El gran servicio de las ETT

El gran servicio de las ETT

Las Empresas de Trabajo Temporal prestan un gran servicio al mercado de trabajo al ofrecer a los demandantes, mediante el sistema de “contratos de puesta disposición”, los trabajadores que necesitan en determinados momentos concretos, como pueden ser los picos de los meses de verano, en el caso de nuestra Costa del Sol y en otras muchas zonas, y también por las sustituciones del personal en vacaciones, entre otros casos.

Una sociedad desarrollada necesita también de las ETT para satisfacer sus necesidades, sino fuera por éstas muchos trabajadores no encontrarían nunca un empleo, sea temporal o definitivo; piénsese que más del 30 por ciento de las personas que acceden a un puesto de trabajo a través de las ETT acaba logrando un empleo fijo al cabo de un año.

La polémica de si empleo fijo o temporal es vana, deben existir empleos fijos, faltaría más, y temporales, si los requiere cualquier empresa. La estabilidad en el empleo, como el disfrute de cualquier otro bien, es muchas veces efímera, pocas cosas no lo son y hasta es buena que no lo sean para así motivar al trabajador en su necesaria competitividad y productividad, que son las que justifican su permanencia en la empresa. No es necesario recordar que el empresario tampoco tiene segura la continuidad de su empresa y, pese a haber apostado todo por ella, a veces hasta su vivienda, puede perderla si el mercado, por las razones que sean, lo rechaza. La idea de un puesto de trabajo para toda la vida no estuvo nunca justificada, aunque en el franquismo alcanzó gran predicamento social. Volver atrás solo puede ser tentador para unos pocos.

RESIDENCIA

Deja un comentario

El email no será público.