El patinete in itinere

El patinete in itinere

Justo Rodríguez Sánchez. Abogado.

Hemos concertado en muchas ocasiones el concepto jurídico de accidente de trabajo a la luz de la doctrina jurisprudencial, observando sin duda cómo a través de la Historia Social del Trabajo su amplitud ha sido copiosa para calificarlo como tal por los Tribunales de Justicia del Orden Social, pero siempre hemos tenido en cuenta cuando de la naturaleza de este siniestro se trata, que el trabajador durante el trayecto seguido desde su domicilio al lugar de trabajo, y viceversa, sea el que habitualmente recorre y no se interrumpa por motivos de interés personal , o por medios de transporte inadecuados o prohibidos que podrían hacerles perder la relación o nexo causal con el trabajo.

Pues bien, a fin de delimitar el alcance que inspira la naturaleza del accidente de trabajo sobre cual pueda ser el objeto de su interpretación jurídica, glosamos en una apretada labor de síntesis la casuística de un empleado que solía ir a trabajar desde su casa habitualmente en patinete, en cuyo desplazamiento vino en caerse del mismo, accidentándose laboralmente conllevando así su baja. A tal fin, la Mutua en cuestión una vez fue cursada aquella por incapacidad temporal derivada de accidente de trabajo, se negó a hacerse cargo de los gastos, alegando que no concurrían los elementos legales del accidente in itínere basando su fundamento lacitada Mutua en que para que tenga el reconocimiento de accidente laboral, el trayecto debió realizarse en un transporte normal como puede ser una moto, un coche, un camión o análogo…esgrimiendo como medio probatorio que… las Ordenanzas municipales indican que “el patinete es un medio de deporte y ocio” y que por lo tanto, no reúne las condiciones de “idoneidad” habida cuenta que la circulación por las aceras de patines, monopatines y patinetes no son considerados por referidas Ordenanzas Municipales como vehículos, es más, en la ciudad donde ocurrió el accidente, se hace constar mediante discos indicativos que “se prohíbe la circulación de dichos artefactos mecánicos sin motor por las aceras…”.

No obstante cuanto antecede, la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia en cuestión, pese a compartir con la Mutua de Accidentes de Trabajo que un patinete no es un medio idóneo de desplazamiento, y a fin de aplicar la máxima de adaptar la interpretación de las normas a la realidad social y el tiempo en que vivimos, de conformidad con el art 3 del Código Civil, le llevó no obstante a efectuar una interpretación lata sobre el alcance del contenido que inspiraba el entonces art.115 de la Ley General de Seguridad Social, (hoy art. 156 del nuevo texto articulado de citado cuerpo legal), por lo que, si bien es cierto que el medio de transporte debe ser idóneo, no es menos cierto que su conceptuación y alcance también debe ser evolutiva, toda vez que al estar cambiando los hábitos sociales, están cambiando también los valores que sustentan nuestra convivencia. En efecto, téngase en cuenta que en nuestra sociedad se está tomando valor entre determinados grupos sociales, que aun siendo minoritarios, son significativamente importantes, esto es, el uso de elementos de in, como la bicicleta u otros elementos de desplazamiento que podríamos definir como novedosos en tal uso, entre los cuales y como viene en interpretar el citado Tribunal Colegiado, claramente se incluyen los patines y el monopatín, siendo tal novedad socialmente aceptada sin rechazo alguno en la medida en que su uso no suponga molestias o riesgo para los demás viandantes, siendo a juicio de la Sala sensiblemente más peligroso el uso en ciudad de la bicicleta, en la medida en que la misma debe circular por el asfalto en concurrencia con vehículos a motor, que el uso del patín o monopatín (en aquellos lugares autorizados, como es el caso de Barcelona), al realizarse éste por lugares sin la concurrencia de vehículos a motor.

En resumen: De cuanto queda expuesto, el accidente sufrido con un patinete o un monopatín, pese a no ser un elemento de transporte ordinario para ir a trabajar, ha sido reconocido como un modo de desplazamiento idóneo para ir o venir del domicilio habitual al centro de trabajo y viceversa, por lo que, tal reconocimiento evolutivo en la transformación de los usos sociales, ha llevado con esta Sentencia ampliar el marco normativo, su alcance y responsabilidad ante este tipo de contingencias que le hacen ser merecedoras de la calificación jurídica de accidente de trabajo in itinere.

Deja un comentario

El email no será público.