El SHUR se convierte en una ventana para mostrar lo último en domótica

El SHUR se convierte en una ventana para mostrar lo último en domótica

“Los arquitectos ven la domótica como un enemigo porque no la entienden”
JAG
La Universidad de Málaga se implica cada vez más en que sus alumnos conozcan la realidad futura que les espera. Al mismo tiempo, estrecha lazos con el mundo empresarial para poner en valor el resultado de sus investigaciones y que no queden restringidas al círculo académico. El congreso SHUR 2015 es un ejemplo de que algo está cambiando en los responsables universitarios. Del 22 al pasado 25 de junio, la Escuela Técnica Superior Industrial y Escuela Politécnica Superior de la UMA acogieron la primera edición del First International Conference on Smart Homes&Urban Renewall. Ha sido el primer evento que impulsa la Universidad malagueña para abordar cuestiones claves en la sostenibilidad urbana como domótica, entornos inteligentes, arquitectura, eficiencia energética y regeneración urbana. Para ello, reunió a investigadores y profesionales de todo el mundo a fin de debatir la situación actual y los desarrollos futuros, anticipándose a las nuevas tendencias.
La organización del encuentro responde a la propia evolución del Máster de Domótica: Gestión de la Energía y Gestión Técnica de Edificios que se imparte en el citado centro universitario, un postgrado de “un gran éxito” a nivel nacional asegura el coordinador del mismo y director del Máster Domótica Gestión de la Energía y Gestión Técnica de Edificios, Francisco Guzmán Navarro. Durante cuatro jornadas se han impartido más de treinta citas entre conferencias, seminarios, workshops, presentaciones de productos. Lo más interesante desde el punto de vista académico ha sido la presencia de investigadores mundiales del prestigio de Casto Cañavate Fernández, director General de Marketing de La KNX Association Europe; el Doctor Giampiero Bambagioni, experto de la Universidad de Perugia (Italia) en el campo de las Smart Cities; Ricardo Vázquez Martín del CITIC; o Dimitry Vavilov (T-Systems) de San Petersburgo (Rusia), entre otros. Sin contar con todo el profesorado del máster de Domótica, una veintena de investigadores.
También han colaborado empresas del sector industrial especializadas en componentes eléctricos como ABB, Circutor, GIRA, Schneider o KNX.
La domótica fue la guinda del pastel para muchas viviendas residenciales de alto standing durante el boom del ladrillo. “Se implantó por quienes tenían dinero en las construcciones. Hoy día, sin embargo, la pata fundamental no es el confort sino la eficiencia energética”, explica el responsable de segmento Residencial Terciario para el área Sur de ABB Eduardo A. Wilson, una de las empresas participantes en el foro.
La domótica ha cambiado. Gracias al hallazgo de nuevos materiales su precio se ha reducido mucho. ABB, por ejemplo, comercializa un producto paquetizado que “por menos de 1.000 euros” permite “automatizar cualquier vivienda”. Guzmán Navarro coincide plenamente con esta nueva tendencia. “Se ha conseguido que sea más barato poner domótica que no ponerlo”. Ya no se trata tanto de confort como de interactuar con tu vivienda y lograr mayor eficiencia energética. Wilson pone un ejemplo muy clarificador a nivel empresarial. “Si regentes una marisquería y se produce un corte de luz, poder recibir una alerta por sms o wassap con el que evitar una pérdida grave de materia prima”. El profesor de Ingeniería Eléctrica, lo lleva al terreno residencial. “Te da unas prestaciones en la vivienda que ni soñabas”.
“Los arquitectos ven la domótica como un enemigo porque no la entienden”
Pero para que la domótica se popularice, todos los sectores y profesionales implicados deben caminar al unísono. Esto es: administración pública, áreas de urbanismo, arquitectos, promotores, fabricantes e instaladores. Wilson advierte que España “está a años luz de Alemania, Holanda o Suiza en términos de domótica y eficiencia energética en el hogar”. De hecho, “los grandes fabricantes están en Centroeuropa”. En el caso de España, “el constructor ha sido el principal reticente a su introducción”, añade. Algo en lo que también coincide Guzmán Navarro. “En general, los arquitectos ven la domótica como un enemigo porque no la entienden” aunque reconoce al mismo tiempo que “ya hay muchos que se implican”. Algo está cambiando en el panorama nacional porque “ahora los arquitectos están más interesados” y las empresas del sector “están cambiando su posición para que les interese no sólo el diseño del edificio sino sus tripas”.
Otra rémora es el grado de conocimiento que el público y el sector de la construcción tienen. “La domótica no avanza –en España- a la velocidad adecuada porque nadie sabe que existen estas soluciones”, resume el responsable comercial de ABB. “Y si no se aplica es porque no se vende”, concluye.
El futuro
La domótica avanza a una velocidad sin precedentes gracias a materiales revolucionarios y al ‘internet de las cosas’. Todo converge hacia menos dispositivos con los que se pueda manejar la vivienda, el vehículo o las comunicaciones (móviles) al mismo tiempo. “El futuro es hacer lo mismo con menos dispositivos, lo que redundará en un ahorro considerable”, afirma el coordinador de SHUR 2015.
Un dispositivo revolucionario patentado por la UMA
La propia Universidad de Málaga, ha aprovechado la celebración del SHUR para dar a conocer una de sus patentes más innovadoras. Se trata de un ‘Equilibrador Dinámico de Fases’, resultado de más de un año de investigación de todo el cuerpo de profesores del área de Domótica de la Escuela Politécnica Superior. “Se trata de una primicia a nivel mundial”, advierte Guzmán Navarro. Habitualmente, los grandes edificios como hospitales, centros administrativos, rascacielos, facultades, se alimentan con un sistema trifásico. Cuando se instalan electrodomésticos convencionales (frigoríficos, máquinas de café, de vending, aire acondicionado, material informático, etc) “se produce un desequilibrio y provoca un mayor gasto energético”. “Hasta ahora no tenía solución”, recuerda. El nuevo dispositivo permite un ahorro de hasta un seis por ciento que, para un gran edificio es mucho. Además “disminuyen las averías porque reduce el calor en los conductores”, subraya. Su punto fuerte radica en que “es un sistema inteligente que consume energía cuando la electricidad es más barata en el mercado energético”. El investigador universitario recordó que la electricidad modifica de precio cada hora, según la nueva normativa.

Deja un comentario

El email no será público.