El tren de cercanías de Torremolinos (I)

El tren de cercanías de Torremolinos (I)

Antonio Castillo Pérez
Miembro de Asethan

Aquí tenemos un caso de poca solidaridad turística o ninguna, especialmente con el sector hotelero que es el que más invierte en promoción turística y en inmovilizado para que vengan los turistas, así como es el que más empleo genera y, además, el que proporciona el 80 por ciento de los viajeros extranjeros que utilizan el tren.
El tren solo recoge sus beneficios. Verdaderamente intolerable para los tiempos que corren y para la clientela que lo usa, en su mayoría turistas.

Un tren de cercanías situado en Torremolinos, uno de los primeros municipios turísticos de España, no tiene acceso directo para discapacitados, minusválidos o personas en silla de rueda o con muletas, no puede ni debe de permanecer ni un minuto más sin adaptarse a la realidad de la corriente turística que lo usa y, además, los restantes ciudadanos tampoco nos merecemos este servicio por una compañía estatal que obtiene pingües beneficios, particularmente en este tren de cercanías y debe de invertirlos de inmediato en reparar semejante barbaridad.

Es verdad que la prensa hace algunas semanas anunció que Adif o Renfe, no sé muy bien la diferencia, había decidido arreglar la estación de Torremolinos y con ello el problema de accesibilidad, pero eso es solo un anuncio en prensa, del dicho al hecho hay un buen trecho y hay que exigir que este tema sea prioritario para quién lo deba de ejecutar.Se puede instalar el ascensor con urgencia, lógicamente contando con la colaboración del Ayuntamiento de Torremolinos, que debería ayudar agilizando los temas burocráticos.

Pero no solo es el acceso a minusválidos, también hay que tener en cuenta a otros colectivos de ciudadanos: los que utilizan bicicletas, las madres con sus carritos de bebes, los ciudadanos que tienen perros y quieren viajar con ellos y que todos son pegas para acceder a los trenes, cuando esto en sus países de origen es algo normal. Uno cuando viaja en un medio público o privado debe de poder ir con todo lo que normalmente usa en su vida diaria y no tiene por qué cambiar sus hábitos cuando está de vacaciones.

Deja un comentario

El email no será público.