“En Vincci Posada del Patio de Málaga procuramos hacer un traje a medida para cada cliente” - El Sol Digital
“En Vincci Posada del Patio de Málaga procuramos hacer un traje a medida para cada cliente”César Pérez está al frente del Vincci Posada del Patio

“En Vincci Posada del Patio de Málaga procuramos hacer un traje a medida para cada cliente”

Desirée Ruiz Ariza.- César Pérez es el director del Hotel Vincci Selección Posada del Patio, un establecimiento de cinco estrellas que cuenta con un total de 106 habitaciones boutique, todas dotadas de la más alta tecnología del sector y que combinan muy bien con la historia propia del hotel y los restos de la muralla árabe que alberga en su interior.

Recientemente han creado ustedes la primera biblioteca de viajes con la Sociedad Geográfica Española. ¿Cuénteme qué características tiene este nuevo espacio?

Pues mire, hace tiempo que la Sociedad Geográfica Española eligió nuestro hotel como sede para organizar sus eventos, y, en concreto, el espacio que tenemos como biblioteca. Así que nos han ido mandando numerosos libros de su ámbito. Con el tiempo vimos que teníamos material suficiente para iniciar una biblioteca de viajes y exploradores con esta Sociedad, y la misma se ha constituido este verano. Además, casa muy bien con el turismo y el tipo de clientes que tenemos. Así que hemos empezado a reunir libros de la asociación y libros que vamos comprando todos los meses, con la idea de que vaya creciendo poco a poco y oferte algo distinto que no suele haber en otros establecimientos hoteleros. Esta biblioteca es uno de mis espacios favoritos, porque es como muy hogareño. De hecho, ahí a veces organizamos algunas reuniones pequeñas u organizamos algún desayuno de trabajo, a mí me encanta porque al final es como si estuvieras en el salón de tu casa.

¿Qué más rincones le gustan del hotel?

La muralla árabe de Málaga, por supuesto. Dentro de la zona de la muralla está la base de la antigua Puerta del Río de la ciudad. Ya se sabía que había restos, pero no se sabía ni la longitud de la muralla ni el estado de conservación. Eran dos torres que cruzaban el río y era la puerta por donde entraron los Reyes Católicos durante la reconquista. Esto se ha convertido en un pequeño tesoro para el hotel. La integración ha quedado muy bien hecha, se puede recorrer y es algo distinto. Ahora estamos terminando un proyecto de señalización en la zona de la muralla, de manera que el visitante pueda recibir información del espacio que vea y lo reciba a través de bluetooth, es como una especia de visita guiada. También destacaría la ubicación del hotel, donde antes había también dos antiguos edificios, uno de ellos fue una posada y el otro un edificio de viviendas del que se ha respetado enteramente su fachada.

El restaurante Le Diner, ubicado dentro de su hotel, es conocido por ofrecer una carta diferente y exclusiva

Sí, estamos muy contentos. Hace poco que hemos hecho una reforma y ha quedado muy bonito. Nuestra principal apuesta es la gastronomía malagueña y por ello contamos con el Club Gastronómico km O y Con Sabor a Málaga. Es más, nuestro hotel está certificado entero con la marca de Sabor a Málaga y por ello ofrecemos un espacio con productos típicos malagueños. Le Diner, a su vez, está dedicado a los vinos de esta provincia, tenemos como un espacio showroom de vinos donde nos centramos principalmente en los vinos y bodegas de Málaga. Para ello hemos contado con el Consejo Regulador de Denominación de Origen de Málaga. Con ellos, además, hacemos formaciones y catas de vinos y nos sirve de vínculo con las bodegas de aquí. Hacemos mensualmente presentaciones de jornadas y vinos. Esta es una de las cosas que más les gusta a nuestros clientes. Volviendo a nuestra cocina, sigue siendo parecida a la que veníamos haciendo y contamos con productores del Valle del Guadalhorce.

Usted está al frente de este hotel desde sus inicios, ¿es así?

Si, aquí estoy desde que se inauguró. Llevo 20 años en Málaga y he pasado por varios hoteles. Yo me vine a esta provincia con la cadena Tryp Hoteles, y en concreto por el hotel que abrió en Guadalmar. Luego hicimos la apertura del Tryp Alameda, tras ello se hizo la venta de esta cadena hotelera al grupo Meliá. Fue entonces cuando se creó la marca Vincci, inauguré otro hotel en Torre del Mar, después me vine a Málaga y ya me quedé aquí. Prácticamente llevo más de 30 años dedicado a abrir hoteles por España y a cambiar de residencia.

¿Y cómo llegó al sector?

Mi intención primera fue estudiar biología porque me encanta la naturaleza. Sin embargo, se me cruzó después la posibilidad de estudiar piloto. Estuve un año y algo preparándome para la Escuela Nacional de Aeronáutica, con la mala suerte de que se cancelaron las convocatorias. Ante la disyuntiva de prepararme otro año el acceso a la academia o hacer otra cosa, cogí el típico libro con información sobre carreras universitarias y me llamó mucho la atención la de turismo. Ahora tengo una hija que ha seguido mis pasos. Ella se ha criado en hoteles, sabe lo que es esto y le encanta.

Hábleme un poco de la cadena hotelera para la que trabaja, Vincci hoteles.

Tenemos hoteles en España, Portugal y Túnez. Es una empresa familiar, surge a raíz de la venta del grupo hotelero Tryp. Cuando se hace la venta, el director consigue unos fondos y decide en vez de jubilarse, continuar en el sector, principalmente para su familia, que es la que trabaja en esta cadena, y así decidió montar otra aventura hotelera. Contó con algunos de sus hijos y algunos directivos que habíamos trabajado con él. Vincci Hoteles ha cumplido ya 16 años y se caracteriza porque da mucha importancia a las ubicaciones de sus hoteles, a la calidad del servicio y a la identidad de cada establecimiento. Los hoteles son todos distintos. Son espacios con mucho diseño, pero cada hotel tiene su propio espíritu. No se pretende ser un macro grupo de 500 hoteles, la idea es llegar a unos 60, para que el contacto directo que se tiene no se pierda. Solo establecimientos de alta gama. Ahora ya estamos casi en los 40 hoteles.

En el caso de Málaga, esta cadena tiene cuatro establecimientos.

Sí, además del Vincci Selección Posada del Patio de 5 estrellas, tenemos el Vincci Málaga de 4 estrellas situado en la avenida Pacífico, también tenemos el Vincci Selección Estrella del Mar de 5 estrellas en Marbella, y el Vincci Selección Aleysa Boutique & SPA también de 5 estrellas en Benalmádena. Estamos encantados por cómo están funcionando y ahora nos encontramos en una fase donde estamos estudiando la posibilidad de tener un nuevo espacio, pero queremos ir sin prisa.

¿Qué número de personal empleáis en los hoteles Vinnci de Málaga?

Por encima de los 250 trabajadores, y en el caso del Vincci Posada del Patio tenemos unas 70 personas trabajando con nosotros.

¿Cuál es el perfil de los clientes de su hotel?

El 85 por ciento de la clientela es internacional. Tenemos una parte pequeña de huéspedes que vienen por trabajo, pero casi todos vienen por ocio y de tipo vacacional. La gran mayoría procede de países de la Unión Europea, también muchos son árabes. Su principal motivación es un viaje cultural, gastronómico y visitar las playas de la zona.

¿Cuáles son los servicios que ofrecen?

Además del vino, la gastronomía típica de Málaga y nuestra biblioteca, este hotel ofrece un total de 106 habituaciones boutique dotadas de todos los servicios. Además, nuestros clientes tienen también a su disposición el espacio The Wall Bar, con cómodos sillones y un ambiente muy agradable desde donde se puede ver la muralla árabe. Otro de nuestros servicios, muy reclamado por nuestros clientes es el Club de Jazz. Este club prácticamente nació con la apertura del hotel, cuando vimos que algunos clientes querían algo más que tomarse una copa por la noche. A nosotros nos gustaba mucho el tema del jazz y era algo que pegaba con nuestros clientes.  Así que empezamos a programar conciertos. Tenemos jazz todos los viernes y sábados. Los primeros jueves de cada mes los dedicamos al mundo del blues. Además de todo esto, Vincci Hoteles cuenta con distintos salones destinados a la celebración de eventos y espacios íntimos y algo más exclusivos con menor capacidad.  Con todo ello procuramos hacer un traje a medida para cada cliente.

¿De entre todo lo que me ha dicho, qué destacaría de su hotel?

Una de nuestras enseñas ha intentado ser siempre ofrecer, por encima de todo, una calidad superior en cada uno de nuestros servicios. En este hotel es especialmente representativo porque es un poco la diferencia que tenemos con otros establecimientos. Nuestro valor añadido es el servicio, nuestra capacidad de sorprender a los clientes, la atención. Hacemos que nuestro hotel sea muy cercano y que el contacto sea muy estrecho con el cliente, intentamos personalizar el servicio, conocer mucho al cliente. La ventaja competitiva en las instalaciones es muy efímera, la diferencia es que la gente esté aquí como en casa.

¿Y repiten los clientes?

Sí, y cada vez más. Yo creo que por ahí es por donde se puede medir un poco el éxito de los hoteles. Ese es el reto.

Hace unos años que está muy de moda el uso de la tecnología en los hoteles.

Sí, ahora justo estamos con la implantación de una nueva aplicación de móvil donde el cliente tiene la posibilidad de tener toda la información del hotel. Me refiero, por ejemplo, a la típica información que ofrece el conserje, las recomendaciones que ofrece cada recepcionista. Es una aplicación que tiene muchos servicios, cómo hacer una reserva en el restaurante, solicitar un cambio de almohada, tiene un chat donde se puede hablar directamente con el personal, y poco a poco vamos a ir añadiendo más utilidades. Que se pueda hacer un check out exprés. La innovación y la apuesta tecnológica es cada vez más potente. Estamos con el famoso big data, pero todo ello con el prisma de no perder en ningún momento la idea de que somos una empresa de servicios. Estoy muy a favor de las tecnologías, pero sin perder ese trato cercano y humano con las personas. Lo que pasa es que es verdad que todo eso te facilita que el cliente tenga todo muy rápido.

Sin embargo, ahora también se ha puesto de moda el desintoxicarse de lo digital, y eso se lleva ahora en muchos hoteles.

Es que una cosa no quita la otra. Puedes tener una apuesta clara por la tecnología, pero puedes necesitar una temporada de descanso. Aquí el cliente es el que decide qué hacer, si usar la tecnología u olvidarla y desconectar de ella.

Su hotel tiene 5 estrellas, ¿pero su entorno es de 5 estrellas?

No, la verdad es que es una pena. Entiendo que se está haciendo un esfuerzo importante, ya que hace unos años el entorno del hotel era un desastre. La plaza de Camas tenía una estructura provisional y ha ido cambiando hasta quedar bastante bien, pero aún se necesita un esfuerzo mayor. La peatonalización de las calles le ha dado otra vida al centro de Málaga, pero tenemos una asignatura pendiente que es el río. Yo llevo aquí ya muchos años y desde que llegué estoy escuchando el tema del río. La excusa de las administraciones no se entiende. Si no se puede hacer nada aún, al menos que se ponga una hilera de macetas o algo para embellecer la zona. Aquí tenemos una herida abierta con el río, y si te fijas, este río se ha acabado convirtiendo en un eje hotelero, ya que a lo largo del mismo se han ido construyendo varios hoteles. A mí me parece que con esto  ha quedado un agujero negro en la ciudad.

 

Deja un comentario

El email no será público.