El Puerto Deportivo de Marbella pasa de tener una larga lista de espera a disponer de atraques libres - El Sol Digital
El Puerto Deportivo de Marbella pasa de tener una larga lista de espera a disponer de atraques libres

El Puerto Deportivo de Marbella pasa de tener una larga lista de espera a disponer de atraques libres

Laura Rocío Calderón Istán

Si algo destaca de Marbella es el juego de luces y sombras que trajo consigo el boom urbanístico de este enclave de la Costa del Sol con su secuela de famosos, lujo y hasta algunos casos sonados de corrupción. Pero su indudable dinamismo empresarial se sobrepone incluso a la última crisis económica que algo tamizó esta marca internacional. Pero como afirma el refranero popular “donde hubo, siempre queda”, y con un turismo que jamás logró desvincularse de la ciudad, Marbella aún destaca por su ocio marítimo, como es el caso del Puerto Deportivo de Marbella, uno de los cuatro centros náuticos junto a Puerto Banús, Cabopino y la Marina Bajadilla que hacen que el municipio sume más de 1.500 amarres en total.

Sin compararse a su lujoso hermano Puerto Banús, el Puerto Deportivo de Marbella fue configurado desde el principio como un enclave náutico para embarcaciones de pequeño calado, considerándose un lugar idóneo para desconectar del bullicio de la ciudad que caracteriza especialmente las noches de verano de la ciudad marbellí.
Concretamente, el Puerto Deportivo de Marbella fue fundado en 1957 bajo el nombre de Club Marítimo y a lo largo de los años ha experimentado modificaciones para mejorar sus servicios. Gestionado por una empresa pequeña que se declara a sí misma como dinámica en cuanto a sus servicios y “en constante evolución” el Puerto Deportivo de Marbella pretende en todo momento buscar nuevas alternativas a su oferta de ocio, ampliándose con nuevos locales y optando estos últimos años por una estética más vanguardista, aunque sin renunciar al gran reclamo del turismo en la oferta de la Costa del Sol, como pueden ser los mercadillos dominicales.
Analizando su fisonomía, este puerto se localiza en pleno centro de la ciudad, dividiéndose en dos partes: una superior, en la que se pueden encontrar las terrazas, el puerto y la zona de ocio, y la inferior, que cuenta con las instalaciones náuticas del Club Marítimo y un gran número de locales comerciales.

En total, el puerto dispone de una superficie de hasta 23.700 metros cuadrados de agua para las embarcaciones y cuenta con 23.238 metros cuadrado de tierra. Con 377 amarres, estando disponibles el 25 por ciento para alquilarlos a embarcaciones que cuenten entre 6 y 20 metros de eslora, el Puerto Deportivo de Marbella se posiciona por detrás incluso que el Puerto Deportivo de Benalmádena, capaz de triplicarlo tanto en número de amarres (1.108) como en superficie de agua (163.686 metros cuadrados).
No obstante, a lo largo de estos más de 50 años no son pocos los premios que ha conseguido acumular el enclave, obteniendo el distintivo de Bandera Azul en el año 2013, de la Fundación ADEAC; el certificado turístico SICTEC, otorgada por el Consorcio Plan Qualifica; y el certificado de Calidad ISO 9001 y medio ambiental ISO 14001.
En cuanto a la tarifa de precios de alquiler de amarre del año 2015, para adquirir un puesto en este puerto, el coste mínimo es de 5,22 euros y el máximo de 30, 66 euros por día, dependiendo del tipo de eslora. Por otra parte, en temporada alta (marzo a octubre) el precio se incrementa casi el doble, siendo el mínimo 9,85 euros y el máximo 61,32 euros por día, muy de lejos de las tarifas que oferta Puerto Banús, que con un precio máximo de 2.069 euros al día, hace del Puerto Deportivo de Marbella una alternativa mucho más competitiva desde el punto de vista económico.
Por otro lado, el precio para comprar un amarre en esta zona oscila entre 20.000 y 235.000 euros, dependiendo de las dimensiones del barco, según los datos del portal especializado Buscoamarre.

Perfil del cliente

De acuerdo a los datos facilitados por el propio Puerto Deportivo, la mayoría de los clientes de los servicios de atraque son varones españoles de clase media, que disponen de su barco atracado allí a lo largo de todo el año y que tienen por pasatiempo disfrutar del mar.
Por otro lado, cuentan con otro perfil de clientes que se corresponde con el del turista que utiliza el puerto como un lugar de tránsito, siendo los más frecuentes extranjeros de nacionalidad alemana o inglesa que deciden pasar sus vacaciones en la localidad marbellí.
Sin embargo, la crisis económica también ha hecho mella en el puerto, llegando incluso no solo a reducir las largas listas de espera que eran necesarias anteriormente para distribuir los amarres, sino incluso a hacer que haya plazas libres en el puerto durante todo el año.

Servicios del puerto

Los servicios más destacados son los de vigilancia de 24 horas, servicios de aseos y duchas, varadas, recogidas de aceite usados y basuras, suministro de combustible, al igual que competiciones náuticas, clases de vela para niños, escuela de buceo, regatas, entre otros, siendo el más utilizado el alquiler de atraques. Cabe mencionar que recientemente ha tenido lugar La Regata de Altura “Un Mar sin Barreras”, y la cuarta edición de Solmarina (jornadas de vela y convivencia), que ha aportado muchos visitantes, promoción y economía en este espacio.

Desde esta zona, puede acceder al ferry Fly Blue Dos, que une Marbella con Puerto Banús, al igual que alberga celebraciones, convenciones, entre otros. También destaca la importancia de Náutica Marbella, que se encarga del alquiler de barcos, como también lleva a cabo excursiones, despedidas de solteros o viajes a Marruecos y Gibraltar, según nos informa la página web “Visita Costa del Sol”.
Además, no dejan de ser un reclamo para el turismo las terrazas del puerto deportivo, donde es habitual que estén presentes importantes eventos y espectáculos, impregnados de lujo y, en el mejor de los casos, de la élite social

Deja un comentario

El email no será público.