciado una retirada de la organización internacional.

Estados Unidos sometió a votación el párrafo sobre «salud reproductiva». La votación fracasó por un amplio margen. Solo tres países se alinearon con el gobierno de EE. UU. Ciento veintidós alineados con la Unión Europea, contra las posiciones provida de Estados Unidos. Más de cincuenta países se abstuvieron o no votaron.

Alemania, hablando en nombre de la Unión Europea, criticó el intento de Estados Unidos de eliminar «salud sexual y reproductiva». El delegado dijo que envió una «señal terrible». Citando las directrices de la Organización Mundial de la Salud durante la pandemia, su declaración decía que la salud reproductiva era un «servicio de salud esencial».

Australia, hablando en nombre de 42 países principalmente de Europa y América Latina, también se quejó de la solicitud de Estados Unidos de eliminar «salud sexual y reproductiva». El Reino Unido dijo que la salud sexual y reproductiva es «vital» para la respuesta de la ONU al COVID-19.

Desde el comienzo de la pandemia de COVID-19, la Organización Mundial de la Salud ha sostenido que la salud sexual y reproductiva, y el aborto específicamente, deben ser una parte esencial de las respuestas gubernamentales a la crisis de salud. El Secretario General de la ONU ha seguido su ejemplo y continúa promoviendo el aborto durante la emergencia sanitaria mundial.

Es posible que el gobierno de Estados Unidos no haya recibido muchos votos de apoyo, pero varias delegaciones expresaron su solidaridad con las preocupaciones pro-vida de Estados Unidos.

Irak dijo que la resolución sobre COVID-19 no era un lugar «adecuado» para abordar temas sociales sensibles.

Libia dijo que «salud sexual y reproductiva» era «terminología controvertida». Su diplomático dijo que la ONU no debería utilizar este lenguaje “contra nuestro país” y afirmó su derecho a redactar una legislación acorde con las prioridades nacionales y de acuerdo con su patrimonio cultural.

Guatemala también hizo una reserva sobre el lenguaje sobre salud sexual y reproductiva, diciendo que “podría interpretarse erróneamente” como que incluye el derecho al aborto.

Rusia se distanció de las “conferencias de revisión” de la ONU que son conocidas por promover el aborto, las personas LGBT y la autonomía sexual de los niños.

La Santa Sede expresó su preocupación por los problemas pro-vida en la pandemia de COVID-19 de manera más amplia.

El nuncio apostólico, el arzobispo Gabriele Caccia, representante personal del Papa Francisco ante las Naciones Unidas, planteó preocupaciones sobre el aborto, la subrogación, la esterilización, las preocupaciones éticas con el desarrollo de nuevas vacunas y el derecho a la vida de las personas mayores.

 

Deja un comentario

El email no será público.