El tren de cercanías de Torremolinos (y II)

El tren de cercanías de Torremolinos (y II)

Antonio Castillo Pérez
Miembro de Asethan

El turista hoy día aparte de sol, playa, monumentos, museos…busca buenos hoteles, que los tenemos, buen servicio y las mismas comodidades que tiene en su país, con lo cual lo convertimos en un cliente fiel que volverá una y otra vez, pero para ello todo lo que rodea a los hoteles, restaurantes, bares, cafeterías, chiringuitos, medios de transporte locales y demás servicios turísticos deben de ofrecer un servicio de calidad que se asemeje al dado por los hoteles que son los que traen al turista y le ofrecen “ value for money”, es decir calidad adecuada al precio que pagan.

Los ejemplos que se ven en las fotografías de los trenes de cercanías de Copenhague son tan simples y tan impactantes que cualquiera sabe al momento qué servicios tiene en el tren, ya que aparte de bicicletas, cochecitos de niños y wifi también tiene el vagón del silencio donde no se puede hablar alto, tener el móvil conectado ni llevar música que puedan oír los demás, es decir respeto absoluto al otro y un servicio impecable. Parece que este servicio wifi funciona ahora en algún Ave desde Madrid, pero hasta que llegue a cercanías largo me lo fiais Sancho, que diría el Quijote.

Por último, reseñar que en las oficinas actuales de Torremolinos existía un servicio de ventas de billetes a cualquier destino de España y se eliminó hace seis años, o sea que el que no sepa o no quiera usar internet tiene que ir forzosamente a Málaga y todo ello porque lo que impera no es el buen servicio si no hacer caja, lo demás no vale ya que como el cliente está cautivo, no tiene otra opción, pero eso se tiene que acabar y más con una compañía de servicio público que en la Costa se alimenta en un 80 por ciento de turistas. Y hablando de turistas debería ser obligatorio que compañías como éstas que solo se benefician del turismo sin aportar nada para marketing y promoción deban de contribuir con una aportación anual de 100.000 euros al Patronato de Turismo de la Costa del Sol para marketing y promoción internacional y de 20.000 euros anuales a cada Ayuntamiento donde tengan paradas para merchandising o promoción interior basada en jardinería, señalización turística del municipio e instalación de wifi público en cada municipio.

Hoy, 30 de octubre de 2105, acabo de pasar por la estación del Arroyo de la Miel, en Benalmádena, y he hecho las mismas preguntas que hice hace un par de años: ¿se puede viajar con bicicletas?, sí, claro, si hay sitio. Hace dos años me dijeron que una por vagón. ¿Se puede viajar con cochecito de niños?. Sí, claro, en los pasillos si hay sitio. ¿Se puede viajar con perros? Sí, claro, atados y con bozal. ¿Se puede viajar con maletas? Sin problemas, esto último era evidente pero no estaba de más preguntarlo por si había alguna restricción. Parece que no la hay.
Todo lo que he preguntado no está especificado ni anunciado en ninguna parte, o sea que si el tren va lleno, no puedes entrar y se acabó, no es lo mismo que lo que publicitan los trenes daneses, en los que se ve claramente y sin preguntar a nadie qué servicios ofrecen y los lugares reservados. Qué cosa más sencilla, más útil y qué buen servicio con costo cero el de los trenes daneses y en su mayoría los trenes europeos de donde proceden el 90 por ciento de nuestros turistas que son los que tenemos que contentar para que vuelvan, y en esa labor estamos todos comprometidos, sin ninguna excepción, y más los que sacan beneficio de ello sin invertir para que el cliente vuelva, como es el caso.
Esperamos que los gurús responsables en vez de pensar en resultados piense en el cliente, en este caso en el turista y, de paso, en el resto.

Deja un comentario

El email no será público.