“El tarifazo del agua en Málaga está en el limbo”

“El tarifazo del agua en Málaga está en el limbo”

JAR
La presidenta de la Federación de Consumidores y Usuarios de Málaga (FACUA), Lola García Gómez, afirma que la última subida del agua conocida como el tarifazo “está en el limbo”, y revela que siguen manteniendo reuniones con EMASA tratando de forzar la modificación de la ordenanza.
Según la presidenta de FACUA, en Málaga, en estos momentos se está aplicando la tarifa nueva por habitante, y la antigua ya derogada. La tarifa actual contempla un consumo máximo por persona de 4 metros cúbicos, y una penalización del 20 por ciento si supera dicho consumo, esta modificación tarifaria provocó numerosas protestas ciudadanas.
Estas protestas dieron lugar a que desde el Ayuntamiento buscaran rápidamente una solución que es la de aplicar la tarifa antigua, ya derogada, cuando la persona consumiera hasta 4 metros cúbicos al mes.
Lola García revela que tanto en reuniones como por escrito ya se le ha dicho a EMASA que no puede estar aplicando una tarifa que está derogada, “ya que tu no puede estar diciendo al que más le convenga le aplico una tarifa y a otro la otra tarifa”.
Según la presidenta de FACUA la situación actual se resume en que “si una persona empadronada sola consume menos de 4 metros cúbicos, se le aplica la tarifa antigua, en el momento en que se pase de los cuatro metros, se le mete un 20 por ciento de subida”.
Destacó que “han cogido un sistema muy justo como es el consumo por habitante, para esconder una subida de las tarifas del agua con la modificación de la ordenanza”.
También criticó el reparto, en el último recibo de 2014, de tres millones de euros entre los consumidores del beneficio producido por el tarifazo “porque al que ha malgastado el agua no le deberían devolver nada. Mejor que dedicara ese dinero a cosas más necesarias”.
Lola García Gómez afirma que en los últimos tiempos se han incrementado las reclamaciones de consumidores, de forma que reclaman ahora por cosas que no lo hacían. “Antes una factura por cinco o siete euros no te cuadraba, no te merecía la pena el esfuerzo y ahora lo hace. Hay también un aspecto en esa situación y es que las empresas están siendo más agresivas. Hay más prácticas engañosas para captar clientes, para contratar productos y eso provoca más desconciertos y más reclamaciones”.
Señala que en reclamaciones de consumidores “las telecomunicaciones llevan años siendo las números uno, y últimamente han subido a pódium las del sector bancario, que antes había pero no era tan significativo como ahora, que en algunos meses están en el segundo lugar con más demandas, sobre todo el tema de cláusula suelo, y el tercer lugar lo ocupan las eléctricas”.
Manifiesta que “el consumidor continúa desprotegido, ya que hay muchas situaciones que siguen sin resolverse, sobre todo en las contrataciones de servicios por teléfono”.
“Al principio las contrataciones telefónicas -continúa- se consideraron como una ventaja al consumidor, ya que desde su casa a través del teléfono podía comprar cualquier servicio, y es cierto pero de una forma muy insegura porque el contrato no está en papel, sino es una grabación que tú no tienes y que tu olvidas cuando pasa un tiempo. Sin embargo, cuando tienes un conflicto ellos dicen no, esto no es lo que teníamos acordado. Es lo que hay en la grabación a la que no puedes acceder, la puedes pedir pero es muy complicado, ya que hay empresas que por norma no te mandan la grabación a no ser que te vayas a los tribunales”.
“Ir a los tribunales por una factura de 50 euros no es viable. Dice la ley que tenemos que tener la misma facilidad para poder contratar como para poder darse de baja, pero no es cierto. Intentar dar de baja un servicio por teléfono es muy complicado”, indica.
FACUA recomienda contratar en persona “para que te puedan dar un papel que tú puedas leer antes de firmar, e incluso contratar por internet porque puedes imprimir cada paso que das y guardar copia de todo, por teléfono no es recomendable, y a la hora de dar de baja un servicio lo mismo, nunca por teléfono porque no te queda constancia de que hayas dado de baja el servicio”.
Señala la trampa de solicitar la baja de un servicio por correo ordinario, “siempre hay que enviar por correo certificado, aunque lo más seguro es enviar un burofax pero esto es más caro y un medio desproporcionado, una carta ordinaria no sirve para nada, es como llamar por teléfono”.
Esta organización de consumidores reconoce que la legislación en cuanto a telecomunicaciones si se está renovando, tratando de actualizarse, aunque “siempre va por detrás la legislación de la realidad, y las compañías siempre encuentran la manera de engañar al consumidor”.
Revela que lo último que estamos denunciando son “deudas que el propio consumidor no reconoce porque se dio de baja, o se cambió de compañía y se está dando el caso de que llegas a estar pagando dos compañías de internet a la vez, algo imposible porque te lo da una u otra”.
También dice que la inclusión de deudas en el fichero de morosos de las telecomunicaciones está perdiendo credibilidad, aunque depende del banco o del gestor del banco, que decide la validez de ese fichero. “Yo entiendo que el banco tenga el derecho a saber si una persona es solvente, pero es que Vodafone, especialmente, está utilizando el fichero de morosos como método de presión para cobrar deudas falsas. Ha dado otro uso del fichero y lo está desvirtuando, quitándole credibilidad”.
Para la Federación de Consumidores y Usuarios de Málaga “hay que intentar solucionar los problemas por teléfono porque es nuestro derecho, pero tampoco empeñarse porque lo que hace uno es perder mucho tiempo y perder los nervios. Es mucho más práctico coger un papelito, escribirlo incluso a mano y enviarlo por correo certificado con acuse de recibo. Es mucho más eficaz porque les obligas a contestar por escrito, y por escrito no te van a poner cualquier barbaridad, por teléfono te dicen lo que les da la gana”.
Explica: “La reclamación cuesta un correo certificado con acuse de recibo, incluso hay compañías a las que le reclamamos por e-mail y no cuesta nada, cuesta hacerte socio de FACUA”, afirma que “si lo haces por tu cuenta no te cuesta nada. Ahora resolverla a la primera ocurre muchas veces, sobre todo en telefonía, hay otros casos que no. El tema de las cláusulas suelo primero reclamamos al banco implicado, luego al Banco de España y por último a los tribunales”.
Dice que “siempre está la vía judicial, pero como último recurso. Otra vía muy interesante es el arbitraje de consumo. Es una herramienta muy válida porque es muy rápida, gratuita, y voluntaria. El laudo es como si fuera una sentencia judicial. Al final es una solución sólida, también depende de quien lo tenga entre manos y si hay voluntad política de que funciones. En Málaga la Junta Arbitral Municipal funciona muy bien, mientras que la Junta Arbitral Provincial, dependiente de la Diputación, es una auténtica vergüenza, no funciona”.

Deja un comentario

El email no será público.