El Cultural - Espartaco - El Sol Digital
El Cultural – Espartaco

El Cultural – Espartaco

Esta semana hemos estado en la filmoteca viendo la película “Espartaco” dirigida por Stanley Kubrick. Richerdios.

Espartaco

 

Título original. Spartacus

Año. 1960

Duración. 196 min.

País. Estados Unidos

Director. Stanley Kubrick

Guion. Dalton Trumbo (Novela: Howard Fast)

Música. Alex North

Fotografía. Russell Metty

Reparto. Kirk DouglasTony CurtisLaurence OlivierPeter UstinovCharles Laughton, Jean SimmonsJohn GavinNina FochHerbert LomJohn IrelandJohn Dall, Charles McGrawJoanna BarnesHarold J. StoneWoody StrodePeter Brocco, Paul LambertNick Dennis

Productora. Bryna Productions / Universal Pictures

Género. AventurasAcciónDrama | Antigua RomaEsclavitudBiográficoHistóricoCine épico

Sinopsis. Espartaco era un esclavo tracio que fue vendido como gladiador a Léntulo Batiato. En Italia promovió y dirigió la rebelión de los esclavos (73-71 a.C.) contra la República romana. A medida que recorrían el país, innumerables esclavos se iban sumando a la rebelión. Espartaco intentará llegar con su ejército al sur de Italia para embarcarse con rumbo a sus hogares.

Premios. 1960. 4 premios Oscar: actor secundario (Ustinov), fotografía, vestuario y dirección artística. 1960.- Globos de Oro: Mejor película – Drama. 6 nominaciones, incluyendo actor (Olivier). 1960.- Premios BAFTA: Nominada a Mejor película. 1960: Sindicato de Guionistas (WGA): Nominada a mejor guion drama.

La mítica película de “Espartaco” fue el gran impulso que tuvo Stanley Kubrick para convertirse en un director reconocido, a pesar de que es su película menos personal ya que no solo se incorporó al rodaje ya comenzada sino que las intervenciones de muchos miembros del equipo la hacen casi un film coral. La película sin embargo no estuvo nominada a mejor película, ni director, ni guion aunque fue más como venganza política de la Liga de actividades antiamericanas por contar con Dalton Trumbo, guionista perteneciente al Partido Comunista. Un buen montaje (a destacar la alternancia entre la arenga a sus respectivas tropas de Espartaco y Olivier), la música de Alex North, uno de los mejores compositores de todos los tiempos, es muy buena aunque quizá se abuse demasiado de ella y anuncie demasiado los contenidos que vienen a continuación. Los aspectos técnicos son de lo mejor, en especial unos vestuarios portentosos, unos decorados tan buenos que parecen reales y un color de los mejores. El guion está basado en un libro de Howard Fast, que lo empezó, pero fue destituido por Dalton Trumbo y éste a su vez fue ninguneado en bastantes escenas escritas por un comité ejecutivo e incluso por algunos actores como Ustinov que escribió sus propios diálogos y los de Laughton. Stanley Kubrick nunca se sintió satisfecho de la película, pero más que por el resultado, magnífico por otra parte, por su egocentrismo que le hacía no reconocer el mérito de otros. La película se convirtió en un nido de víboras y todos acabaron discutiendo con casi todos; Kirk Douglas, auténtico valedor de Kubrick, y éste acabaron por no hablarse y sus relaciones nunca mejoraron. Al pobre Anthony Mann que empezó el rodaje y dirigió por cierto unas magníficas secuencias con las que arranca la película, Kubrick quiso suprimirlas cosa que desde luego no le honra, ya que siempre su egolatría estaba por encima de la calidad de lo rodado. Por no hablar de las desavenencias entre Olivier-Laughton-Ustinov. En cuanto al reparto, uno de los mejores de la historia del cine, por ejemplo Peter Ustinov consiguió el Oscar a mejor actor secundario. Laurence Olivier hace una interpretación soberbia y compleja. Charles Laughton muy apropiado en su papel de senador republicano contrario a las dictaduras. La belleza de Jean Simmoms destaca sobremanera en la película aunque interpretativamente hablando actúa muy a lo británico clásico, lo cual no resulta creíble en escenas de una esclava en la antigua Roma. Tony Curtis, un actor muy mal parado por los críticos no destaca en absoluto, aunque eso no le quita méritos en papeles posteriores. Y Kirk Douglas a pesar de que no es su mejor interpretación está en muchas escenas estupendo. El argumento a pesar de ello, la rebelión de los esclavos, no debe ser interpretado en clave marxista ya que el propio Trumbo se opuso siempre a ello. Por otra parte, desde el punto de vista histórico tiene algunas inexactitudes como que Espartaco no nació esclavo sino que fue un desertor del ejército romano, que una vez capturado fue vendido como gladiador, pero lo más significativo es que una vez derrotó a los primeros ejércitos romanos y encontrándose en la Galia Cisalpina, es decir, fuera de Italia, en los Alpes, decidieron volver a internarse para capturar más botín, esto es muy importante, ya que en la película se les muestra como que no pueden huir de Italia y los romanos les persiguen, cuando en la realidad fue la avaricia de los esclavos (que por cierto destruían y quemaban lo que podían) lo que precipitó su final, bien es cierto que sin la aprobación del propio Espartaco que recomendó la disolución de su ejército en ese momento sin suerte. Es verdad que en muchas ocasiones el cine norteamericano ha sido excesivamente duro con Roma, quizá por tratarse de una civilización mediterránea y latina a la que muchos anglosajones desprecian (sin ir más lejos el propio Kubrick no sentía interés alguno por el mundo romano, lo que a Laurence Olivier le indignaba ya que era un apasionado de los clásicos ya fueron británicos o grecolatinos). La duración del film (unas 3 horas) se compensa con el ritmo de la película, que alterna las escenas en Roma en las que el Senado debate qué hacer con Espartaco, con las del propio Espartaco arrasando todo lo que encuentra a su paso, hasta finalizar con el trágico final en Apulia. Además la película alberga una de las mejores escenas de la historia del cine, en las que los fieles seguidores de Espartaco corean la célebre frase “Yo soy Espartaco”… los pelos como escarpias. En fin, una película emocionante, trepidante y muy humana que está entre las 20 mejores películas de la historia.

 

La Deriva

Deja un comentario

El email no será público.