“En los últimos años hemos notado un incremento de autónomos y empresas nuevas que piden nuestros servicios”

“En los últimos años hemos notado un incremento de autónomos y empresas nuevas que piden nuestros servicios”

Julio Andrade, socio director de SFT Consultores

Maite Díaz Torres

Julio Andrade Baeza, economista, decidió fundar la empresa SFT con la idea de ofrecer únicamente servicios fiscales. Más adelante, a medida que el mercado les fue pidiendo nuevos servicios, sus tareas se fueron ampliando al terreno laboral y jurídico. Hoy, 20 años después, él y sus dos socios directores, Luis Montañés y José Luis Cuadrado, lideran esta compañía que ya cuenta con más de 400 clientes, principalmente del sector servicios. Andrade defiende que el secreto de SFT está en sus trabajadores, de un perfil muy especializado, que actualizan sus conocimientos constantemente y fomentan la colaboración entre departamentos para adaptar el servicio según las necesidades del cliente.
¿Qué empresas suelen ponerse en contacto con vosotros, las que llevan poco tiempo o las que ya tienen una trayectoria recorrida?
Ambas cosas, muchas veces los clientes llegan recomendados, el boca a boca sigue funcionando. Otros llegan de otras asesorías, deciden cambiarse porque no están satisfechos con el servicio que reciben y otros nos utilizan como segunda asesoría para tener una opinión diferente a la de sus asesores. En los últimos años hemos notado un incremento importante de autónomos y empresas nuevas que piden nuestros servicios porque ha habido un pequeño boom de esta clase de empresas.
¿Creéis que los emprendedores buscan asesorías desde el principio o esperan a estar más consolidados?
Deben que buscar asesorías desde el primer minuto. Afortunadamente para nosotros los trámites en la Agencia Tributaria han cambiado y lo que antes se podía hacer de forma manual sin tener mucho conocimiento ahora no puede hacerse. La normativa está cambiando constantemente y un empresario no puede estar al día, para eso estamos las empresas como la nuestra. Por eso es raro que una empresa no tenga un asesor.
¿Cuál es vuestro valor diferencial?
Por una parte, la integración, el cliente lo encuentra todo en un mismo lugar. Por otra parte, no solamente gestionamos la contabilidad y preparamos la documentación, nosotros actuamos como una consultoría y explicamos a nuestros clientes las medidas que pueden tomar para optimizar su empresa.
El trámite de bajas. ¿Fácil o difícil?
Es una cuestión administrativa pero lo que sí es verdad es que es cada vez más complicado. Las bajas hoy duran menos y los médicos se piensan más el concederlas.
Maternidad y petición de paternidad.
Se sigue dando más bajas de maternidad a las mujeres. En cuanto a la cuestión burocrática es muy sencillo, solo hay que pedir una solicitud ya que legalmente es un derecho de los trabajadores. Hoy en día es más raro el que se pida la baja por paternidad, aunque el trámite es el mismo que para la baja de maternidad.
Líneas de crédito ICO.
Se gestionan a través de los bancos. Es verdad que ahora los bancos están abriendo la mano para dar préstamos a las empresas. No es excesivamente complicado conseguir hoy un préstamo si los números te acompañan y no tienes deudas ni informes negativos. Lo que ocurre es que son los empresarios los que no quieren pedir préstamos para no caer en los errores del pasado.
¿Financiación pública o privada?
Cualquier tipo de financiación no sirve para nada si la empresa no es rentable. Durante la crisis hemos visto a muchas empresas salir del mercado porque al acabarse las ayudas públicas han desaparecido. Por lo tanto, da igual que recibas una ayuda o dejes de recibirla, lo importante es que la empresa sea viable con o sin ayuda. Sinceramente, creo que las ayudas que debemos pedir son las fiscales, que son las que realmente ayudan a las empresas y laborales, que son las que verdaderamente ayudan a la contratación.
¿Cómo contratar de forma rentable?
Muchas empresas dudan entre las condiciones que deben escoger a la hora de contratar un nuevo empleado. Existen más de 65 maneras diferentes de contratar a un trabajador, por lo que la decisión en ocasiones no es fácil. Muchos empresarios deciden acogerse a las ayudas laborales para facilitar la contratación, aunque otros prefieren no hacerlo para evitar los compromisos que precisan este tipo de ayudas.
Uno de los temas relacionados con las condiciones laborales que está a la orden del día en el panorama político es el de la necesidad de simplificar los contratos. Julio Andrade Baeza asegura que la dualidad entre un contrato temporal y un contrato indefinido hace en muchas ocasiones que “una empresa no pueda contratar a nadie fijo por las condiciones que se pide para este contrato”. El socio de SFT asegura que el contrato indefinido protege mucho a los trabajadores, lo que resta agilidad a las empresas e impide que se puedan tomar medidas en caso de crisis, por eso, en muchas ocasiones las empresas prefieren elegir los contratos temporales.
Desde el departamento laboral de SFT se defiende que los contratos más rentables para las empresas son los de las personas discapacitadas, ya que cuentan con más ayudas para la contratación. Después, en orden de prioridad se dan muchas facilidades para los menores de 30 años, gracias a contratos como los formativos. También existen ayudas, aunque en menor medida, para los contratos de los trabajadores mayores de 45 años. El gobierno ofrece también una tarifa reducida de 500 euros que se puede aplicar a los trabajadores de todas las edades, pero exige tres años de permanencia del trabajador en la empresa.
En cuanto al tipo de contrato y la duración del mismo, desde el departamento laboral de SFT aseguran que se debe escoger uno u otro dependiendo del sector al que pertenezca la empresa interesada en contratar. José Luis Cuadrado, socio director de SFT, asegura que “hay empresas en las que se permite más rotación y otras en las que la rotación ni se plantea”. Mientras en algunos trabajos se recomiendan los contratos de tres meses, con los que se puede observar el rendimiento del trabajador para decidir su renovación, en otros, como por ejemplo en el sector de la hostelería, el trabajador da beneficios desde el primer día por lo que se pueden hacer contratos de seis meses sin asumir tanto riesgo. Julio Andrade coincide en que para empresas como SFT Consultores la mejor opción es un trabajador indefinido ya que un contrato fijo da estabilidad a los clientes y permite a los empleados centrarse en su trabajo.

Deja un comentario

El email no será público.