El Club de los Viernes, Alfie Evans y el derecho a la vida - El Sol Digital

El Club de los Viernes, Alfie Evans y el derecho a la vida

El lunes 23 de abril, el hospital estatal Alder Hey de Liverpool (Inglaterra), decidió retirarle el soporte vital al pequeño Alfie Evans, que sufre una enfermedad neurodegenerativa por la cual estaba en estado semivegetativo, pero sobrevivió a pesar de no tener soporte vital y los pronósticos del centro sanitario. Hasta que murió.

Tanto el Tribunal Europeo de Derechos Humanos como la justicia británica impiden a los padres del menor sacarlo del hospital para trasladarlo a centros sanitarios de otros países donde se le ha ofrecido tratamiento médico (por ejemplo, un centro hospitalario de Roma), “promoviendo” una serie de prácticas que desde el act-tank liberal El Club de los Viernes (CdV) se deploran. Y se sigue leyendo en la declaración de esta asociación:

Primero, sin necesidad de poseer amplios conocimientos jurídicos, se entiende que uno de los roles principales del Estado es garantizar el derecho a la vida de todos los individuos, sin aplicar ninguna clase de discriminación o distinción. No se está hablando de artificios jurídicos positivistas, sino de cuestiones esenciales junto a la libertad y la propiedad.

Segundo, el Estado de Derecho del Reino Unido, con el consentimiento de las instituciones jurídicas eurocráticas, están consintiendo lo que se debe de considerar como un atentado contra la dignidad humana, aparte de un despiadado e insensible atentado contra las familias. Es más, la policía británica está controlando publicaciones en redes sociales con mensajes de solidaridad hacia el pequeño.

Asimismo, se considera desde esta asociación cívica española que la cuestión trasciende cuestiones simplistas, derivándose de cuestiones ético-morales y políticas basadas en fenómenos que están afectando al continente europeo, especialmente a la parte occidental, no siendo el Reino Unido uno de los países menos damnificados por el nihilismo y la crisis de valores del continente.

Precisamente, el Estado del Bienestar no solo busca desestabilizar la institución familiar, sino que pone en peligro valores como la responsabilidad y la entrega al prójimo. De hecho, aunque la dictadura de la corrección política lo censure, la insostenibilidad económica de este tinglado asistencialista está llevando a muchos burócratas a considerar la eutanasia como algo a aplicar a cierto tipo de enfermos y personas mayores.

Es más, a esto se le suma la cuestión nihilista y securalista. Cualquier desgaste en el marco de valores religiosos (cristianos en el caso europeo) viene a guardar relación con una mayor fe hacia ese ente artificial y burocrático llamado Estado, aparte de que prevalezca un consenso progresista y socialdemócrata en el continente, con una considerable mentalidad política de corte utilitarista.

Por otro lado, se ponen en valor todas las movilizaciones de la sociedad civil a ambos lados del Océano Atlántico y se lamenta que ningún líder político europeo ni miembro parlamentario tenga sensibilidad hacia el tema, con las excepciones del Presidente de Polonia, el conservador Andrzej Duda, y el diputado libertario Jakub Kulesza, que ha remitido una carta a la Primer Ministro del Reino Unido, Theresa May.

Finalmente, se ruega a la clase política británica y a quienes están al mando de su Estado de Derecho, que rompan con las estrategias propias de sistemas totalitarios, y respeten la dignidad humana y la libertad. Asimismo, se llama a la reflexión sobre el grado de intervencionismo estatal a día de hoy.

Deja un comentario

El email no será público.