Enrique Gil: “Soy partidario de la unión en el comercio. El problema surge cuando hay intereses personales” - El Sol Digital
Enrique Gil: “Soy partidario de la unión en el comercio. El problema surge cuando hay intereses personales”Enrique Gil, presidente en funciones de FECOMA

Enrique Gil: “Soy partidario de la unión en el comercio. El problema surge cuando hay intereses personales”

Enrique Gil, presidente en funciones de Fecoma y vicepresidente de la Confederación de Empresarios de Comercio de Andalucía (CECA)

Juan Alberto Gómez.- Hace escasos días saltaba la noticia de que la Federación de Comercio de Málaga (Fecoma) y la asociación Málaga Comercio firmaban un convenio de adhesión para constituirse como un único interlocutor. Unos días más tarde, la junta directiva de Fecoma destituía a su presidente Manuel García Sánchez y anulaba dicha fusión. La organización alegaba “pérdida de confianza, deslealtad” pero, sobre todo, “incumplimiento de los Estatutos”. Su actual presidente en funciones, Enrique Gil, nos recuerda que la junta directiva es el único órgano facultado para tomar decisiones de este calado como, por ejemplo, disolver Fecoma y crear un nuevo organismo. Para poner luz en esta tormenta que ha estallado en el comercio de Málaga, hablamos con Gil quien, además, es presidente de la Asociación de Ferreteros de Málaga, y vicepresidente de la Confederación de Empresarios de Comercio de Andalucía (CECA).

¿Qué impulsa, al por entonces presidente, Manuel García Sánchez a pilotar en solitario una alianza con Málaga Comercio? ¿Sabían algo ustedes?

Nadie se dio cuenta de la operación hasta que la vimos en prensa. Estamos muy sorprendidos. La Junta Directiva no tuvo, en este sentido, noticia alguna. Con estos comportamientos, lo que se demuestra es que prima ser independiente y que no existe unidad de acción. Es una lástima que en Andalucía cada uno haga la guerra por su cuenta y, al final, el esfuerzo asociativo se diluya.

¿Pero no opina que una mayor integración sería beneficiosa?

Qué duda cabe. En realidad, nadie se opone a acuerdos de este tipo. Lo único es que no ha habido conversación con nadie, ni siquiera consenso. Málaga Comercio defiende sus intereses que emanan, fundamentalmente, de cuatro grandes empresas. Una alianza tiene sentido si es bien llevada, dicho sea de paso. Soy partidario de la unión del sector del comercio. El problema surge cuando hay intereses personales de algunas empresas implicadas.

Para empezar, el presidente Manuel García no estaba autorizado a llevar a cabo esta integración, y menos de forma unilateral. Tras conocer la noticia, me puse en contacto con Salvador Pérez Muñoz, el presidente de Málaga Comercio. Tampoco sabía nada y escuetamente dijo: “Me han llamado para hacerme la foto”. Y lo peor de todo es que la Junta Directiva desconocía por completo el tipo de acuerdo que se gestó. Imagínese la historia. Al final, adoptamos la expulsión del presidente por falta de lealtad y por excederse en sus funciones.

¿Qué es lo que más le molesta cuando suceden estas cosas?

La desunión, la deslealtad. Hay organizaciones que lideran el intrusismo y, en lugar de ayudar a la paz social, espolean actitudes unilaterales. Al final, lo que subyace es una diferencia de intereses entre las pymes dedicadas al comercio y las grandes empresas de comercio que hay en Málaga. Tenemos diferentes puntos de vista y eso hace que no comulguemos. Cada uno ve el problema desde su punto de vista y, por este motivo, surgen fricciones.

Bueno, lleva mucho tiempo en Fecoma, ¿cuántos asociados integráis?

En la actualidad, Fecoma agrupa 10.000 pequeñas y medianas (pymes) empresas dedicadas al comercio.

¿En qué estado se encuentra la renovación del convenio colectivo?

Se firmó para el pasado año y se extiende hasta el actual. Calculo que tendremos la primera reunión con los sindicatos este verano para empezar las negociaciones del siguiente.

¿Cuál es el modelo de comercio que detectan ustedes en Málaga?

El comercio de Málaga presenta una ratio de 2,1 trabajadores por comercio. Se alinea con la media nacional y está un poco por encima de la andaluza (1,9). No obstante, nuestros asociados más reales son los que tienen una plantilla de entre 6 y 7 trabajadores.

¿Cuál es el futuro de Fecoma?

Fecoma va a salir reforzada de este malentendido, sobre todo, porque han aflorado los intereses de quienes han intervenido y que son, sin duda, muy personales. De este modo, la gente va a darse cuenta de lo que buscan estos señores. Las personas tenemos que ser íntegras. Y, bueno, antes de que finalice el mes de junio celebraremos elecciones para elegir nuevo presidente.

¿Qué fortalezas tiene el comercio de la provincia y cuáles son los retos por cumplir?

Empezamos por lo segundo. Nos falta unidad y contamos con un déficit en el avance tecnológico. En cuanto a los puntos fuertes, el comerciante malagueño es muy inventivo y capaz de afrontar cualquier eventualidad. En general, es abierto a los cambios y a la transformación de la ciudad. Además, el pequeño comercio siempre ha sido un sector refugio para las familias malagueñas.

¿Creen que la coyuntura económica sigue siendo positiva para el comercio?

Hay datos un poco contradictorios. Por un lado, los principales indicadores económicos presagian un verano positivo en la Costa del Sol aunque no tan bueno como se esperaba por cierto declive de la economía. De hecho, las ventas de vehículos han disminuido un 16  por ciento desde principios de año y el gasto de los hogares parece que baja. Por otro lado, veo que la inversión en la ciudad de Málaga no decae. Con todo, estamos expectantes.

Deja un comentario

El email no será público.